Solidaridad
Jueves 05 de Julio de 2018

En el corazón de Puerto Sánchez una olla popular ayuda a las familias costeras

Con gran espíritu de solidaridad, la vecinal Puerto Sánchez realiza una olla popular dos días a la semana para ayudar a la barriada ribereña que está pasando por un difícil momento económico. Enterate cómo podés ayudar

Tamara Almada / de la Redacción de UNO


En Puerto Sánchez, donde el río Paraná forma una ensenada, late un barrio de pescadores artesanales que día a día recorren el cauce con sus viejos espineles y remendadas redes en busca de ese gran surubí para cargar en sus despintadas canoas. No siempre lo logran pero suelen conformarse con algún amarillo, moncholo, bagre o patí. El amor en la ribera de la capital entrerriana es tan inmenso que un día se escribió una canción: "Se despierta Puerto Sánchez en mi Paraná", "la canoa pescadora se deja llevar", "un gurí descalzo juega, con arena, nada más"; dice entre estrofas Jorge Méndez. Resulta inevitable no recorrer el emblemático paraje costero sin tararearla.


La apremiante situación económica llevó a la comisión vecinal de Puerto Sánchez a realizar, los días martes y jueves, una olla popular para las familias ribereñas más necesitadas. Para saber más sobre el tema UNO llegó al barrio ubicado al norte de Paraná donde vive la mística de los pescadores. Allí nos esperó José Luis Godoy, un vecino autoconvocado que se encarga de recolectar alimentos para luego cocinarlos y servirle a la gente del barrio; este trabajo lo realiza junto a un extenso grupo de personas. Entre ellas: Mariana Ríos, Sonia Franco, Miguel López y Brian José Alberto.


comisión
<b>Comisión. </b>Miguel López, Sonia Franco, Mariana Ríos, José Luis Godoy y Brian José Alberto
Comisión. Miguel López, Sonia Franco, Mariana Ríos, José Luis Godoy y Brian José Alberto


A través de una empinada y angosta escalera, conocida como Escalera Villalba, se va a la casa de la presidenta de la comisión vecinal, Mariana Ríos. En ese lugar se preparan los platos que luego son entregados, también se convida a los más pequeños con una taza de leche y algún agregado los días lunes, miércoles y viernes. Mariana contó que está actividad comenzó la primera semana de julio y continuará durante los meses de mucho frío, emocionada explicó sobre la necesidad que atraviesan las familias costeras. "Este es el segundo año que realizamos la olla popular, ha venido gente que nunca antes se hizo presente a pedir ayuda. La situación económica es muy lamentable" aseveró.



virgen
<div><b>A flor de piel. </b>La sensibilidad y la fe ante todo </div><b><div><b><br></b></div><div><b><br></b></div><br></b>
A flor de piel. La sensibilidad y la fe ante todo




Mientras Sonia y Miguel comienzan a acomodar las ollas en el fuego, Mariana cuenta que se reúnen desde temprano-alrededor de las 14 horas- para programar que cocinarán a raíz de lo recolectado. Este jueves fueron fideos caseros con salsa de albondigas, dijo y en sus ojos se encendió una luz, fue inevitable acompañar la expresión con una cálida sonrisa. "La comida es entregada temprano, alrededor de las 20 horas. Hace frío y no contamos con un comedero, cada uno vienen con su taper y se lleva la porción para disfrutarla en su hogar".



garrafa
<b>Detalles. </b>Sonia y Miguel chequean que todo funcione correctamente
Detalles. Sonia y Miguel chequean que todo funcione correctamente


"Acá son todos trabajadores, nadie espera que las cosas estén servidas. Todos ayudan y eso es motivo suficiente para querer proporcionarles un plato caliente en tanto frío" mencionó Mariana, nieta e hija de pescadores.


Una típica tarde de julio, gris y con baja temperatura, se comenzaba a sentir un poco más el frío cuando recorrimos la cocina de Mariana, ella denomina ese lugar como "centro de operaciones", contó entre risas. Y sí, funciona cómo una sala de producción, ahí se piensa todo y nada queda al azar. “Nos juntamos, vemos que preparar y ponemos manos a la obra” expresó mientras su manos señalaban los distintos espacios de trabajo.


Con la lista de familias que retirarán su porción de comida en la mano contó: “Hoy tenemos 29 familias anotadas y está abierta la inscripción, estoy segura que se van a sumar más en estos días", dijo la comprometida vecina. Ella tiene la misma edad que lleva viviendo en Puerto Sanchez, 50 años. Ese tiempo fue suficiente para ver crecer su tan querido Puerto Sánchez, que ahora tiene la comisión vecinal, una sala de primeros auxilios, biblioteca, y un terraplén que, cuando el río se encabrita, llega a ponerle coto a la creciente.



mate


Cómo ayudar


Reciben donaciones de alimentos no perecederos, como: "aceite, puré de tomates, conservas, condimentos" explicó Mariana. Y agradeció -por anticipado- a aquellos que puedan colaborar con carne o pollo: "aunque sea pollo trozado. Acá se prepara de todo, el menú es súper variado".


Por otro lado, brindó su celular 155 145 563 para que el contacto sea directo y la cuenta de Facebook de la vecinal: "Se despierta Puerto Sánchez"



483204 (1).jpg
<b>Alimentos.</b> Lo recolectado
Alimentos. Lo recolectado


Es invierno, oscureció temprano. La verdura está pelada, las ollas calientan abundante agua que pronto hervirá los fideos. Acá no descansa nadie, mientras se organizan para no chocarse en la cocina piensan con qué servirán la leche mañana. Será bizcochuelo o muffins, aún no se definen pero con alegría cuentan las distintas donaciones que han recibido que será la materia prima.


Escaleras abajo, desde ahí se ve la larga hilera de sauces que bañan sus ramas en el río. Ese camino lo hicimos junto a los niños que jugaban a lo largo del pasillo. Vinimos cantando, nos fuimos de igual manera: "Los gurises de la costa qué lindos que son / melenita despeinada, sonrisa de sol".


nenitus.png

Comentarios