Secciones
VIDEOS

En Concordia piden más controles por picadas callejeras

En Villa Zorraquín argumentan que, durante las noches, se vuelve ensordecedor el ruido por las motos con escape libre. Una problemática que ya se cobró vidas. Las imágenes pueden herir la sensibilidad del lector

Domingo 10 de Febrero de 2019

No se trata de un tema nuevo, y llegada la temporada estival se incrementa con fuerza. La problemática de las picadas de motos en diferentes lugares de la ciudad es un tema de nunca terminar. En los últimos días trascendieron imágenes en las redes sociales de un accidente de un joven que terminó seriamente lesionado.
Según se supo, Sebastián Miño tripulaba uno de los rodados y en las primeras horas del miércoles protagonizó un accidente sobre la avenida Monseñor Rösch, a la altura del Parque Liquidambar. Al momento del accidente los reportes indican que se dio aviso al servicio de salud 107, que llegó hasta el lugar.

Embed

Lo más disparatado fue que ninguno de sus amigos o compañeros de "aventura" se encontraba en el lugar y hasta se llevaron la moto del accidentado. El joven, tendido en la vía pública, fue trasladado de manera urgente al hospital Masvernat, donde se encuentra gravemente herido con diferentes raspones, golpes y quemaduras en varias partes de su cuerpo producto del fuerte impacto. De acuerdo a lo que se pudo comprobar, tampoco utilizaba casco protector.
En cuantiosas oportunidades vecinos de Villa Zorraquín manifestaron que las picadas nocturnas son moneda corriente y que no hay ningún tipo de control. En su momento las picadas se realizaban sobre la ruta 015, pero tras la remodelación de la Avenida Monseñor Rösch y su nuevo alumbrado público, estas actividades se volvieron una costumbre en la zona del Parque Liquidambar, el Autódromo o a la altura del club Los Yaros.

Embed

No se trata del primer accidente que ocurre en el lugar y lamentablemente ya existen antecedentes de chicos que perdieron la vida por el hecho de solamente divertirse, sin tomar conciencia del daño que pueden ocasionar a terceros o a sí mismos. Además, desde la Central de Tránsito indicaron que cuando llegan, los chicos huyen sin poder alcanzarlos.

Quejas
"Entre las 22 y la 1 de cualquier día de la semana, quienes vivimos sobre la avenida Monseñor Rösch padecemos las locuras de los futuros ganadores de la Estrella Amarilla que posmorten ponen sus padres", resaltó una vecina del lugar. Y agregó: "Quisiera graficar en palabras las barbaridades acrobáticas que realizan jugando con sus vidas y la de terceros inocentes, que seguramente de tener una desgracia deben, además, soportar el reclamo indemnizatorio de sus papis, que se encargan de ensuciar a otros la responsabilidad que les corresponde al entregar ese motovehículo a sus hijos, devenidos en kamikazes".

Embed

La vecina del lugar también dejó reflejado el reclamo hacia la Comisaría 5ª de Villa Zorraquín. "La Comisaría 5ª son espectadores de lujo porque pasan frente a sus narices todas las noches y la Dirección de Tránsito, bien gracias. Únicamente están los últimos días de cada mes molestando a quienes tenemos todo en regla a ver si nos enganchan en algo para poder arreglar", indicó. Y sobre el final expresó: "Todo lo comentado es poco para que sepan lo que estamos padeciendo por estos caranchos avalados por sus padres para el cobro de un futuro seguro de terceros".
Comentado el tema de las picadas de motos en la zona norte de la ciudad en la mañana de LT 15 Radio del Litoral, fueron numerosos los mensajes de los oyentes que manifestaron su descontento y la falta de controles. Quienes han transitado en horas nocturnas han comprobado que las innumerables motos agrupadas y 'tirando en tándem' o 'junto a la par' superan al milímetro a cuanto automovilista pasa de manera ocasional.

Embed

Además, a esta altura del año son muchas las quejas de los turistas en las recepciones de los apart hoteles que hay en el lugar, ya que además del molesto ruido, cada vez que salen o ingresan del lugar se encuentran con estas escenas que se repiten noche tras noche. "Inadaptados corriendo picadas sin casco, sin luz, desde el Liquidambar hasta la entrada a La Tortuga, adueñándose de la avenida Monseñor Rösch, insultando a quien va en auto", se expresaron en LT 15.
"¿Dónde están los padres de esos adolescentes que a partir de las 0 hasta la 1.30 corrían picadas en la Monseñor Rösch? Después del accidente, que en realidad estos se buscan la muerte, sin importarle el daño ocasionado a los que transitan por ese lugar, el dolor de la familia. Por favor, basta", expresaron.
En otro comentario indicaron: "Tienen que saber él y tantos pibes que andan haciendo picadas en moto en lugares públicos y no habilitados, que sí existen las picadas legales y en lugares autorizados. Que preparen sus motos, que tengan el casco e indumentaria acorde y que se anoten en las picadas del autódromo, sin poner a terceros en peligro y sin hacer nada ilegal".

Operativos
Luego de darse a conocer los reclamos y por el resonar del malestar de vecinos, personal de Tránsito concurrió el jueves por la noche frente al Masvernat tras el llamado de terceros. Allí un grupo de 20 motociclistas se estaba dando cita en el lugar. Pese a los esfuerzos del personal de Tránsito solo se pudo retener a cuatro motos, ya que la mayoría huyó.
Los propietarios de las motos retenidas no contaban con papeles, tampoco seguro y los chicos no llevaban consigo los respectivos cascos.

Algunos casos de picadas que terminaron mal
Embed

Embed

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario