Concepción del Uruguay
Miércoles 19 de Diciembre de 2018

En Concepción se recordará con música a Claudio "Pocho" Lepratti

A 17 años de su asesinato a manos de la Policía en Rosario se lo recordará en su ciudad natal. Su vida es tomada como ejemplo de compromiso social

Concepción del Uruguay no lo olvida, sobre todo en estas fechas que son tan tristes para todo el país. Claudio Pocho Lepratti fue una de las víctimas que dejó aquel diciembre de 2001 y quedó grabado en la memoria de todos como uno de los actos más nefastos que marcó el final del gobierno de la Alianza de Fernando de la Rúa.
Su muerte se produjo el 19 de diciembre, y después de todos los momentos de recuerdos que se vivieron ayer, finalmente mañana se le rendirá el clásico homenaje que se le hace todos los años en su ciudad natal, resaltando la vida y la solidaridad como los ejes de la lucha y el ejemplo de Pocho.
En la esquina de Sarmiento y bulevar Montoneras se levantó un monumento que recuerda a Lepratti, es aquí donde la Agrupación de Educación Popular que lleva su nombre, junto a otros grupos sociales se congregarán para recordar a Pocho.

Embed

A partir de las 20 habrá un encuentro de música, arte y debate con la actuación de las murgas "Puntuales pa la tardanza" y "Manso Guachazo", también se presentarán los músicos Víctor Nichele, Atahualpa Puchulu, y el trío Fuentes, Linares, Heist. Actuará la Cuerda de Tambores y se dará lectura a un documento elaborado en conjunto por la Agrupación de Educación Popular "Claudio Pocho Lepratti" y la Comisión Memoria Verdad y Justicia.
"Pocho es alegría, la música trae alegría, por eso todos estos artistas locales se unen en su homenaje", marcan desde la organización, desde donde piden llevar sillones para disfrutar más cómodos de la noche de este viernes.

La tragedia en la memoria
A 17 años de su muerte, el nombre de Claudio Pocho Lepratti está repartido a lo largo y a lo ancho de toda la Argentina en bibliotecas, centros de salud, agrupaciones sociales, escuelas y comedores. Todos movimientos y entidades que ponen a la solidaridad con los que menos tienen en el foco de su trabajo. Es que la vida de Pocho se centró exactamente en ese punto, y fue en defensa de esos desprotegidos del mundo que perdió la vida.
Nacido en la ciudad de Concepción del Uruguay, donde hoy aún reside toda su familia, Pocho siempre se interesó por los derechos de los más necesitados, estudió en el Instituto Salesiano de la localidad de Funes, cerca de Rosario, como 'hermano coadjunto'. Más tarde colaboró en distintas organizaciones sociales para ayudar a los adolescentes humildes del barrio mientras participaba y promovía la formación de niños y jóvenes de barriadas en una agrupación llamada 'La Vagancia'. Además, creó y redactó una publicación llamada "El Ángel de la Lata" mientras colaboraba con diversas comunidades eclesiales como el grupo "Desde el Pie". Cooperaba con la Asociación Trabajadores del Estado de Rosario (ATE) y la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA).
En el medio de la crisis de diciembre de 2001, varios policías que llegaban a Rosario desde Arroyo Seco, comenzaron a disparar en el fondo de la escuela donde Pocho ayudaba en el comedor del establecimiento. La imagen quedó grabada en la memoria de todos a través de una canción de León Gieco donde se cuenta cómo subió al techo para defender a los chicos que en su interior se encontraban comiendo y gritó: ¡Hijos de puta, bajen las armas que aquí solo hay pibes comiendo!
Una bala disparada por el policía Esteban Velásquez le atravesó la tráquea y lo mató de forma instantánea. Velázquez fue condenado a 14 años de prisión. El asesinato ocurrió fuera de la zona de saqueos y en los fondos de una escuela, por lo que nada justificaba haber efectuado los disparos reconocidos, ni siquiera en carácter intimidatorio, consideró la justicia. Su vida y su muerte han superado gobiernos y crisis, su símbolo perdura como un ejemplo, y en su ciudad se lo recuerda de forma constante.

Comentarios