Secciones
Educación

En 2018 la inversión educativa fue del 5,1%, la más baja de la década

En Entre Ríos la provincia aporta el 73,6% al sistema y el resto es financiado por la Nación. Solo el 4,1% se destina a infraestructura y equipamiento

Martes 24 de Septiembre de 2019

La inversión educativa consolidada por la Nación y provincias durante 2018 representó el 5,1% del Producto Bruto Interno (PBI), el índice más bajo de la década, que tuvo su pico más alto en 2015, cuando superó el 6% que estableció la Ley de Financiamiento Educativo. Quedó entonces debajo de esa meta y de los niveles alcanzados en todos los años desde 2008; ese año, había sido del 5%.

Entre las particularidades de los presupuestos se observan fuertes asimetrías entre las provincias, y un escaso margen para invertir en infraestructura. Es que los sistemas educativos de las provincias tienen distintos niveles de dependencia de la Nación: entre el 11% y el 53% del gasto educativo provincial se financia con fondos nacionales. Las provincias destinan en promedio el 3,4% del presupuesto educativo a infraestructura y equipamiento.

Esos apuntes y análisis forman parte del último informe denominado “¿Cómo y cuánto se invierte en la educación argentina?”, elaborado por el Observatorio Argentinos por la Educación, y con autoría de Agustín Claus, docente de Economía de la Educación de Flacso. El trabajo analiza la evolución y la estructura del gasto educativo en la Nación y las provincias.

El documento enviado a UNO brinda un panorama sobre la estructura del financiamiento educativo, que es heterogénea entre las provincias, lo que determina distintos niveles de dependencia de la Nación. Así, en un extremo, en Santiago del Estero el 53% del gasto educativo provincial se financia con fondos nacionales. En 12 provincias los fondos nacionales representan entre el 30% y el 40%. En el extremo opuesto, en tres de las provincias patagónicas la participación oscila entre el 11% y el 15%. En el caso de Entre Ríos, el 73,6% del total invertido es aportado por la Provincia.

Además, las provincias destinan, en promedio, el 96,6% de sus presupuestos a salarios y otros gastos corrientes, mientras que el gasto en infraestructura y equipamiento es, en promedio, del 3,4%. En 2017 (último dato disponible), el porcentaje de gastos de capital (en infraestructura y otros bienes durables) alcanza un máximo en San Luis (16,5%) y un mínimo en Santa Cruz (0,8%). En Entre Ríos, los gastos corrientes se llevan el 95,6%, y solo el 4,1% a capital para equipamiento e infraestructura.

“La magnitud que representan los salarios docentes en los presupuestos provinciales conlleva la necesidad de que la Nación financie políticas educativas tendientes a mejorar la equidad”, plantea el autor del informe.

“El bajísimo nivel de inversión en infraestructura y equipamiento no permite esperar ningún salto importante en el sistema. Una mirada de alcance nacional es necesaria para guiar un ambicioso plan de inversión de capital si queremos cambiar la tendencia decadente en los resultados educativos del país”, advirtió Julio Durand, profesor de la Escuela de Educación de la Universidad Austral.

El porcentaje de gasto provincial destinado a la educación de gestión privada (principalmente, salarios) alcanza un punto mínimo en La Rioja con el 3,9%, y un máximo en Córdoba, que destina el 21,6% del total del presupuesto educativo provincial. En promedio, las subvenciones a la gestión privada representan el 13% del gasto provincial.

Precisamente, la provincia de Entre Ríos destina el 77,4% para personal en establecimientos estatales, y un 16,7% para el sector privado.

Alrededor del 70% del presupuesto educativo de la Nación se destina a las universidades: el 99% corresponde a los salarios docentes universitarios y el restante 1% a infraestructura. Con el 30% de fondos restantes la Nación financia políticas destinadas a la educación básica (Inicial, Primaria y Secundaria).

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario