Secciones
Concordia

Empresarios en desacuerdo con afrontar los costos para instalar cámaras de vigilancia en boliches

Entienden que estos equipos de alta definición son de elevado costo. Reclaman que invierta la comuna con los impuestos que pagan.

Sábado 18 de Enero de 2020

En agosto del año pasado el municipio de Concordia aprobó la ordenanza que obliga a locales bailables a contar con cámaras de seguridad, mientras que a fines de 2019 se decidió comenzar con los controles y sanciones a quienes no cuenten con los dispositivos.

Desde la Administración y Gestión de Gobierno de la Municipalidad, a cargo de Fernando Barboza, indicaban que a pedido del intendente, Enrique Cresto, “la ordenanza deberá cumplirse a rajatabla a partir de las primeras horas de 2020, es decir, simplemente se buscará que cumplan con lo fijado”. Las mismas deben vincularse al Centro de Monitoreo Urbano de la Jefatura Departamental de Concordia de la Policía de Entre Ríos.

Las cámaras de videovigilancia de alta definición deberán estar instaladas en todas las puertas de entrada y salida, así como también de la salida de emergencia, en todos los locales destinados a establecimientos con variedades, bailes, confitería bailable, salones de fiestas, asociaciones, clubes, pistas de baile y similares que realicen reuniones, actos o espectáculos masivos en espacios públicos y privados, casinos o salas de juegos.

En un artículo de la ordenanza indica que el titular del establecimiento deberá resguardar las imágenes obtenidas por el plazo de seis meses, que se computarán a partir de la fecha de su captación, en un todo de acuerdo a lo dispuesto en la Ley provincial Nº 10.175. En tanto que recientemente los empresarios recibieron la disposición de que tendrán un plazo de tres meses contados desde la promulgación de la presente ordenanza para dar cumplimiento a la obligación que surge en el inciso.

Tras darse a conocer que deberán acelerar la instalación de estos equipos, un grupo de empresarios de locales nocturnos de Concordia se mostraron disconformes ante esta reglamentación, porque aducen que los impuestos que abonan deberían ser utilizados para este tipo de servicio a la ciudadanía, de prestar seguridad.

Incluso en algunos casos manifestaron que las imágenes muchas veces son utilizadas para otros fines que poco tiene que ver con la prevención del delito, como por ejemplo, recientemente el seguimiento que hizo un medio de comunicación del municipio con el Maratón de Reyes, en la cual se utilizaron las cámaras de seguridad para el seguimiento de los competidores en la prueba del pasado fin de semana.

“Lo que hace ruido es el pedido de qué tipo de cámaras de seguridad te piden, porque sistemas con cámaras de seguridad casi todos tenemos. Habría que instalar unas cámaras domo y conectarlas al servicio de vigilancia de la Policía. El tema son los costos de ese tipo de cámaras que están arriba de los 50.000 pesos cada una aproximadamente y además hay que hablar del costo de la instalación. También la pregunta es quién se hará responsable si alguien inicia un juicio por las imágenes que han tomado o si esas imágenes comienzan a circular en las redes sociales y un particular se ve afectado”, indicó uno de los empresarios, que prefirió reservar su identidad.

“Otro tema es que podemos preguntarle a cualquier comercio que tenga cámaras si las filmaciones sirvieron para algo a nivel justicia. Muchas veces nos han robado, roto algún vidrio y pocas veces sirvió para que aparezcan las cosas. Vamos a seguir nosotros los privados pagando impuestos y encima tenemos que pagar las cámaras. A esa inversión la tiene que hacer el municipio con los impuestos que pagamos”, manifestó a UNO.

Al mismo tiempo, desde el grupo de empresarios de locales nocturnos coincidieron: “Estamos pagando 60.000 u 80.000 pesos de luz solamente, además de todo lo que uno debe pagar, como para que nos vengan a pedir otro esfuerzo más en una temporada que no es buena. Este año y el anterior fueron temporadas malas. La inversión no está rindiendo lo que debe rendir, sería bueno que se busquen otras formas para conseguir financiación”.

En cuanto a este punto, también la realidad de muchos clubes es casi agobiante a la hora de tener que abonar el servicio eléctrico y tener que soportar una inversión de este tipo, no será para nada sencillo.

Por último, el empresario agregó: “Muchas veces se nos exige demasiado a nosotros que todo el año estamos, inclusive nos limitan con el horario de cierre que debe ser a las 4 de la mañana, mientras que a fin de año se dieron muchas fiestas privadas. Nos pasó tanto en Navidad como en Año Nuevo, que hubo un control exhaustivo de Inspección General y por otro lado hay un montón de fiestas privadas sin estar debidamente habilitadas. Nosotros todo el año le damos trabajo a mucha gente, mientras que viene un particular, hace una fiesta en una casa, mete 400 personas, vende bebidas y nadie controla nada”

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario