La Provincia

Empleados de El Solar esperan definiciones

El empresario, a quien le dictaron la quiebra, no respondió una carta documento.

Jueves 21 de Agosto de 2014

Los trabajadores del autoservicio El Solar, que funciona en calle O’Higgins e Intendente Blanda de la ciudad de Paraná, esperan que el titular de la firma, Cristian Leonardo Graciani, responda a una carta de “aclare de situación laboral” enviada por el equipo legal del Sindicato de Empleados de Comercio de Paraná. En diálogo con UNO, la abogada Belkis Elseser aclaró que el empresario “tiene dos días hábiles para contestar desde la presentación de la misiva y hasta ahora no se cumplió ese plazo”.

 

 

Aclaración

 

Tanto la representante legal como el secretario general del gremio, Daniel Ruberto, trataron de aclarar algunas cuestiones referidas a la denominación de la firma, ya que con el nombre de El Solar funcionan otros locales en diferentes puntos de la capital entrerriana. Las irregularidades fueron detectadas por la Justicia en el comercio que tiene como titular a Cristian Graciani, “por reiteradas denuncias de incumplimientos”, según el fallo del 5 de agosto dispuesto por el Juzgado Civil y Comercial Nº 9. Desde el sindicato indicaron que del conflicto laboral quedan exceptuados “los demás autoservicios con el mismo nombre, cuyo titular es Ramón Graciani, padre del empresario en cuestión”.

 

“Solar es un nombre de fantasía”, acotó la abogada Elseser.

 

“En el caso de que Graciani -hijo- no responda a la carta documento a los empleados se les va a remitir una carta donde se los dará por despedidos”, explicó Elseser. En cuanto a las actuaciones realizadas por la síndico designada por la Justicia, María de los Cielos Rezzet, se conoció que durante la inspección efectuada en el comercio de calle O’Higgins repartió a los empleados toda la mercadería que se estaba por vencer, en base a un orden de prioridad fijado previamente. “Hay poca mercadería que se va a poder vender”, admitió Elseser, aunque agregó: “En realidad no conozco bien los bienes con los que cuenta el empresario”.

 

“Lo que decidió la Justicia es la inhibición total de los bienes del local”, precisó. Asimismo detalló que son siete los empleados  cuya fuente laboral está en riesgo, un número que difiere de lo expresado por algunos de los empleados, quienes indicaron que en realidad son 12 las familias afectadas por esta situación.

 

 

Incertidumbre

 

La espera se hace larga para las familias, que no tienen precisiones de la continuidad o no del autoservicio que ya lleva una semana cerrado. Con el cartel de la quiebra que permanece en la puerta, la decisión está en manos de la Justicia a la espera de que Cristian Graciani brinde precisiones sobre su posibilidad de hacerle frente a las deudas que mantiene con la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) y un particular, con los cuales el empresario acordó diferentes planes de pago, que según trascendió nunca pudo cancelar.

 

Todos esos fundamentos permitirán tener un mejor panorama respecto del futuro de la firma, así como también de que los empleados puedan o no reincorporarse a su puesto de trabajo.

 

 

Inventario de bienes

 

Por lo pronto, la tarea de la síndico estará focalizada en realizar un inventario de todos los bienes, de los libros y de la contabilidad, como un instrumento que ayude a avanzar en una pronta resolución del conflicto. “No tenemos nada todavía, estamos esperando que contesten la carta documento. Pero no hemos recibido novedades”, confió una de las trabajadoras a UNO. Lo preocupante es que los empleados, muchos de ellos con más de 15 años de antigüedad, atraviesan un momento económico crítico. Y con el agravante de que se adeudan salarios de julio, medio aguinaldo y una suma fija de 1.200 pesos, según  afirmaron desde el sindicato. En el marco de este conflicto, trascendió que los bienes del emprendimiento serían rematados y con ese dinero los trabajadores podrían cobrar los salarios atrasados.

 

Como ya se había informado anteriormente, en la oportunidad de conocerse el cierre del comercio tomó intervención el Ministerio de Trabajo de la Provincia, enviando inspectores laborales que realizaron un acta de constatación en el lugar.  

 

En medio de la incertidumbre y la falta de definiciones, tanto los trabajadores afectados como los representantes sindicales siguen cuestionando la falta de compromiso del empresario, debido a que desde el arranque del entredicho no se prestó para entablar un diálogo y mucho menos para prestar colaboración con las autoridades competentes, en una problemática que transita sus primeros pasos.

 

 

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario