Paraná

Emergencia: murió luego de pasar horas pidiendo ambulancia

José tenía 80 años y se descompensó. Su familia llamó a la empresa de emergencias de la que era socio. Recién llegaron a las dos horas. Fue tarde

Martes 31 de Mayo de 2022

Flavio Camartino se emociona cuando habla de su papá, José, quien tenía 80 años y toda su vida fue comerciante de la zona céntrica de Paraná, alegre y muy querido por todos los que lo conocían. Pero se le hace un nudo en la garganta cuando recuerda las horas previas a su muerte, hace tres semanas atrás: el hombre se descompensó y su familia, con gran desesperación, comenzó a llamar al servicio de emergencias médicas de una empresa privada de la cual habían sido socios durante al menos 20 años, pero la ambulancia demoró dos horas en llegar, definitivamente cuando ya era tarde.

En una instancia en que el tiempo es crucial y una pronta atención de personal especializado puede incrementar las posibilidades de que una persona pueda salvar su vida, resulta inexplicable semejante tardanza.

En el servicio del que era socio no dieron curso a la emergencia y José falleció.jpg
En el servicio del que era socio no dieron curso a la emergencia y José falleció.

En el servicio del que era socio no dieron curso a la emergencia y José falleció.

Que alguien en el servicio de emergencias atendiera el teléfono fue el primer escollo que tuvieron que sortear. Según mencionó Flavio, hay dos números disponibles y en ninguno respondían. Finalmente, cuando logró comunicarse, tuvo que afrontar más inconvenientes, ya que no se dio curso a la emergencia enviando una unidad de inmediato, como se necesitaba en esa situación: “Cuando logro que alguien me atienda, explico la emergencia, dando los datos de socio y la ubicación, aclarando más de una vez que se trataba de una emergencia. Realmente era una urgencia y se lo hice saber a quien estaba al teléfono, ya que mi papá no podía respirar, se ahogaba, era desesperante la situación. Pero en vez de entender que era urgente, quien recibió la llamada me preguntaba si mi papá era diabético, si tomaba medicación, si le había realizado RCP, mientras yo insistía en que se estaba ahogando y se iba a morir”, señaló.

La sorpresiva respuesta que recibió fue que estaban atendiendo otra emergencia y que luego iban a atender la suya.

Ante la angustia de ver que José ya no resistía, su familia por llamar al 911, tras lo cual llegó un móvil policial a su domicilio, a acompañarlos mientras esperaban a la ambulancia del sistema público de salud y luego abrirle paso entre el tráfico para trasladar de manera urgente al hombre al hospital San Martín para que recibiera la atención que precisaba.

Finalmente, luego de dos horas desde la primera comunicación y cuando el papá de Flavio ya estaba internado en el nosocomio provincial, llegó la ambulancia por la que habían suplicado al servicio privado de emergencias. “Llegó alguien luego de dos horas aproximadamente, cuando mi padre ya se encontraba en el Hospital San Martín descompensado”, expresó Flavio. Y contó que la respuesta que recibió de quien vino en la ambulancia fue aún más desconcertante: “Si ya lo llevó el 107, mejor”, le dijeron.

Al rato José falleció, luego de haber sufrido un paro cardiorrespiratorio. Al pasar tanto tiempo, el daño en su cuerpo fue irreparable.

Flavio decidió hacer público el padecimiento de la familia, ya que no solo no recibieron una respuesta a tiempo para salvar a su papá, sino que además, al pedir la baja del servicio de emergencias por el cual abonaron durante dos décadas, exponiendo los motivos y la desesperación de la esposa y los hijos de José, solo les contestaron: “Recibido. Saludos”.

José Camartino era muy alegre y muy querido por la gente..jpg
José Camartino era muy alegre y muy querido por la gente.

José Camartino era muy alegre y muy querido por la gente.

Una familia destrozada

Flavio contó qué le dijo la médica que atendió a su papá en el hospital San Martín al informarles sobre su fallecimiento: “La doctora que nos dio la noticia nos explicó que ya no oxigenaba nada cuando llegó al hospital. Acá jugó en contra todo el tiempo que se tardó en poder trasladarlo para que alguien le brindara asistencia. Pensamos en lo que habrá sufrido”.

La desazón de la familia de José es evidente y ante la pérdida irreparable de su padre, Flavio manifestó: “Sentimos un enorme dolor. Acá realmente la emergencia no se tuvo en cuenta para nada, y esperamos que esto no le ocurra a ninguna otra persona, porque esta empresa está prestando un servicio que es esencial, ya que está en juego la vida de la gente”.

Focalizado sobre todo en el dolor de la pérdida y sin hacer alusión a la responsabilidad civil que tiene esta empresa, remarcó: “Tanto a mi familia como a mí esto nos va a marcar para toda la vida. No dejamos de preguntarnos si como ciudadanos asociados a un servicio esencial vinculado a la salud estamos protegidos, si podemos quedarnos tranquilos. Evidentemente no, porque mi papá se estaba muriendo y no tuvimos respuesta”.

A su vez, confió a UNO: “Todavía me cuesta creer lo que pasó y sé que a mi papá no lo voy a poder recuperar. Y siento una gran impotencia, porque al hacer pública esta situación en redes sociales se hicieron eco un montón de personas, algunas que conozco y otras que no, que decían que les pasó algo similar”.

“La reflexión que cabe es por qué puede pasar esto, cuando hay avances tecnológicos que deberían agilizar los tiempos y hay un montón de herramientas para que se pueda salvar la vida de una persona cuando está en riesgo. Definitivamente no nos debería estar pasando esto como sociedad”, concluyó.

Responsabilidad

Cada provincia tiene su legislación sobre el tema y por las particularidades de este servicio de emergencia que estuvo en falta corresponde la intervención del Ministerio de Salud de Entre Ríos para determinar su responsabilidad civil por no haber socorrido a José con la premura que el caso ameritaba.

Desde la ONG Protectora, que trabaja a nivel nacional en defensa de los derechos de los consumidores, señalan que “en caso que la ambulancia se demore, debe ser denunciada” y aclaran que “si la empresa cobra por un servicio de emergencia debe tener las ambulancias, conductores y médicos para prestar un servicio eficiente”.

Uno de sus referentes, el abogado especialista en consumo Mario Vadillo, señaló: “Las empresas de servicio de emergencias médicas nos ofertan que su respuesta será inmediata, que estaremos protegidos y nuestra salud será cuidada. No obstante, seguimos recibiendo denuncias de muchos usuarios sobre la deficiente prestación”.

Asimismo, afirmó: “Cuando la empresa acepta el llamado de emergencia, debe articular todos sus recursos humanos, tecnológicos y materiales para acudir en forma urgente al lugar que la patología del paciente demande”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario