La Provincia

El turismo y la solidaridad van en dos ruedas a escuelas rurales

Un grupo paranaense que sale a pedalear periódicamente se propuso colaborar con los niños que van a clases campo adentro, en zona del distrito Doll. Llegarán el 29 para realizar donaciones

 

 

Un grupo de paranaenses que periódicamente realiza travesías en bicicleta llegará el domingo 29 el distrito Doll, para visitar distintas escuelas rurales de la zona.


Van a completar el trayecto de ida pedaleando, y regresarán en colectivo. Pero esta vez no solo será un paseo destinado al esparcimiento. La idea es colaborar con donaciones para los niños que concurren a estos establecimientos. “Queremos hacer entrega de los materiales que estaremos juntando hasta el 29. La idea es que con cada participante que se sume compre un par de zapatillas nuevas para un alumno”, contó a UNO Aldo Villaba, uno de los mentores de esta iniciativa solidaria. Asimismo, señaló: “El evento tiene un costo de 170 pesos y lo recaudado también será destinado a adquirir útiles y calzado”.


Con esta inscripción, se garantiza seguro, refrigerio, la coordinación y el traslado, y asistencia mecánica y vehicular.


Villalba comentó que esta iniciativa se viene planificando hace tiempo, y ya en junio del año pasado realizaron un relevamiento en la zona para conocer los lugares, junto al coordinador de Gestión Turística del río Paraná, Javier Robledo.


“Visitamos escuelas de pueblos en la zona de la costa de nuestra provincia y pudimos llegar a lugares de los departamentos de Diamante y Victoria, acompañados por Susana Solís, integrante de la Junta de Gobierno de Las Cuevas, del Departamento Diamante. El relevamiento consistía en tomar contacto con directivos de las escuelitas y conocer las necesidades que están teniendo sus alumnos”, contó Villalba, y agregó: “Estas escuelas rurales están trabajando mucho en sumar niños para darles una educación, colaboran con su higiene y depende el turno, desayuno, almuerzo o merienda, hasta en algunos casos buscan los alumnos de sus propias casas, para concurrir a la escuela”.


En ese entonces recorrieron instituciones como la escuela N° 39 Francisco Ramírez, en el paraje Las Masitas; la N° 50 Facundo Arce, y la N° 37 Dominguito, en Puerto Las Cuevas.


“Cada una tiene un promedio de entre 15 a 25 alumnos que van a partir de primer grado. En algunos lugares la directora es a la vez la docente y los padres u otras personas que colaboran con los quehaceres de las escuelas se turnan para cocinar para los chicos. Por ahí no es comida lo que más necesitan, porque hay huertas y preparan cosas con verduras, y los tamberos de la zona del dan la leche. Lo que más se precisa, según nos comentó el personal de cada escuela, son zapatillas para niños, de distintos números”, indicó.

 

 

Manos solidarias

 


Muchos de los chicos que van a las escuelas rurales del distrito Doll son hijos de campesinos o de pescadores.


A veces los papás no pueden llevarlos porque deben trabajar desde muy temprano y entonces alguna maestra los busca en su propio vehículo para que no falten a clases.


En otros casos los niños que llegan a los establecimientos rurales lo hacen a pie o a caballo, transitando los polvorientos caminos que surcan las lomadas que se alzan en los campos, donde la vida a veces se torna sacrificada y difícil.


Se trata de un contexto donde las necesidades proliferan, pero a la vez surgen las manos solidarias dispuestas a colaborar: los vecinos que ayudan en las tareas y el mantenimiento de alguna de las escuelas; las mamás que se turnan para cocinar y garantizarles el almuerzo a los nenes que van al comedor; otras que van y reciclan ropa que les donan para poder usarla. “En algunos de los lugares nos comentaron que se necesita una máquina de coser para que las madres puedan realizar este trabajo”, contó Javier Robledo.


Por su parte, Aldo Villalba contó que “muchas personas que no pueden ir pagaron de todos modos la inscripción, porque saben que con ese dinero se va a poder comprarle una par de zapatillas a algún chiquito que no tiene”.


“También nos pueden acompañar ese día yendo en su auto”, recordó.


Quien desee anotarse, se tiene que acercar a la bicicletería de calle Provincias Unidas 639, o en la librería de España 56. Para consultar más datos sobre la travesía, se puede escribir en facebook a Médanos Bike.

 


Iniciativa

 


Aldo Villalba contó a UNO que desde el grupo que sale a pedalear periódicamente se realizan acciones solidarias, y recordó: “Recorremos distintos lugares en zona rurales. Y andando en el campo solemos conversar con la gente. En una ocasión llegamos a Aldea Brasilera, después de una creciente grande que hubo, y en la Junta de Gobierno nos contaron el problema que se había generado con este tema”.


“Así que nos planteamos de qué forma se podía ayudar. Así surgió esto de llegar pedaleando a algún lugar y realizar al menos una vez al año una cruzada solidaria”, comentó.


Afortunadamente las acciones solidarias marchan sobre ruedas y las buenas acciones proliferan.

 

 

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario