Diagnóstico
Domingo 06 de Mayo de 2018

El tarifazo y la inflación, los problemas que más impactan en la gente

La suba del dólar y la timba financiera en detrimento de un país encolumnado detrás de un proyecto productivo. La política económica del Gobierno bajo la mirada de un experto. Planteó la falta de previsibilidad y de un plan tendiente a controlar las variables.

La situación económica del país, con la fluctuación esta semana del precio del dólar que generó zozobra en las primeras filas del gobierno nacional, enfrenta su momento más difícil desde que asumió el frente Cambiemos a fines de 2015.

El humor social no es el mejor, si a esto se le suma el incremento desmesurado de tarifas que golpea en los sectores más vulnerables de la población. En este contexto, los expertos aseguran que el proceso inflacionario que persiste acentuará la erosión de los salarios del promedio de los trabajadores, con el agravante de que la suba de la divisa extranjera se trasladará inexorablemente a los precios.

Para comprender toda esta problemática que impacta en nuestra vida diaria, UNO dialogó con el contador público nacional y docente de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de Entre Ríos, Enrique Carot, quien observó que el Gobierno carece de un plan económico que "converja a una política de bajar la inflación, que es en definitiva lo que más embroma a los trabajadores".

notamarceomas.jpg

En primer lugar, el docente diagnosticó que la falta de previsibilidad en materia económica repercute de diferentes maneras. "El plan económico del Gobierno no está controlando ninguna de las variables de la economía. Una de las más importantes son los precios, y desde hace dos años no se pueden controlar, desde el punto de vista de bajar la inflación. Eso déficit fiscal, porque el costo del Estado con la inflación también se potencia o en materia de aumentos salariales. Inclusive cuando hay un período inflacionario, en realidad los grandes contribuyentes disfrazan u ocultan las ganancias, y se nos va cayendo la recaudación. Hoy la recaudación, más allá de lo que se diga, está amesetada y si lo llevamos a valores del dólar, estamos muy por debajo de años anteriores". Explicó que resulta muy difícil poder controlar a esos actores en un marco de inflación La política fiscal del oficialismo fue otro de los ejes sobre los cuales se explayó el especialista. Habló de la necesidad de instaurar un sistema más efectivo de control y a la vez se refirió a la relación ganancias-costos.


"Uno de los elementos básicos para determinar las ganancias es establecer los costos, es decir que si tenemos la existencia de los productos cuyos precios relativos sean difíciles de manejar, se elevan los costos y bajan las ganancias. Se habla del incremento del IVA, pero en realidad lo que estamos recaudando es el componente inflacionario de ese impuesto y el aumento de las tarifas también es un reflejo del aumento del IVA. El incremento de las tarifas se ha disparado para arriba en forma significativa", aseveró. Atacar la inflación En otra de sus intervenciones, Carot entendió que los gobernantes deben instrumentar políticas con medidas tendientes a reducir la inflación y renegó de los sectores que alientan un "esquema especulativo".

"Desde una visión no partidaria, sino simplemente objetiva, no tenemos un plan económico que converja a una política de bajar la inflación, que es en definitiva lo que más embroma a los trabajadores, a la clase media y al mismo comercio. Te habrás dado cuenta de la cantidad de comercios que están cerrando. Y lo que estamos viendo es que hay un gran esquema especulativo, hemos vuelto al viejo esquema especulativo de los 80, donde todavía es más importante todos los días discutir a cuánto está el dólar que ver qué podemos hacer para producir más para generar más trabajo", razonó.

Y en ese planteo aludió a los ganadores y perdedores de un mismo sistema: "Cuando la gente está pendiente de la timba financiera es muy difícil que piense en producir. Fijate lo que pasó con la tasa de interés que se ubica en un 40% ¿Quién va a querer encarar un proceso de industrialización, o un negocio determinado, cuando es mucho más rentable y sin ningún riesgo colocar la plata financieramente? Pero en economía uno más uno no es tres, es dos. A la timba financiera alguien la financia en este país. O la financiás con endeudamiento, o la financian las déficit fiscal, porque el costo del Estado con la inflación también se potencia o en materia de aumentos salariales. Inclusive cuando hay un período inflacionario, en realidad los grandes contribuyentes disfrazan u ocultan las ganancias, y se nos va cayendo la recaudación. Hoy la recaudación, más allá de lo que se diga, está amesetada y si lo llevamos a valores del dólar, estamos muy por debajo de años anteriores".

Explicó que resulta muy difícil poder controlar a esos actores en un marco de inflación La política fiscal del oficialismo fue otro de los ejes sobre los cuales se explayó el especialista. Habló de la necesidad de instaurar un sistema más efectivo de control y a la vez se refirió a la relación ganancias-costos.

"Uno de los elementos básicos para determinar las ganancias es establecer los costos, es decir que si tenemos la existencia de los productos cuyos precios relativos sean difíciles de manejar, se elevan los costos y bajan las ganancias. Se habla del incremento del IVA, pero en realidad lo que estamos recaudando es el componente inflacionario de ese impuesto y el aumento de las tarifas también es un reflejo del aumento del IVA.

El incremento de las tarifas se ha disparado para arriba en forma significativa", aseveró. Atacar la inflación En otra de sus intervenciones, Carot entendió que los gobernantes deben instrumentar políticas con medidas tendientes a reducir la inflación y renegó de los sectores que alientan un "esquema especulativo".

"Desde una visión no partidaria, sino simplemente objetiva, no tenemos un plan económico que converja a una política de bajar la inflación, que es en definitiva lo que más embroma a los trabajadores, a la clase media y al mismo comercio. Te habrás dado cuenta de la cantidad de comercios que están cerrando. Y lo que estamos viendo es que hay un gran esquema especulativo, hemos vuelto al viejo esquema especulativo de los 80, donde todavía es más importante todos los días discutir a cuánto está el dólar que ver qué podemos hacer para producir más para generar más trabajo", razonó.

Y en ese planteo aludió a los ganadores y perdedores de un mismo sistema: "Cuando la gente está pendiente de la timba financiera es muy difícil que piense en producir. Fijate lo que pasó con la tasa de interés que se ubica en un 40% ¿Quién va a querer encarar un proceso de industrialización, o un negocio determinado, cuando es mucho más rentable y sin ningún riesgo colocar la plata financieramente? Pero en economía uno más uno no es tres, es dos. A la timba financiera alguien la financia en este país. O la financiás con endeudamiento, o la financian los sectores medios y pobres con la inflación".

Siguiendo preceptos económicos se deben tener en cuenta dos enfoques para atacar la espiral inflacionaria, aportó Carot. "O lo atacás por el lado monetario, o lo atacás por la estructura de los precios, a través de la economía de los precios relativos. Ellos tienen una visión monetaria de la inflación, nosotros pensamos que no es así; dicen que no la pueden bajar. Primero hay que hacer un acuerdo económico social importante de todos los sectores, que tienen que resignar algo cada uno y fijarse alguna meta concreta de inflación que vaya bajando gradualmente cada cuatro o cinco años, hasta llegar a un dígito", proyectó. Teniendo en cuenta cómo se viene manifestando el proceso inflacionario, para el experto la pauta de 2018 superará la del año pasado.

"Indudablemente estamos en una situación complicada del país, la gente no toma dimensión. Incluso esto de los tarifazos producen un problema mayor en la economía. A veces nos preguntamos, desde una visión más ortodoxa, por qué no unificamos las tarifas de una sola vez, en todo el país y no discutimos más esta problemática. ¿Por qué no unificamos que energía eléctrica cueste lo mismo en todo el país, y en todo caso para el sur y para el norte establecemos un sistema de subsidios?", advirtió. En este punto reparó que el valor de la tarifa eléctrica en Entre Ríos es mucho mayor que en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Y continuó con su mirada: "La tarifa es uno de los elementos que impacta en forma directa sobre los precios de la economía. Lo mismo pasa con los combustibles; hoy estamos en casi 1,50 dólares el litro de nafta. Fijemos un criterio de dolarizar el combustible, pero vamos a mantenerlo, sino esto es inmanejable. Es fundamental que se diseñe un plan económico, porque hasta ahora no aparece o no lo tienen, o no lo quieren ejecutar. En este país, frenando la inflación, las demás variables se acomodan solas". Carot, además, sostuvo que con la receta aplicada por el macrismo no van a lograr bajar la inflación.


"Tampoco el gasto público es un problema estructural en la Argentina", confió. "Esta política es insensible" Supermercados Fontana es sinónimo de trabajo y sacrificio en una importante barriada de Paraná. Con 36 años de antigüedad persiste en el tiempo como uno de los pocos negocios del rubro que queda en pie en Paraná. Su propietario, César Fontana, habló con UNO sobre cómo enfrentan el escenario de crisis en donde se conjugan la inflación, los tarifazos y la última escalada del dólar. Concretamente, comenzó precisando en que proporción fueron aumentado los productos de la canasta básica. "En la última semana hubo un incremento del 5% de la carne vacuna, creería que va a ser un poco mayor. Nosotros todavía no hemos tocado los precios, pero el proveedor hace una semana lo aumentó. A los que no les tiembla el pulso es a las primeras marcas, ya sea verdulería, limpieza, perfumería y comestibles. Esos aumentos vienen todos los meses.




Los que se cuidan son los de segundas y terceras marcas, esos son los que más demoran y menos aumentos aplican", reconoció. Al hacer una suerte de relevamiento del incremento que tuvieron algunos productos básicos desde principios de año hasta la actualidad, tales como el pan, la leche y la yerba, el empresario respondió: "Lo que más aumentó fue el pan por el tema de la harina; la bolsa de este insumo pasó de estar 320 pesos a valer 500 pesos. A eso se le suman los otros insumos: la margarina. Y la yerba desde marzo hasta ahora ha tenido entre el 10% y 12%". Consultado por el nivel de consumo de la gente y su comportamiento ante la estampida de los precios, aseguró: "Como todos los sabemos, los sueldos siguen igual y con los aumentos de las tarifas, ya sea de energía eléctrica y gas, además de los productos de primera necesidad, sumado a que estamos ubicados en un barrio de poder adquisitivo medio, la verdad te da pena. A la gente no le alcanza ni para comer, no sé cómo hará para pagar la luz y esas otras cosas. Veo que esta política es muy insensible, el ajuste que ha habido es tremendo". El comerciante admitió que gracias al apoyo de los proveedores se pueden ofrecer diferentes promociones a los clientes. En este caso destacó el acompañamiento de un frigorífico avícola de Colón, por lo cual se "está vendiendo muy bien la pata muslo de pollo".


asadocaro.jpg

Además destacó la oferta del kilo de asado de novillo a 99,99 pesos. "Estamos haciendo el esfuerzo para poder mantenerlo", indicó. Después se refirió al trabajo conjunto con un frigorífico porcino de la ciudad de Crespo. "Nos venden un chorizo de primerísima calidad, a 89 pesos el kilo. Anda muy bien y estamos trabajando muy bien los cortes de cerdo: la maruchita de cerdo cortada tipo costeleta está a 69 pesos el kilo", enumeró. Al momento de consumir la gente se inclina por la carne de pollo o de cerdo, salvo que encuentren alguna oferta más atractiva. En relación a la suba del dólar y cómo se tradujo en la economía loca, Fontana dijo que "todavía no ha llegado, porque se produjo cerca del fin de semana, pero seguramente van a aparecer con listas nuevas". Por otro lado se mostró poco optimista respecto a los próximos meses. "No sé hasta cuándo esto va a seguir, porque la gente ya no consume y por más que sigan aumentando, si no tienen ventas, ¿qué van a hacer con los productos? Creería que no va a haber tanto aumento de precios, pero por la falta de ventas, y no veo que a la gente le crezca el poder adquisitivo. Y no veo que esta política se incline por los aumentos de sueldos", alegó


Comentarios