Adicciones
Domingo 18 de Febrero de 2018

El sistema de salud ante el desafío de abordar el flagelo de las adicciones

La historia de vida de un sobreviviente con un mensaje de esperanza. La encrucijada de la red sanitaria ante un problema complejo

A los 17 años su mundo solo tenía significado por las drogas, tanto que tomó una decisión extrema: se alejó de su familia "por no acatar las reglas". Dijo que dejó pasar muchas oportunidades y que ni siquiera supo escuchar a tiempo los consejos de los suyos. Una vida de excesos donde solamente importaba el día a día, o en pensar la forma de conseguir la plata para seguir consumiendo, hasta que el cuerpo dijo basta. "Una vez me asusté porque empecé a drogarme de más, y empecé a imaginarme cosas en la cabeza, estaba como medio esquizofrénico. Ese día me dije 'no puedo estar así', sobre todo por mi familia y desde aquella vez dejé de tomar, de fumar, dejé todo. Se dio solo". Es la historia de un sobreviviente que con más voluntad que conciencia decidió dejar atrás el infierno de las adicciones. Fabián Strack, de 26 años, es la voz de aquellos que la pelean en silencio, muchas veces atravesados por historias familiares dolorosas y en permanente conflicto. Explicó que este no era su caso, pero después de revisar un mensaje en su teléfono, agradeció haber llegado a la congregación del popular Héctor Pola Larrea. "Acá estuve entre cinco y seis años. Había probado diferentes maneras de dejar, pero no encontraba la solución. En la Iglesia se aprende a ser un buen ciudadano, un buen padre, un buen hijo, un camino que el que lo quiere tomar lo toma, y el que no...", relató acerca de la ayuda que recibió en el peor momento de su vida.
Desde el corazón del barrio Anacleto Medina, en el predio donde echó raíces la Congregación Evangélica Asamblea de Dios, Fabián asumió que la influencia de "la vagancia" y errores propios lo enfrentaron a un drama que condena a la muerte a miles de jóvenes. "Me costó, no es fácil, parece; probé muchas veces y parecía que iba bien, pasaban una o dos semanas, pero pasaba una situación hasta que agarraba otra vez el vicio. Así siempre varias veces. Fui intentando varias veces hacerlo solo, pero nunca pude. Después de hablar con varias personas me nombraron a Héctor, entonces caí acá. Siempre me iba mal con el tema de la adicción, me gastaba todo, no me alcanzaba", confesó en la entrevista con UNO.
En clave de retrospectiva desempolvó ese pasado que duele, que no se puede borrar, un capítulo de su historia que siente que le devolvió un aprendizaje. "Fueron días tristes, me empiezo a acordar de todas esas cosas y te vuelve como una nostalgia, una soledad. Siempre estaba solo, capaz que conseguía algo con mi esfuerzo y lo terminaba vendiendo por menos que nada. No era lindo", se sinceró.
Dijo: "Nunca pensé en pedir ayuda al Estado porque no me gustaba la idea de un centro de rehabilitación, sobre todo porque estaba solo y no tenía a nadie que me apoyara en ese momento".
No dudó en reivindicar la tarea social de El Pola en una barriada sitiada por la marginalidad y las carencias que potencian aún más el negocio de la droga. Dijo que la rutina de la comunidad consistía en levantarse, orar, desayunar y después compartían actividades en la huerta hasta el mediodía. Contó que se albergó en el lugar el tiempo que le demandó el tratamiento y otros 11 compañeros. Sobre la militancia del pastor aseguró: "Es una buena persona, que quiere ayudar y que tiene un buen corazón. Siempre vienen los chicos a pedirle un consejo y él siempre tiene buena disposición para hablar con la gurisada, con la gente. Una vez vinieron como 10 gurises, se pararon en el portón y él se acercó y les dijo: '¿Qué quieren muchachos?'. La respuesta fue concisa: 'Queremos que nos diga algo'. Entonces los hizo pasar a la Iglesia, le dio un consejo y hablaron. Acá todos vienen a pedir ayuda".
Haberse recuperado no le impide a Strack involucrarse con la realidad que lo rodea. Por ello alerta sobre el avance de la droga entre los niños: "Está terrible. No sé si no hay uno que no se drogue. Pero la droga está en todos lados. Hay gurisitos de 10 años que están halando poxirrán, tomando 'merca'. Es impresionante".
Fabián está casado, tres hijas mellizas y trabaja 12 horas como remisero. Todavía se encarga de explicar que mucha gente no cree en su recuperación. "Me preguntan cómo hice para salir. 'Yo quise, querés que te diga la verdad, pero vos te vas a enojar. Vos hablás de tu familia, que querés recuperarte; te gusta la joda y a eso no lo querés dejar. Te estás engañando a vos mismo. Se enojó un poco, y me terminó dando la razón. La droga no tiene familia, no tiene amigos, no tiene nada", reflexionó.

El desafío sanitario
El problema de las adicciones conlleva un análisis más profundo que tiene un trasfondo en las conformaciones familiares actuales y las sucesivas políticas sociales que no bastan para dar respuesta a la complejidad de un flagelo que se ha ido agravando en todo el entramado social. El sistema público de salud enfrenta un verdadero desafío cuando se trata de brindar cobertura y tener que contener los diferentes tipos de demandas. Actualmente la problemática se enmarca en la Ley Nacional de Salud Mental nº 26.657, lo que propició un cambio de paradigma que permitió dejar atrás una mirada asociada a lo delictivo y a lo judicial. "El Ministerio de Salud de Entre Ríos ofrece toda su estructura sanitaria y cualquier persona que tenga una dificultad vinculada con consumo problemático de sustancias en su amplio espectro, puede buscar ayuda en la consulta espontánea o bien un cuadro grave de intoxicación o abstinencia, puede acudir a los diferentes niveles de la estructura sanitaria", afirmó a UNO el director del área de Salud Mental, Carlos Berbara.
La red sanitaria comprende desde el nivel de atención primaria (centros de salud) a un servicio de salud mental de un hospital general, o si el caso lo requiere recurrir a un hospital monovalente donde existe un mayor nivel de complejidad. El funcionario recalcó que los registros estadísticos de las variables diagnósticas son informadas por los hospitales a la Dirección de Epidemiología, tanto en la consulta ambulatoria, en los dispositivos de guardias de emergencia o en las internaciones. "Ahí se desglosan los componentes infecto-contagiosos, los componentes traumatológicos y los componentes vinculados a salud mental, donde la problemática vinculada a la intoxicación, con abstinencia o con estados de dependencia de sustancias, forman parte importante de las estadísticas provinciales", enumeró.

La internación y su abordaje
Berbara explicó que el abordaje sanitario cuando se requiere una internación genera una discusión nunca saldada. "Se pueden dar diferentes situaciones que ameriten internaciones vinculadas al consumo problemático. Por ejemplo una persona que acude al sistema mencionando que no puede dejar de consumir y que desea que lo ayudemos a dejar de consumir. Quizás lo puede iniciar con un proceso de estrategia ambulatoria de tratamiento y farmacológico si es necesario, o en el caso de que amerite una internación para generar un período de abstinencia, se puede proceder en lo que se llama internación voluntaria", señaló el titular del organismo estatal.
El consumo de sustancias puede derivar en intoxicaciones agudas, donde las personas pueden llegar a sufrir la pérdida de conocimiento o estados de obnubilación de la conciencia, describió Berbara. Mencionó que la respuesta del Estado se brinda a partir de la internación en hospitales generales o monovalentes. El mismo protocolo se aplica para casos de abstinencia, y que presenta un idéntico patrón: se observan estados de descompensación metabólica. Por otro lado, el profesional marcó distancia respecto de las internaciones en granjas de rehabilitación y la modalidad de atención a puertas cerradas. "Se trata de un abordaje de instituciones privadas. Nosotros como sistema sanitario adherimos a los postulados de la Ley nacional de Salud Mental, que propone asistencia en la comunidad y en forma ambulatoria. La normativa también toma en consideración que las internaciones sean los más breves posibles", postuló.
En su razonamiento comparó a las granjas de rehabilitación con "centros de reclusión" que "no han demostrado grandes resultados de recuperación". Y fue contundente: "La persona después de tanto tiempo es devuelta a su medio, en donde nada ha cambiado y es muy difícil para ellos con su cambio propio e individual encontrarse sin ningún cambio en el entorno, sostener la abstinencia y la conducta que logró dentro del ámbito de reclusión".
Berbara dijo que el Estado está preparado para cubrir la demanda en materia de consumo problemático.


El mapa del consumo de sustancias psicoactivas
La Secretaría de Políticas Integrales sobre Drogas de la Nación Argentina (Sedronar) a través de la Dirección Nacional del Observatorio Argentino de Drogas (DNOAD) realizó en 2017 el sexto estudio nacional sobre consumo de sustancias psicoactivas en una población de 12 a 65 años. A través de la encuesta se pudo determinar que el consumo de alcohol y de tabaco presentan las prevalencias más altas, seguida por el consumo de marihuana. En cuanto a la magnitud del consumo, el listado se completa con los psicofármacos sin prescripción médica, la cocaína y otras drogas, entre las que figuran los analgésicos opiáceos, alucinógenos, hashis, sustancias inhalables, pasta base-paco. Respecto de la marihuana "es la droga ilícita de mayor consumo en el país. El 7,8% de la población declaró su uso en el último año; el 10,7% de los varones y el 5,2% de las mujeres", según el resultado que arrojó el estudio.

Estadísticas provinciales
En este punto, la provincia registra datos que datan del período 2015-2016. Se puso énfasis en la consultas por motivos de salud mental. De un total de 72.106 consultas, el 5,53% correspondió a motivos de salud mental, desglosadas de la siguiente manera: el 68,71% correspondieron a agresiones, seguidas por las lesiones autoinfligidas intencionalmente (13,90%), trastornos neuróticos y por estrés (10,41%) y mentales y del comportamiento debido a sustancias psicoactivas (6,85%).

La importancia del centro de tratamiento de adicciones

La problemática en materia de adicciones requiere de infraestructura y recurso humano para atender una larga de la sociedad. Tal como lo viene anunciando el gobernador, Gustavo Bordet, en poco tiempo se estará inaugurando el Centro de Abordaje Integral para la Salud de los Adolescentes que se construye en Paraná. Consultado al respecto, Carlos Berbara destacó la importancia de la inversión. "Se va a atender una problemática prevalente de nuestro sistema de salud mental, tomando el componente de las adicciones como un tema prioritario, como un tema de preocupación y destinando una inversión de más de 70 millones de pesos. Es una visión estratégica, porque surge de la problemática que afecta a miles de familias y jóvenes en nuestro territorio", consignó,
En cuanto a la modalidad de trabajo deslizó: "Estamos trabajando en una propuesta vinculada con el Copnaf y el Ministerio de Desarrollo Social. Hemos desarrollado una serie de proyectos enfocados en el grupo etario".

Comentarios