La Provincia
Viernes 27 de Octubre de 2017

El San Roque realizó una cirugía pionera en el ámbito público

Concretaron en Paraná la primera operación de implante coclear. La intervención fue transmitida en el auditorio del nosocomio

Concretaron en Paraná la primera cirugía de implante coclear practicada en un establecimiento público provincial. La intervención, llevada a cabo en el hospital San Roque, se desarrolló en el marco de la Primera Jornada de Implante Coclear y fue transmitida en directo al auditorio presente.
En el marco de la Jornada, organizada por el Servicio de Otorrinolaringología del hospital Materno Infantil San Roque, los profesionales realizaron la colocación de un implante coclear a un niño hipoacúsico de 3 años captado por la coordinación provincial del Programa de Detección Temprana y Atención de la Hipoacusia.
Durante la apertura de la jornada, el subsecretario de Servicios Asistenciales y Gestión, Ricardo Derendinger, valoró el trabajo llevado a cabo por el equipo del Programa de detección: "Sabemos que aproximadamente cinco de cada 1.000 nacimientos suelen tener distintos grados de hipoacusia, cuyas causas pueden ser múltiples, y lo importante que es lograr el diagnóstico precoz para resolver estas patologías", señaló.
Para lograr esta captación, con el programa se busca realizar el estudio de otoemisiones acústicas a todos los chicos nacidos en la provincia. En caso de hallarse algún grado de sospecha de hipoacusia se le realizan nuevos estudios hasta confirmar o desechar el diagnóstico.
La coordinadora del Programa de Detección Precoz de la Hipoacusia, Margarita Leiva, explicó que el examen puede realizarse a partir de las 48 horas de vida en adelante y no toma más de 10 minutos: es un estudio que es rápido e incruento para el niño.
Actualmente, la provincia cuenta con cuatro centros de referencia para realizar estas pruebas en los hospitales materno infantil San Roque de Paraná, Delicia Masvernat de Concordia, Justo José de Urquiza de Concepción del Uruguay y Centenario, de Gualeguaychú. "Se está buscando la forma de hacerlo extensivo a los demás establecimientos donde se producen partos", expresó Derendinger.
El funcionario informó en respuesta a las gestiones del equipo del San Roque: "Desde el Ministerio se adquirió una caja completa de cirugía para que el servicio de Otorrinolaringología pudiera llevar a cabo las intervenciones para la colocación de implantes cocleares, con lo que también se van poder encarar otros tipos de cirugías relacionadas a la otorrinolaringología".
En ese sentido también se expresó el jefe del Servicio de Otorrinolaringología del hospital, Carlos Albornoz, al manifestar que para el equipo la intervención fue una satisfacción inmensa. El profesional agregó que es un orgullo para el servicio a su cargo poder concretar estas prácticas. "Es darle una respuesta a la comunidad. De ahora en más se van a poder hacer distintos tipos de cirugías de oído en el hospital", agregó.
Es de destacar que a la intervención la concretaron los profesionales Joaquín Vaschalde y Martín Otaño junto al tutor Tristán Carignani.

La tarea
Margarita Leiva explicó que la decisión de implantar a un paciente surgió como resultado de un trabajo interdisciplinario: "El cirujano que pone el implante es un integrante más de un equipo del que participan múltiples profesionales, porque incluso para tomar la decisión de ponerlo previamente intervienen psicólogos, psicopedagogos, fonoaudiólogos, otorrinolaringólogos y en algunos casos también asistentes sociales que determinan si ese niño es apto o no al implante".
Por su parte Albornoz acotó que este tipo de intervenciones se pueden practicar a partir de los 2 años y antes también, dependiendo de las circunstancias y del tipo de hipoacusia, y explicó. "En los chicos que han tenido meningitis se trata de implantarlos rápidamente, que es al único que se lo hace en edades muy tempranas". En los demás casos generalmente se procura que el niño esté implantado entre los 2 y los 5 años, en el período previo a la escolarización.
La recuperación lleva cierto tiempo: en un principio se controla que no haya infecciones o complicaciones de la cirugía en sí, tras lo cual, al cabo de un mes, comienza el encendido del implante y el trabajo de recuperación intensiva con fonoaudiólogos. El objetivo es lograr que el niño equipare su audición con la de los demás chicos, para que cuando comience el 1º grado ya esté igualado con el resto de sus compañeros y su hipoacusia no le represente una dificultad para aprender y socializarse con normalidad.
Destacaron además las jornadas que se llevaron adelante en el marco de la cirugía, dirigidas a todo el equipo que interviene en estos casos.

Comentarios