La Provincia
Sábado 28 de Abril de 2018

El río Paraná está creciendo y deja una llamativa imagen frente a la capital

En una semana subió en el puerto local cinco centímetros, lo que repunta al Paraná sin poner en riesgo las actividades náuticas. Lo que provocó este movimiento del río fue el importante ingreso de camalotes desde Villa Urquiza hasta la zona de Brasilera.

Esta mañana fue más que pintoresca la imagen del río Paraná, frente a la costa de la capital entrerriana. Era masivo el avance de miles de camalotes que dibujaron amorfas figuras a lo largo y ancho de la superficie.

Desde la Prefectura Paraná, se informó a UNO que se está produciendo un movimiento normal para la época que es la reposición de las marcas del río. Ayudado por las lluvias recientes en la zona como en el norte de la mesopotamia, el Paraná llegó en esta jornada frente al puerto local a los 3,98 metros en creciente.

El reporte de la fuerza fluvial marcó que en una semana el Paraná, creció casi un centímetro por día, por lo que se mantendrá el proceso por varias jornadas más. Más teniendo en cuenta las lluvias caídas y las que se pronostican para la semana próxima. Aún así, se aclaró que se está muy lejos de las marcas de inundación, para lo cual es considerado este movimiento como absolutamente "normal".

La llegada de los camalotes a la cancha del río frente a la ciudad de Paraná, está dado por las inestabilidad de las marcas hidrológicas del río que en poco tiempo subió y bajó de modo permanente. Esta situación provocó que el camalotal "calzado" en los ingresos a los arroyos desde el año pasado con el proceso de creciente que afectó la costa, ahora busque la salida de las plantas acuáticas hacia el mismo río.

Se referenció que el delta interno existente entre las ciudades costeras aledañas a las capitales de Santa Fe y Paraná, fue el lugar propicio para la acumulación en los arroyos de miles de camalotes, los que ahora ganaron el río con destino al sur de la provincia.

Se indicó desde Prefectura, que semejante cantidad de plantas no ponen en riesgo a la actividad náutica, solo se solicitó a la población tener los recaudos del caso a la hora de manipular los camalotes porque son potenciales lugares de traslado de peligrosos insectos, roedores y víboras, como las yarará.

Comentarios