Secciones
Turismo

El rebrote de Covid hace añicos el sueño de turismo interno

La expectativa del sector para esta fecha quedó relegada por el retroceso epidemiológico. Reabren el viernes los complejos termales uruguayos.

Domingo 12 de Julio de 2020

Allá por mayo, operadores y actores del sector turístico veían con expectativas que el receso invernal sea el puntapié inicial para una gradual reactivación. Pero julio llegó con el pico de la pandemia en el país, y en algunas jurisdicciones en particular, como Entre Ríos.

Así, el horizonte de reapertura y rehabilitación se vuelve a alejar.

De todos modos, algunos casos empiezan a mostrar cómo puede ser el primer día de “la nueva normalidad” para el turismo entrerriano.

Turismo1.jpg
De todos modos, algunos casos empiezan a mostrar cómo puede ser el primer día de “la nueva normalidad” para el turismo entrerriano.

De todos modos, algunos casos empiezan a mostrar cómo puede ser el primer día de “la nueva normalidad” para el turismo entrerriano.

Varias provincias del país ya habilitaron el turismo interno en sus jurisdicciones. En Misiones reabrió el Parque Nacional Iguazú; Mendoza registró el fin de semana un importante movimiento en sus principales centros turísticos, de acuerdo con sus autoridades. San Juan había habilitado el turismo interno la semana pasada.

En Entre Ríos, las expectativas para uno de los rubros que generan más ingresos en la provincia se han complicado producto del brote en algunas regiones.

“Para que reabran los complejos termales deben darse tres condiciones: levantarse los permisos de circulación, habilitación de hoteles y restaurantes, y reanudar las líneas de servicios de transporte de larga distancia”, planteó el secretario de Turismo de Federación, Carlos Miller.

Tras reconocer el complejo y complicado panorama de la localidad, dependiente del turismo, el funcionario consignó que el último día hábil de la semana el Concejo Deliberante de la localidad habilitó la venta anticipada de entradas on line para acceder a termas habilitadas tanto para particulares como para agencias de viajes. Será con descuentos: la entrada general, cuyo costo es de 540 pesos, se ofrecerá desde esta semana a 400 pesos cada una, y podrá ser utilizada en el término de dos años.

Con esa herramienta el municipio podrá obtener recursos para su presupuesto dependiente del complejo público, y al mismo tiempo fidelizar al cliente.

“En la ciudad tenemos 230 establecimientos hoteleros y restaurantes cerrados, y otros 77 locales de ventas relacionadas al complejo”, graficó sobre la parálisis de la ciudad.

El funcionario se mostró cauteloso y respetuoso de las decisiones y autorizaciones que vaya disponiendo el Comité Operativo de Emergencia Sanitaria (COES). Incluso, todos los complejos termales, públicos y privados, avanzaron junto con la Secretaría de Turismo de la Provincia en un protocolo, que será referente para cuando empiece a instrumentarse la apertura del turismo en la provincia.

En el sector siguen el modelo y protocolos de los complejos europeos ya rehabilitados, aunque en su mayoría tienen criterios medicinales.

En tanto, el viernes los centros termales uruguayos de Salto Grande y Paysandú volverán a funcionar tras más de 115 días de inactividad.

Los protocolos para la reapertura de estos centros termales desarrollados sobre el río Uruguay y en límite con Entre Ríos fueron presentados por el ministro de Turismo de Uruguay, Germán Cardoso, quien señaló que estarán funcionando para las vacaciones de invierno, que en el vecino país comenzarán el 20 y terminarán el 2 de agosto.

El ministro de Turismo de Uruguay subrayó: “Trabajamos intensamente durante la última semana con el Ministerio de Salud Pública y un grupo de científicos que asesora al Poder Ejecutivo para poder dar forma a estas medidas y poder acelerar la vuelta de la actividad turística en forma paulatina”.

Los protocolos para el funcionamiento de los centros termales disponen, entre otras cosas, que los establecimientos funcionen al 50% de su capacidad para asegurar el distanciamiento social, que deberá ser de dos metros entre las personas y la desinfección frecuente de los espacios comunes.

El horario de funcionamiento será reducido para la desinfección de los complejos, y será obligatorio el uso de tapabocas en las zonas aledañas a las piscinas.

También impondrán el distanciamiento entre los grupos, los controles médicos a los usuarios y la trazabilidad de sus destinos de procedencia. Y en la recepción, los espacios comunes y los accesos a los centros termales se deberá implementar señalética para comunicar y reforzar las medidas preventivas para evitar el contagio de coronavirus.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario