Música
Viernes 11 de Mayo de 2018

El rap crece en las calles con bases sólidas y libres

El Pulitzer a Kendrick Lamar generó un impacto mundial. En Paraná, Zetadrew, Auge y Ash cuentan sus caminos para lograr rapear con flow dejando mensajes claros y contundentes.

El rapero estadounidense Kendrick Lamar fue premiado, a mediados de abril, con el Pulitzer por su disco DAMN. La distinción causó un gran impacto porque antes solo la recibieron intérpretes del mundo de la música clásica y del jazz.


Lamar recibió el premio de la academia porque narra, como nadie, los problemas que se viven en las calles de los barrios marginados de su país. Visibilizó el racismo y la pobreza en la nación de Trump.


En este contexto mundial Argentina tiene representantes de peso que nacieron de las batallas de gallos que se realizan en las plazas de todas las ciudades.


Embed



En Paraná uno de los máximos exponentes es Zetadrew (Ezequiel Olguín) que hoy a los 21 años comenzó a cosechar algunos frutos de toda la dedicación que le entregó a la música desde los 14.


Este sábado actuará en Oro Verde y viene de tener una gran fecha en ATE Santa Fe donde continúo sellando la alianza con referentes del trap en Argentina.


Zeta creció en el oeste de la capital provincial y ahora pasa la mayoría de su tiempo creando temas en lo de Sick (Federico Molino) su productor musical, audiovisual y mánager.


El miércoles, luego de la sesión de fotos en el barrio Pancho Ramírez, se reunió con su productor para seguir puliendo algunas pistas a la hora en que una buena parte de los argentinos festejaba el campeonato de Boca.


Lejos de las distracciones mundanas está convencido de "hacer música para vivir y vivir de la música".


El rapero del oeste reconoce que sus hermanos le aconsejaron leer pero nunca les hizo mucho caso. Sobre su habilidad para unir palabras, con flow y dejar un mensaje, dice pícaro: "yo ya venía programado así, a los 15 años, cuando batallaba, me reía solo porque en un momento me daba cuenta que algo estaba sucediendo", describe sobre la cataratas de rimas que dejaban sin palabras a sus oponentes.


Recuerda que su primera conexión con el rap fue con la versión metalera de Limp Bizkit y antes de cumplir los 15 ya sabía que quería ser un MC. En paralelo tenía una conexión con Bob Marley hasta que llegó a Alika y sus historia del barrio.


Con todas esas influencias se volcó al trap y calcula que en este subgénero del hip hop puede emprender un proyecto que le abra puertas para tocar en fiestas, festivales y boliches.


Al mirarlo sentir la música que produce, es evidente de que, más allá de cualquier resultado, Zeta seguirá en el juego que por momentos hasta se vuelve algo peligroso.




Embed


Los que tomaron el legado de Z en el freestyle callejero son Auge (Augusto Toscano) y Ash (Nicolás Rufine) que lideran las batallas de gallos que se arman en las plazas: 1° de Mayo, Alvear y Sáenz Peña.


Con 15 y 16 años coinciden en que, en el rap, tienen una gran herramienta para contar y descargar todo lo que les pasa en una edad bastante compleja.


Los Aushet leen los libros que le piden en sus escuelas –Auge cursa en la Normal y Ash en La Baxada–. Ya saben que los raperos españoles elevan sus letras porque tienen una fuerte tradición ligada a la poesía.


Auge encuentra herramientas culturales en el cine y en las series. Una vez con las palabras en sus cabezas esperan el momento justo para sentarse a escribir y después practicar puertas adentro. Los dos responden al unísono que, la experiencia que ganan en las competencias de la región es la mejor escuela.


Están cerca de cumplir los dos años en las batallas a las que llegaron solos. Buscaron a los organizadores, se anotaron y hoy ya cuentan sus propias historias.


Si bien proyectan encerrarse a grabar y componer, por ahora, se conforman con las batallas callejeras que, como son filmadas, terminan en las redes sociales y les suman seguidores a sus cuentas.


El jueves, en el centro de Paraná, que seguía sucio por los festejos de los hinchas de Boca, reconocieron estar orgullosos de pertenecer a un movimiento que nació en la calle y que se expande sin pedir apoyo de nadie. Menos del Estado.


Absorben vivencias, las transforman en palabras y cada vez que pueden las tiran para seguir nutriendo un movimiento mundial que, este año, tuvo por primera vez en la historia el reconocimiento de la Academia.



INFORME RAP - JUAN.mp3




Comentarios