Secciones
Coronavirus en Entre Ríos

El plan de los intendentes de la costa del Uruguay para reducir el impacto del Covid

En esta nueva fase de la pandemia, en esa región se concentra casi el 80% de los infectados. Cómo se alistan para enfrentar los efectos colaterales.

Sábado 13 de Junio de 2020

En el corredor de la autovía 14, sobre la margen de la costa del río Uruguay, se concentra casi el 80% de los casos confirmados de coronavirus en la provincia de Entre Ríos. Los departamentos más afectados son Colón, con 23 infectados, y Gualeguaychú, que según el reporte epidemiológico actualizado contabiliza 17 personas enfermas de Covid-19. La mayor incidencia del virus en esta región, dada por el fluido intercambio comercial y de viajes particulares al Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), es una de las variables que presenta esta nueva etapa de la pandemia. Si bien se pueden establecer varias lecturas de este fenómeno, las autoridades sanitarias afirmaron sobre el final de la semana, que la mayor circulación del virus en AMBA tendrá su correlato en Entre Ríos. En ello influirá seguramente el aumento del movimiento de personas entre algunos departamentos entrerrianos.

Por eso es que, luego de declararse la vuelta a la fase 1 del aislamiento en Colón, en otras localidades linderas a la ruta del Mercosur son conscientes de que tienen por delante la etapa más crítica de la emergencia sanitaria.

Mirando a Buenos Aires

La localidad de Chajarí se constituyó quizás en la primera señal de preocupación de las autoridades provinciales. Tras conocerse el primer caso positivo, a fines de mayo, el intendente, Pedro Galimberti, evaluó la posibilidad de revisar las nuevas habilitaciones de actividades, pero ello finalmente no se concretó en la práctica. La localidad que luego sumó otros dos casos confirmados, sigue con especial atención a lo que sucede en el paso fronterizo que une a la ciudad con Mocoretá, en la provincia de Corrientes.

“El último movimiento que tenemos es lo que se ha originado en el límite con Corrientes, a partir de la aparición de los casos que tuvimos en Chajarí, sumado a lo sucedido en Mocoretá. Si bien fue en otra jurisdicción provincial con la confirmación de varios casos, y que en líneas generales los tienen controlados. Hicieron bastantes testeos y se está en proceso a solucionar el tema”, ilustró Galimberti en declaraciones a UNO.

La instalación de una posta sanitaria en el puesto caminero Cerrito, en el límite con Corrientes, reflejó la necesidad de tener un mayor control de los vehículos que ingresan a la localidad. El protocolo de rigor consiste en la toma de la temperatura, la verificación de datos personales y la desinfección de los vehículos.

Leer más: Suben los casos de coronavirus en Argentina y se registraron 30 muertos en 24 horas

“Tenemos un movimiento continuo de gente. Estamos viendo cómo evoluciona esto en el día, viendo que hay que poner el ojo en Buenos Aires, porque objetivamente hay algunos datos que así lo muestran. No por una cuestión de estigmatizar, pero evidentemente los que concurren a Buenos Aires, o al Gran Buenos Aires en la zona conocida como el AMBA, son lo que están propensos a encontrarse con lugares o espacios donde hay circulación comunitaria de coronavirus. Eso puede provocar transmisión hacia nuestros pueblos”, interpretó el dirigente de Juntos por el Cambio.

Teniendo en cuenta que los expertos estiman que el pico de la pandemia se podría producir a fines de junio, Galimberti propuso una mayor articulación de políticas sanitarias entre los gobiernos de Entre Ríos y Buenos Aires. “Si uno toma varios de los casos que se han dado en las últimas dos semanas en la costa del río Uruguay, se encuentra un nexo más o menos común. Esto tiene que ver con gente que está vinculada con los mercados frutihortícolas. No son los únicos porque van apareciendo otros casos. Hay que prestarle especial a estos temas, porque prácticamente nueve de cada 10 casos positivos se dan en esa zona. Hay que mejorar los controles del Estado y sobre todo las conductas individuales; si no hay responsabilidad individual es imposible dar una batalla contra este virus en condiciones igualitarias”, deslizó,

Bajo este enfoque el intendente adelantó que se avecinan “las semanas más complicadas”, por lo cual la línea de trabajo del municipio se orientará hacia el control y reforzar la comunicación de las medidas de prevención.

“Un tobogán para el Covid”

El intendente de Concepción del Uruguay comparó con “un tobogán” para el virus la autovía 14 en la llegada del coronavirus a la provincia. Martín Oliva, de profesión médico, se jacta de haber adelantado esta nueva fase de la pandemia en un encuentro de la Liga de Intendentes Justicialistas. “Vengo usando una frase hace bastante tiempo: ‘La autovía 14 es un tobogán para el Covid. Lo dije antes del primer caso sospechoso en San Justo, el fin de semana del 30 de mayo. En esa fecha cerramos los accesos alternativos a la ciudad, por esta frase que venía diciendo. La ruta 14 es un tobogán por el que se desliza fácilmente el Covid”, enfatizó.

Oliva también planteó que a diferencia de las nuevas habilitaciones que se disponían en otras ciudades, Concepción comenzaba a endurecer los controles.

“En ese momento estábamos entre 700 y 800 casos en el AMBA, entonces le decía a los vecinos que a esa proporción de casos se las debe multiplicar por tres, por los contactos estrechos”, analizó el jefe comunal.

Oliva mantiene latente el recuerdo del cónclave con los intendentes peronistas, donde le comunicó a sus pares que su estrategia era la de endurecer aún más las medidas de mitigación del coronavirus. Como ejemplo mencionó los controles en los accesos alternativos norte y sur a la ciudad, en un trabajo conjunto que se realiza con Gendarmería Nacional y la Prefectura. Así se avanzó en consenso con los vecinos en el cierre con una tranquera y candado de uno de esos puntos de ingreso.

Diario UNO de Entre Ríos

‼️‼️El área de Vigilancia Epidemiológica del Ministerio de Salud, se confirmó que este sábado se registró la máxima cifra de contagios en un solo día, desde el inicio de la pandemia.

Posted by Diario UNO de Entre Ríos on Saturday, June 13, 2020

“El 1º de junio, cuando el gobierno provincial permite las reuniones familiares, empiezo a visualizar lo que estaba pasando en el frigorífico. Y luego cuando se sumó lo de Colón para la comunidad fue muy angustiante, porque teníamos 40 trabajadores de la empresa ServiAve de San Justo viviendo en Concepción del Uruguay”, detalló el presidente municipal.

Pero la verdadera alarma para los uruguayenses se encendió con los contagios ocurridos en la localidad de San Justo, distante a pocos kilómetros y con la cual prácticamente se comparte la misma idiosincrasia. Aunque a esa altura el brote se comenzó a expandir tímidamente en toda la región, siguiendo por Gualeguaychú, San José, y más al norte, en el Departamento Federación. “Por el sur, por el oeste y por el norte, nosotros estábamos rodeados”, graficó en diálogo con este medio.

A raíz de esta tendencia, la administración municipal resolvió restringir el ingreso de ciudadanos provenientes de Colón, San José y Liebig, salvo que contaran con la autorización para realizar una actividad esencial. Oliva todavía siente la angustia por el caso de los trabajadores de ServiAve y el potencial riesgo que hubo de sumar nuevos contagios.

“Hubiese sido un caos en la ciudad, en la región y en la provincia, porque muchos de los trabajadores vivían en Concepción: teníamos alrededor de 250 contactos, que fueron controlados y encuarentenados. Concepción del Uruguay es una ciudad que no tiene casos, aunque los puede tener en los próximos días. Si transcurren los 14 días posteriores al 1º de junio, cuando sucedió el caso del frigorífico, vamos a poder habilitar deportes individuales, reuniones familiares y actividades náuticas”, dijo con medida expectativa.

coronavirus chajari.png
Controles en el ingreso a Chajarí para detectar casos sospechosos de coronavirus.

Controles en el ingreso a Chajarí para detectar casos sospechosos de coronavirus.

En la región miran con mucha atención lo que sucede en el puesto caminero de Brazo Largo-Zárate, la puerta de ingreso de personas que llegan desde el distrito con mayor cantidad de infectados. Esa preocupación le trasladó Oliva al gobernador, Gustavo Bordet. “Le pedí que no haya porosidad en ese acceso, que debíamos invertir tiempo, esfuerzo, lo que sea para que los controles sean muy pétreos. Por cada 1.000 casos que tiene Buenos Aires, en realidad son 3.000 porque se traduce en otros dos contagios. Por eso les vengo avisando a mis vecinos que es imposible que no nos pase, por más estrictos que seamos con los controles”, detalló el intendente uruguayense.

Prevención en varios frentes

La ciudad de Federación registró en los últimos días su primer caso positivo de coronavirus. Se trata de un joven de 30 años que realiza un tratamiento de diálisis en Concordia. Más allá de este cambio en el mapa epidemiológico, la localidad mantiene su status sanitario y con el mismo rigor en los controles que se implementan en diferentes frentes. La localidad reconocida por su potencial turístico sigue con atención la curva de contagios en Buenos Aires. Aunque el objetivo central es trabajar en función del transporte del citrus y del personal de seguridad que se traslada a esa jurisdicción. “Esto para nosotros era un riesgo inquietante, principalmente en la zona de Chajarí, de Mocoretá, en Villa del Rosario, donde hay mucha gente que viaja al Mercado Central. Hay mucha gente que tiene conexión directa con Buenos Aires a través de la comercialización. Nos imaginábamos que en cualquier momento íbamos a tener casos en el Departamento. Se dio así por la gente que viaja”, explicó el intendente Ricardo Bravo.

En ese marco informó que el protocolo que se ejecuta con las personas que llegan de Buenos Aires establece una cuarentena de 14 días, entre otras pautas de prevención. Acerca del primer caso detectado el jueves, Bravo indicó que todavía se sigue rastreando el nexo epidemiológico. “El auto que trasladaba la paciente con Covid-19, hacía lo propio con otros vecinos de Federación, para hacerse un tratamiento en la ciudad de Concordia. Son dos personas que dieron negativo y todavía se están buscando de dónde surge el contagio”, aseveró.

Bravo dijo que se cumplen con las mismas pautas en relación al último contagio registrado en Chajarí, ya que se trata de una persona que trabaja como personal de seguridad en Federación. “Estuvo varios días en la ciudad, por lo cual mantuvo contacto con vecinos de la zona. Se está desarrollando el trabajo de la trazabilidad para poder determinar cuáles son los contactos más estrechos: hay más de 40 personas aisladas”, subrayó.

Todo parece indicar que por el momento no habrá cambios en el esquema de nuevas habilitaciones, aunque no se descarta que se pueda retroceder en el corto plazo. “Se viene trabajando de la misma forma porque no sabemos si hay más casos positivos”, sentenció.

Bravo compartió el razonamiento que sus pares del corredor de la autovía 14, sobre que el foco de contagios en el AMBA tenga sus consecuencias en Entre Ríos. Al respecto señaló: “Se va a ir dando porque hay mucha gente, por ejemplo en la zona de Chajarí, que tiene producción de citrus, al igual que en nuestra zona. Están constantemente llevando la producción a la ciudad de Buenos Aires. Similar realidad se da con la gente que trabaja en distintas fuerzas y que se traslada a esa jurisdicción. Hoy la responsabilidad está en cada uno de nosotros, en el cuidado que tenemos que llevar adelante, en materia de prevención”.

En su alocución, Bravo remarcó la importancia de elementos de bioseguridad, como el uso de tapabocas, del distanciamiento social, del permanente lavado de manos y del uso de los elementos de higiene en cada vivienda.

“Hoy está en manos de cada uno de nosotros poder cumplir con estas medidas de precaución y de prevención. Y así se podrá lograr que esto no se siga propagando”, manifestó el gobernante al proyectar el trabajo en el marco de la pandemia que se instaló con fuerza en la Latinoamérica.

“Los controles son severos”, sentenció Francolini

El intendente de Concordia, Alfredo Francolini, dijo a UNO que se mantienen las mismas estrategias para minimizar el riesgo de nuevos contagios, principalmente en los accesos a la Capital del citrus. “Si la persona proviene del AMBA o del Chaco, que es otra provincia donde hay circulación comunitaria del virus, tiene que cumplir cuarentena. Ahora agregamos a esa definición a la zona de Colón, San José y Liebig, porque así lo dispuso el gobierno de Entre Ríos. Los controles que realiza la Policía y las fuerzas federales son severos”, precisó. Es decir que el protocolo Covid-19 contempla un acompañamiento a las personas hacia el domicilio donde denuncian que van a cumplir con el aislamiento obligatorio durante 14 días. “Seguimos trabajando de la misma manera en la etapa de distanciamiento social”, aseguró el dirigente.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario