Pirotecnia
Lunes 25 de Diciembre de 2017

El perrito que murió después de morder unos petardos tiene que ser el ejemplo

Pasó la noche de Navidad y en las mesas, otra discusión que se sumó, fue la de tirar pirotecnia para "festejar".

La foto del perrito con el hocico lleno de sangre es demoledora. Murió por querer jugar con los petardos que tiraban unos niños para "festejar" la llegada de Navidad.


Embed


Si bien la muerte del perrito ocurrió en la provincia de Buenos Aires, en Paraná se encendieron las alarmas porque era la primera noche de Navidad bajo el Decreto 1.469. La norma prohíbe la tenencia, utilización, fabricación y comercialización de elementos de pirotecnia y cohetería que no sean de venta libre y produzcan sonorización.

La verdad es que a la 0 del 25 se escucharon detonaciones en toda la ciudad. Algunos ya realizaron un análisis positivo porque, en la previa de la Noche Buena bajó el uso de la pirotecnia al igual que en la madrugada.

Aunque el que tiene mascostas está al tanto de que los animales pasaron por un período de estrés pero esta vez fue menor al de años anteriores.

A la redacción de UNO llegaron durante todo el 24 fotos evidenciando la venta de pirotecnia en los lugares de siempre. Es más, la espera para poder comprar algunos petardos llegó a ser de más de una hora, en el centro capitalino.

Se veían mayores acompañando a niños que insistieron en adquirir, aunque sea chasqui boom, para tirar a la hora señalada.

chasqui.jpg


Ahora habrá que esperar lo que suceda en Año Nuevo que es cuando se festeja más fuerte.

La imagen del perro atormentado por la pirotecnia, en la madrugada del 25, caminando sin rumbo por calle Illia antes de llegar a Feliciano, duele.

El "cuatro patas" negro con manchas blancas se salvó porque los autos frenaron y sus dueños lo trataron con mucha paciencia.

Quizás la solución está en manos de los que ya evitan tirar pirotecnia. Deberán "evangelizar" a los que prefieren hacer ruido para continuar con una costumbre de otro siglo.


Comentarios