Secciones
La Provincia

El padre Leandro, de misión en Chipre junto a los Cascos Azules

Maggioni, sacerdote de la comunidad de Santa Rafaela María de Paraná, forma parte de la comisión del Ejército que mantiene la paz de la isla

Viernes 20 de Septiembre de 2019

La isla de Chipre se encuentra a medio camino entre Europa y Asia, cerca de las costas de Líbano, Siria y Turquía. En ella turco-chipriotas y greco-chipriotas mantienen una tensa armonía que desde 1993 y de manera ininterrumpida es controlada por soldados de la Misión de Mantenimiento de la Paz de la Organización de la Naciones Unidas.

Desplegados por toda la isla, la función de los militares es evitar que se reanude la lucha entre las comunidades que se enfrentaron por una disputa territorial en julio de 1974.

Desde hace 45 años la isla en el este del Mediterráneo quedó dividida. En la parte norte de la isla ocupada por Turquía vive la minoría turco-chipriota, que suma casi el 20% de la población. En las otras dos terceras partes del territorio, en el sur, viven los greco-chipriotas.

El 5 se realizó el relevo y cambio de mando en el contingente argentino de Cascos Azules, del cual forma parte el sacerdote de Paraná Leandro Maggioni, reconocido por su tarea pastoral en la parroquia Santa Rafaela María de barrio Lomas del Mirador.

“Para llegar aquí tuvimos que prepararnos varios meses en Argentina y la última formación que hicimos tuvo una duración de tres semanas y se hizo en Campo de Mayo”, explicó el sacerdote en diálogo con UNO.

Maggioni es desde hace más de seis años párroco de la comunidad de Santa Rafaela María y a su vez se desempeña como capellán auxiliar del Ejército donde su función es acompañar, especialmente, a los enfermos del hospital Militar.

“Ahora me reemplaza como administrador parroquial de la iglesia el padre Julio César Cabrera, que es un sacerdote de la congregación Salesiana y se ofreció para trabajar en nuestra Arquidiócesis. Enhorabuena está en nuestra comunidad y es muy apreciado por la gente y se siente a gusto. En el Ejército mi trabajo lo cubre el capellán de la Brigada”, señaló.

Pasar las fiestas

Según explicó el padre, “el grupo está conformado por mujeres y varones, las mujeres son minoría y entre ellas hay mamás que dejaron sus hijos en la Argentina y a las que hay que saber escuchar, comprender y aconsejar. Celebrar la Eucaristía y también contener en lo humano. Esa es mi misión como sacerdote en esta fuerza de tarea”.

Sobre cómo se dio la posibilidad de integrar los Cascos Azules, aseguró: “Fue por pedido del obispo castrense monseñor Santiago Olivera en el encuentro del clero castrense que se hizo en marzo pasado en Pilar. Él me propuso específicamente venir a acompañar el grupo de la fuerza de tarea aquí en Chipre, a lo que tenía que responder con el consentimiento de nuestro arzobispo monseñor Juan Alberto Puiggari. Así que una vez que me autorizaron pude comenzar todo el trámite para estar hoy en esta misión”. Posteriormente agregó el tiempo que durará su estadía en la isla: “La misión comenzó en este mes de setiembre y finalizará el año que viene entre febrero y marzo. Así que Dios mediante estaremos trabajando en estos meses, con las Fiestas incluidas. Nos encomendamos al afecto de todos en Argentina y especialmente de nuestras comunidades parroquiales”.

Los Cascos Azules que viajaron están integrados por 200 efectivos pertenecientes al Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea. El contingente se completa con 12 extranjeros de las Fuerzas Armadas de Chile, Paraguay y un observador militar de Brasil.

“Nuestra misión en Chipre es mantener una pacífica relación entre turcos y griegos y para ello se requiere de patrullaje, puestos de observancia”, describió el padre Leandro haciendo referencia a la llamada “Línea Verde”, una línea de demarcación vigilada por las Naciones Unidas y que se extiende a lo largo de unos 180 kilómetros a lo largo de toda la isla.

Sobre sus vivencias a pocas semanas de haberse instalado, Maggioni reseñó: “Desde que llegué a la isla veo que es muy ordenada, pintoresca, la parte griega que es la que más conozco es muy atractiva, muy limpia, la gente muy amena, me sorprendió. La parte turca que es al norte la conozco muy poco, la parte del sur tiene toda una connotación y un sello muy europeo. La verdad no he ido a las playas, pero por las fotos de los compañeros se ve que es un paraíso y que hay muchísimo turismo. Como mañana (por hoy) terminamos el verano, todas las playas explotan porque el clima es muy agradable”.

La disputa por el gas en el Mediterráneo

Según las agencias de noticias internacionales, el Ministerio de Exteriores turco advirtió esta semana a Chipre en una nota oficial de que no tolerará que empresas europeas exploren hidrocarburos en zonas marítimas que Ankara considera parte de su plataforma continental.

Reaccionó así a la noticia de que el gobierno chipriota firmó el jueves en Nicosia acuerdos con la compañía italiana ENI y la francesa Total para exploraciones en el llamado Sector 7, situado al sur de la isla mediterránea. “Una sección de la así llamada área de licitación 7 se ubica dentro de la plataforma continental turca, registrada ante Naciones Unidas”, asegura la nota de Exteriores, firmada por el portavoz, Hamid Aksoy. “Turquía no permitirá a ningún país, compañía o buque extranjero realizar actividades no autorizadas de exploración o extracción de hidrocarburos en las áreas bajo su jurisdicción marítima y seguirá tomando las medidas necesarias para proteger sus derechos e intereses”, señala la nota.

El Sector 7 chipriota es un área de unos 5.000 kilómetros cuadrados situada a 60 kilómetros al sur de la isla y a unos 200 kilómetros al sur de la costa turca. Turquía ha protestado reiteradamente contra estas licitaciones, al considerar que Chipre no debe explotar recursos marítimos sin antes llegar a un acuerdo de reunificación de la isla.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario