Secciones
La Provincia

El jardín del Gaucho Rivero festeja hoy las bodas de plata

El maternal municipal Los Gauchitos de la Virgen del Luján contiene a 40 gurises y gurisas que viven en uno de los barrios más postergados de la ciudad. Habrá pizzas, empanadas y tortas  

Viernes 28 de Noviembre de 2014

Juan Manuel Kunzi / De la Redacción de UNO
jkunzi@uno.com.ar

 

 

 


Los estudiantes que concurren todos los días al jardín maternal municipal Los Gauchitos de la Virgen del Luján del barrio Gaucho Rivero, en el oeste paranaense, junto con las dos profesoras de Nivel Inicial, la directora, la cocinera y su ayudante  festejarán hoy los 25 años de vida de la institución que tiene un valor inconmensurable para toda la barriada.


Ester Almada, la directora, vive sobre calle Galán, las profesoras  Victoria Ponce y Sara Romero, son de San Agustín. Las tres bajan todos los días para enseñarles y cuidar a las gurisas y a los gurises que llegan  cada uno con sus  historias.


La cocinera, María del Carmen Ramírez y su ayudante, Carla Guidobono se encargan de preparar el desayuno y el almuerzo. “Siempre tenemos la materia prima para prepararles la comida a los chicos. De eso no podemos quejarnos. Los insumos de limpieza también llegan a tiempo. Antes esto no pasaba”, cuenta la directora del establecimiento.


Uno de los principales inconvenientes son los sueldos de las profesoras de Nivel Inicial: una de ellas cobra 2.000 pesos y la otra 1.700.  Las dos tienen otros trabajos a la tarde para poder llegar a fin de mes.


En cuanto a lo edilicio, ayer un grupo de trabajadores municipales, estaban apurando los arreglos de pintura para llegar al festejo con las paredes blanqueadas.


Como el jardín continúa abierto durante el verano están necesitando, por lo menos, ventiladores para las aulas.  La cocina  sigue trabajando a full con los hornos y las hornallas  pero carece de refrigeración. El desayuno y el almuerzo se sirven por más que una buena parte de la sociedad paranaense, en ese momento, se esté mojando los dedos de sus pies en el mar de vaya a saber qué playa paradisíaca.


Otra de las falencias estructurales son los juegos: pocos y antiguos. Tienen un sector “verde” muy lindo y cuidado en el jardín pero faltan elementos de recreación más modernos y accesibles.


Este cronista le preguntó a la directora si existía la posibilidad de armar una huerta y la docente explicó que la tuvieron pero que las frutas y las verduras desaparecían cada vez que maduraban. Era mucho trabajo para que los chicos se quedaran sin nada cuando llegaba la época de la cosecha.

 

 

Característica

 


El Gaucho Rivero es un barrio postergado de la capital provincial.  Las precarias casas se abren paso en la nueva urbanización que llegó con el asfalto en estos últimos años.


En la zona todos quieren salir de la mala. Por eso algunos padres colaboran con el jardín que a su vez trabaja en contacto permanente con  La Red de Instituciones de la zona oeste de Paraná.


La directora reconoció que, hace 11 años, cuando comenzó a trabajar en el jardín los chicos llegaban con los dedos afuera de las zapatillas y sin camperas.


Hoy están abrigados, asisten a clases y están vacunados lo que evita que padezcan graves enfermedades.  El avance es palpable aunque falta mucho todavía. Ahora imaginan y se ilusionan con los próximos 25 años.

 

 

 

La guerra

 

 


Delia Inés Lencina le prometió a la Virgen del Luján que si su marido, Rogelio Ramón Rodríguez, volvía con vida de la guerra de Malvinas ella iba a donar un terreno que por entonces tenía en el barrio Gaucho Rivero.


Rodríguez retornó de la gesta y su esposa cumplió. Después de muchos trámites logró que en el terreno se construyera el jardín. Ella hubiera preferido una capilla pero ya existía la de San Francisco de Asís, entonces luchó por el maternal. Después de mucho trajinar logró su inauguración.  Hoy se cumplen 25 años y lo encuentra a Rodríguez librando una dura batalla contra el cáncer. 


En el barrio les rendirán un homenaje al él por ser un héroe  y a su esposa por haber donado el terreno.

 

 


El festejo

 


El festejo comenzará hoy a las 10 y todos se ilusionan con que asistan autoridades municipales y provinciales para agradecerles por los logros y pedirles lo que falta. Invitaron también a miembros de organizaciones de la zona. Prepararon tortas y delicias saladas para compartir con los estudiantes, sus padres y toda la comunidad educativa. Para llegar hay que ir por Montiel hasta el final, donde termina el asfalto, y luego doblar hacia la derecha 100 metros, y en la esquina volver a doblar hacia la derecha. A 50 metros está el ingreso.   

 

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario