Secciones
Violencia de género

El Hogar de Protección de Mujeres intensifica su trabajo en Concepción

Era una necesidad manifiesta en un marco de violencia creciente hacia las mujeres. La respuesta llegó y hoy el trabajo sigue creciendo

Jueves 06 de Junio de 2019

Las marchas y los reclamos dan sus frutos. Las respuestas, aunque muchas veces demoradas, parecen comenzar a llegar y dar soluciones a problemas realmente serios.

La falta de un espacio de contención para albergar a las mujeres víctimas de violencia fue siempre un eje en los pedidos de los grupos feministas que exigen respuestas concretas.

En diciembre de 2018 la municipalidad de Concepción del Uruguay puso en funcionamiento el Hogar de Protección Integral para Mujeres en Situación de Violencia Nuevo Amanecer. La coordinación del Consejo Municipal de la Mujer realiza un balance positivo a seis meses de la inauguración del Hogar, cuya finalidad es brindar protección, albergue, contención y atención interdisciplinaria temporal a mujeres víctimas de violencia, y a sus hijos o niños a cargo menores de 18 años. También brinda estos servicios a mujeres trans.

Ayuda real

Los resultados comenzaron a verse. Hasta el momento fueron alojadas tres mujeres solas. “En dos de las intervenciones tuvimos excelentes resultados y continuamos el seguimiento. Periódicamente las citamos para que vengan al Hogar para conocer su evolución. Las experiencias han sido buenas porque en los dos casos pudieron romper el ciclo de la violencia, reencaminarse en sus vidas y revincularse con sus hijos”, explicó María Sol Álvarez, coordinadora del Consejo de la Mujer.

En cuanto a la tercera mujer, continúa alojada en el Hogar, y la evolución del caso está en pleno desarrollo.

Equipo interdisciplinario

Las mujeres que ingresan al Hogar trabajan con un equipo integrado por la coordinadora, una trabajadora social, una abogada y una psicóloga. “Ellas son encargadas del plan de acción y el informe de riesgo de las mujeres alojadas, y de los menores en caso de que también estén alojados”, detalló Álvarez.

Además trabajan seis operadoras en horarios rotativos durante las 24 horas. Ellas son encargadas de acompañar a la mujer en tareas cotidianas y en caso de tener que realizar trámites o actividades fuera del Hogar. También es tarea del equipo interdisciplinario fortalecer las redes y los vínculos sociales de las víctimas, favoreciendo que ellas puedan reencontrarse con su entorno familiar o social. Se busca que el trabajo del equipo contribuya al empoderamiento de las mujeres en el desarrollo personal y laboral.

Ingreso voluntario

El ingreso de las mujeres es dispuesto mediante oficio judicial, “esto significa que la mujer previamente debe haber realizado la denuncia en alguna de las comisarías, en los juzgados de Familia, Fiscalía o Ministerio Pupilar. No obstante, si existe algún factor que le impida a la mujer hacer la denuncia, se valora la posibilidad de ingresar al Hogar con el compromiso de que haga la denuncia ni bien esté en condiciones”.

La denuncia es importante al ser la única forma de que la causa se judicialice y la mujer cuente con medidas de seguridad, tales como la restricción perimetral o la instalación del botón antipánico. El ingreso es voluntario, de hecho hubo dos casos derivados por la Justicia pero las mujeres no quisieron ingresar en el hogar, voluntad que debe ser respetada.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario