Narcotráfico
Viernes 18 de Mayo de 2018

El futuro de Varisco, una incógnita en Cambiemos entre la ley o la política

Tras la imputación del presidente municipal, hubo numerosas especulaciones sobre cómo se definirá la situación judicial

La situación judicial del intendente paranaense, Sergio Varisco, imputado en una causa por narcotráfico, abre un interrogante sobre lo que le depara su futuro político y su rol al frente del gobierno de la capital provincial.
Inicialmente su situación judicial no amerita el alejamiento del cargo. La Constitución de Entre Ríos, tras la reforma de 2008, señala que se requiere de una condena firme para verse obligados a dejar el cargo. "El presidente o vicepresidente municipal cesarán en sus cargos de pleno derecho en caso de recibir condena penal firme que acarree inhabilitación por delito cometido contra la administración pública. Por voto de los dos tercios del Concejo Deliberante serán destituidos por causa de incapacidad sobreviniente que les impida desempeñar sus cargos", indica el artículo 249, que además refiere a delitos contra la administración pública, por lo que no sería aplicable a este caso.





En tanto, la ley de municipios (N° 10.027) no prevé el caso. Sí señala el artículo 72 en el inciso d que están inhabilitados para ser presidente municipal, vicepresidente o concejal "los que cumplen condenas con sentencia firme por delito que merezca pena de prisión o reclusión, o por delito contra la propiedad, o contra la Administración Pública o contra la fe pública".
Luego en el artículo 95 se menciona, en el inciso h, dentro de las atribuciones y deberes del Concejo Deliberante, la de "exonerar por sí solo al presidente municipal o a cualquiera de sus miembros cuando se hallaren incursos en alguna de las inhabilidades enumeradas en el artículo 72". Salvo que se considerara la situación judicial como un caso de inhabilidad moral, que sería discutible ya que el legislador parece hablar de inhabilidad física o psicológica, todo parece indicar que la situación no encuadra en un motivo de remoción por parte del Concejo, para lo que además se requieren de dos tercios de los votos.





Esta visión de la problemática, tal como quedó plasmada en el texto constitucional de 2008, obedece a una postura inicial del exintendente de Concordia Juan Carlos Cresto, que la fundamentó teniendo presentes casos como el propio o el de José Zuloaga, de Rosario del Tala, a quien el Concejo Deliberante destituyó en 2002 luego de haber sido procesado en una causa en la que varios años después resultó absuelto. Sucede que la anterior ley de municipios, la N° 3.001, admitía la destitución del presidente municipal. Desde la reforma, se impone entonces el principio de inocencia.
Tampoco contempla la ley de municipios el caso de suspensión en el cargo por parte del Concejo.
Otra alternativa para que Varisco debiera dejar su cargo es la revocatoria de mandato, un proceso bastante engorroso consagrado en la Constitución de 2008, que puede darse "por incumplimiento de la plataforma electoral o de los deberes propios de su cargo". La revocatoria debe ser pedida por un mínimo del 25% del padrón, y lo que debe obtener el funcionario en cuestión para poder quedarse en el cargo es una porción de los votos que obtuvo en la elección que lo consagró: el 80% en el caso de funcionarios provinciales y el 60% en el caso de funcionarios municipales.

RECORDA EL VIDEO DEL PROCEDIMIENTO QUE SE LLEVA ADELANTE EN CALLE PELLEGRINI DE PARANÁ >>>>>>

Embed



Los concejales justicialistas de Paraná analizaban ayer pronunciarse solicitándole al intendente que tome una licencia, cosa que según allegados a Varisco, ni se cruza por la cabeza del actual presidente municipal. Uno de los ediles opositores, Enrique Ríos, sostuvo ayer que en caso de ser detenido Varisco, se estaría en condiciones de plantear su remoción. No deja de ser una hipótesis lejana, aunque difícil de corroborar dado el secreto de sumario que existe en la causa. Sí se ha mencionado, solo como especulación, la posibilidad de la detención de otros imputados que son miembros del gobierno municipal o del Concejo Deliberante.

La política o la Justicia
Para Cambiemos la situación de Varisco representa una creciente incomodidad, más aún con la campaña electoral ya lanzada. Ayer los rumores daban cuenta de la incordia que el actual panorama había generado en el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, y en ámbitos macristas. El dato no es menor si se considera la posibilidad de un fuerte pronunciamiento por parte del Concejo Deliberante, que es presidido por la macrista Josefina Etienot, quien mantiene hace tiempo un trato distante y tenso con Varisco. Distinta es la situación del concejal macrista Emanuel Gainza, quien sí tiene una aceitada relación con el varisquismo.
La pregunta que formulaban ayer varios hombres de Cambiemos era si se iba a esperar una definición judicial (que podría ser condenatoria o absolutoria) o si antes de eso se iba a tomar una definición política.

Comentarios