La Provincia
Viernes 20 de Abril de 2018

El furor por las figuritas se renueva ante cada Mundial desde México 70

La era de Internet no puede contra un clásico de papel: en kioscos de Paraná, afirman que tanto chicos como grandes tratan de llenar el álbum

El que sonríe es Neymar Jr. en la figurita número 359 del álbum oficial del Mundial. La calcomanía aclara además que el delantero del París Saint-Germain de Francia, nació el 5 de febrero de 1992, mide 1,75 y pesa 68 kilogramos. En calles de Paraná dicen que son los escudos de los equipos los más difíciles de conseguir, pero que todos van por la misma, por la esperanza, por la de Lionel Messi como si fuera una estampita a la cual rezarle.
El de juntar figuritas, coleccionarlas, tratar de llenar el álbum, jugar, intercambiar las repetidas, ir por las más difíciles es un clásico que ni siquiera la era de Internet ha logrado frenar, de hecho se renueva cada cuatro años con cada competencia y aunque le incorporaron tecnología con aplicaciones móviles, páginas Web y grupos en redes sociales, ese papel colorido con pegamento, con la imagen de los jugadores de cada uno de los equipos que irán por a copa a Rusia, es un furor que crece ante el paso del tiempo.
En los kioscos de Paraná y también en los puestos de diarios y revistas dijeron a UNO que desde finales de marzo las ventas de paquetes de figuritas es cuestión de todos los días, sobre todo antes y después del horario escolar. Pero aclararon que no solo son chicos los compran, también los adultos y no tanto por la necesidad de alcanzar la colección como por la remembranza de otra época de juegos y recreos.
Fue el domingo 25 de marzo cuando UNO entregó gratis, con la edición de ese día, el álbum oficial y unas cuantas figuritas. Hoy, conseguirlo no es tan fácil porque en los puestos de ventas sostienen que es tanta la demanda que les cuesta dar con ellos o les mandan muy pocos y se agotan rápido. En general cuestan 50 pesos, pero la ley del mercado en el Litoral ha hecho que por ahí se aumente un poco su precio: en la Peatonal, cerca de calle Alem lo vendían ayer a 60 pesos y frente a la Plaza 1° de Mayo costaba 80. Los paquetes de figuritas cuestan 15 pesos cada uno.
Para completar el álbum del próximo Mundial, de manera ideal, solo bastarían 134 sobres, lo que suma unos 2.010 pesos.
Dicen que el momento de mayores ventas es ahora, pero crece mucho más al llegar al 14 de junio, cuando inicie la competencia, sobre todo por aquellos que más allá de sus edades, estén cerca de completar el álbum. Después, durante el año y los próximos cuatro hay otras colecciones que se ponen a la venta, pero ninguna atrae tanto como la mundialista.
El álbum oficial para los mundiales comenzó a imprimirse para México 70 y se dice que recién para España 82 las figuritas empezaron a ser autoadhesivas aunque un poco antes ya venían con un pegamento en las puntas.
El álbum se vende en más de 100 países y representa un negocio de casi 700 millones de dólares. De promedio, durante las últimas temporadas, Panini ha producido un billón de sobres por año.
De manera oficial sostienen que Brasil es su principal mercado y durante el último Mundial, la fábrica en el país vecino imprimió durante 24 horas unos 8 millones de sobres diarios.
Esta nueva colección incluye a los 32 equipos participantes del Mundial de Rusia y cuenta con 80 páginas a color, con 669 calcomanías, 50 de las cuales son especiales. Aunque la empresa lo niegue, se sabe que hay algunas que son difíciles de conseguir y la disputa está entre la de Cristiano Ronaldo y Lionel Messi. En Internet, venden la primera a 50 pesos y la segunda a 100; de hecho ofrecen la aburrida posibilidad de adquirir el álbum con todas las figuritas completas sin pegar por 4.199 pesos: se pierde bastante la emoción de abrir el paquete y que aparezcan aquellas que tanto se buscan.
Después ya hay figuritas que se ofrecen de manera ilegal o en reventas a 20 pesos, 30 los escudos, 15 las selecciones y los estadios, y más de 50 las que se pegan en la primera página. Panini asegura que en realidad imprime la misma cantidad de imágenes por jugador sin distinción, aunque en la calle se palpite diferente.
La pequeña planta de Panini en San Pablo imprime en 21 máquinas instaladas, la de Modena en Italia imprimió 11 millones por día para el Mundial de Brasil. Panini se fundó en 1961 con el lanzamiento de la primera colección sobre el campeonato italiano de fútbol.
Dicen, y ya es un mito, que la primera imagen impresa, la primera figurita, fue la de Bruno Bolchi, defensor y capitán del Inter de Milán.
En los kioscos paranaenses, sobre todo los que se encuentran en las cercanías de las escuelas, se lucen los paquetes de figuritas en las vidrieras y también el álbum. También se venden otros, pero el llamador es siempre el mismo.
Habrá que buscar en cajas viejas, en cajones oscuros, en cartucheras de la escuela, en la valija del trabajo de los 90; de todos modos, por más que uno no ande atrás de esas nostalgias, en algún lugar cada tanto aparece una figurita. La vida es también lo que pasa entre álbum y álbum.

Comentarios