Bordet
Miércoles 16 de Enero de 2019

El eventual retorno de Varisco movilizó las usinas políticas de Paraná

La posible división del voto peronista y la situación personal de Varisco son los mayores condicionantes de la oferta electoral en la capital provincial

La primer quincena de enero pasó sin grandes novedades en el armado electoral. Como se esperaba hubo movimientos soterrados, pero menos incluso de lo que la proximidad de las votaciones hubiera llevado a pensar. En los ámbitos políticos de Paraná se habló bastante durante las últimas horas de la situación del gobierno municipal, y eso fue a la vez un disparador de otros temas.
Por lo pronto se sabe que el lunes 21 termina el receso administrativo y vuelve a la normalidad la actividad del municipio. Se espera que asuma la conducción del municipio la secretaria de la Función Pública y Modernización, Ana Sione, quien podrá estar al frente del gobierno de la ciudad por cinco días como máximo. Luego, si el intendente Sergio Varisco no estuviera en condiciones de reasumir en el cargo, podría hacerse cargo la viceintendenta Josefina Etienot.

Sin embargo, se conoció este miércoles que se espera que la semana que viene el presidente municipal sea dado de alta. Se estima que tras abandonar la internación, debería quedarse dos o tres días más en Buenos Aires para recibir tratamiento ambulatorio. Aún así, sobre el fin de enero estaría en Paraná, requisito indispensable para reasumir la intendencia. Se estima también que durante algunos días permanecerá en la conocida vieja quinta que fue de su padre, don Humberto Varisco, para retomar gradualmente la actividad que implica la conducción del municipio.

Ya en el terreno de la especulación, queda la hipótesis de si Etienot estaría decidida a asumir la intendencia por cinco o diez días, con un gabinete que posiblemente renunciaría de inmediato. A la vez, a Etienot le disgusta la idea de que su camarada Emanuel Gainza se ubique en su poltrona en el Concejo Deliberante, ya que se trata del actual vicepresidente primero del cuerpo.

Habrá que ver que sucede. Hasta ayer las noticias sobre el estado de salud del presidente municipal daban cuenta de su paulatina recuperación. Si bien Varisco tuvo un episodio de fiebre, fue controlada, según trascendió. El comentario entre los funcionarios municipales era ayer que incluso en ese momento, le preguntaba a su hermano Humberto si ya habían comenzado su trabajo las empresas que llevarán adelante la remodelación de la peatonal San Martín. Otro dato que alentaba a los varisquistas es que su jefe tiene mayor acceso al uso del teléfono, incluso ayer mantuvo dos largas conversaciones con su madre, Magda Mastaglia.

La reserva que existió en torno al tema fue importante, a tal punto que algunos sectores de Cambiemos esperan mayores certezas para formular los anuncios. Este es puntualmente el caso del espacio del concejal Gainza, quien ya anticipó su intención de ir a la interna de Cambiemos, por la candidatura a intendente de Paraná; pero han demorado el lanzamiento en razón del estado de salud de quien sería el principal protagonista de esa elección, ya que Varisco -se sabe- tiene decidido buscar su reelección.

Por lo pronto Gainza ya definió que su compañero de fórmula será Mario Moine, el hijo del exgobernador entrerriano entre 1991 y 1995.

En la vereda de enfrente no abundan las novedades. El bordetismo da por hecho la candidatura a la intendencia capitalina del actual vicegobernador Adán Bahl, aunque no deja de llamar la atención la quietud del líder de la agrupación Convicción Peronista. La situación da a pie a numerosas especulaciones, algunas atadas a lo que ocurra con el kirchnerismo entrerriano y la posibilidad -más concreta cada día que pasa- de que vaya a la elección de este año por fuera del PJ oficial, con el partido Unidad Ciudadana.

No parece posible escuchar de boca de Bahl el planteo que hizo el presidente municipal de Gualeguaychú, Esteban Martín Piaggio, sobre la posibilidad de pegar su boleta de candidato a intendente en las PASO con la de los dos aspirantes justicialista a la Gobernación: Gustavo Bordet y Julio Solanas. Pero la división del voto peronista motiva más de un cálculo electoral.

Incluso referentes de sectores del balcanizado peronismo paranaense que no tienen dudas al respecto, y aseguran que ya acordaron su porción en el futuro gobierno municipal

Esta claro que la situación personal de Varisco y la división de la oferta electoral del peronismo son dos datos claves para definir el mapa electoral de Paraná. A la vez, debe considerarse que en la situación de la capital provincial siempre tiene una incidencia mayor la disputa por la Gobernación.

En Unidad Ciudadana se mencionan diferentes posibilidades para la principal candidatura de la capital provincial, desde la exintendenta Blanca Osuna (de cercana relación con Cristina Fernández), del actual concejal Sebastián Bertolli o del diputado Gustavo Guzmán. Pero a lo que apuntan especialmente los que apuestan a la unidad electoral del peronismo entrerriano es que más allá de las referencias locales, el voto que se pone en juego es el del apoyo a la expresidenta Cristina Fernández, por lo que su magnitud no debe asociarse solamente a los dirigentes locales.

Comentarios