Fenómeno sin precedentes

El daño por granizo produjo incertidumbre en productores

Emanuel Lissa, productor citrícola, manifestó su incertidumbre por las pérdidas totales ocasionadas por la caída de granizo en la zona de Chajarí.

Jueves 14 de Julio de 2022

La tormenta y caída de granizo del pasado lunes en la zona de producción citrícola en la provincia de Entre Ríos fue un puñal clavado en el corazón de los productores que vieron perder su producción. Con pérdidas de hasta el 100 por ciento en plantaciones que estaban a punto de ser cosechadas generó impotencia en los trabajadores.

Emanuel Lissa es un productor y empacador de la localidad de Villa del Rosario en las afueras de Chajarí y vio cómo el granizo impactó de lleno en sus perspectivas de acá al resto de la campaña. Su equipo de trabajo ya estaba listo para ingresar en su macizo citrícola de Colonia Santa Juana, donde el impacto del fenómeno meteorológico los dejó con pérdidas casi totales.

“Uno trata de ser lo más razonable posible y cuando agarra una planta de citrus para plantarla sabemos que puede pasar. Ahora a los lamentos hay que dejarlos de lado, sabemos que producimos a cielo abierto y está dentro de las posibilidades. No deja de doler, genera impotencia que una fruta que estaba toda para cosechar en estos días y se iba a extender hasta noviembre lamentablemente quedó en la nada”, contó el productor a UNO.

Daño de citrus granizo.jpg
Incertidumbre en los productores.

Incertidumbre en los productores.

El emprendedor tiene aproximadamente 25 hectáreas de quinta en la zona de Villa del Rosario donde se vio perjudicado. “Podría decir que teníamos un 95 por ciento de producción ya que el resto no estaba en producción”, dijo. Consultado qué porcentaje se podría salvar de los daños, respondió: “Quizás un 5 o 10 por ciento se pueda recuperar de algunas variedades. En ese momento había seis variedades de naranja para cosechar y tal vez las de cáscaras más duras se puedan recuperar. Las dos variedades de mandarinas que hay no se pueden recuperar”.

Además Lissa expresó que cuenta con un plantel de 15 obreros y ahora buscará ver de qué manera impacta con el menor daño posible sobre los ingresos de los trabajadores. “Nosotros tenemos quintas en dos lugares, uno en Villa del Rosario y otra en Colonia Santa Eloísa –unas 30 hectáreas–, donde tenemos nuestro empaque y por suerte no afectó tanto. Solo hubo dos pasadas de granizo pero menores. Con la zona que se salvó tendremos que palear lo que se perdió en el otro lugar”, contó.

Granizo Viale 3.jpg

Su equipo de trabajo había dejado el pasado sábado toda la carga de herramientas sobre las unidades de movilidad y estaban listos para comenzar con la cosecha el lunes. “El sábado a la tarde cargamos todas las herramientas y el lunes amanecimos con esa situación. Teníamos previsto cosechar este mes, el mes que viene, salteábamos septiembre y cosechamos octubre y noviembre para finalizar la campaña”, detalló.

El productor precisó que las piedras de granizo que cayeron por espacio de 15 minutos en la zona afectada tenía una dimensión similar a una naranja. “Esa manga de granizo afectó a unos ocho productores de manera severa y al resto les hizo daño, pero de manera más leve. Había piedras del tamaño de una naranja, dos horas después del granizo anduve por la quinta y las piedras sobresalían la palma de la mano. Un vecino me comentó que una piedra pesó 170 gramos, a ese hombre le perforó las chapas traslúcidas que se usan en los galpones para aprovechar la luz del día, le cayó arriba de su vehículo y le arruinó el parabrisas”, manifestó y agregó: “Uno va escuchando el testimonio de los demás productores y se te va yendo tu dolencia y te ponés en el lugar de la otra persona. Esta gente produce para vender en chacras, tienen menos hectáreas, el año pasado no terminaron vendiendo en buenos valores por lo que no pudieron aplicar los fertilizantes que hay que aplicarle a las quintas, no se pudieron estoquear de productos para la cura de primavera y eso genera un daño muy grande”.

Daño citrus granizo.jpg

El trabajador recordó que una manga de granizada con daños tan elevados no se había dado nunca antes. “En 2012 tuvimos una helada que hizo mucho daño, afectó a la región completa. Esa fue una de las cosas que bajó en su momento la cantidad de citricultura. Después se fueron reponiendo lotes y se llegó de nuevo a una cantidad similar. Anterior a eso, hablando con mi viejo que tiene 60 años y vecinos de unos 80 años, algo así nunca se vio. En 1996 hubo una pedrada grande, pero no se compara con lo que pasó el lunes”, dijo.

Tras la evaluación que realizó tanto Lissa como el resto de los productores en sus quintas, el grupo de trabajadores se mantiene expectante de alguna ayuda por parte del Estado. “Estuvimos charlando con dirigentes de las Asociaciones de Citricultores. En mi caso por ser colega de uno de ellos, fui a la chacra, miramos los daños y me comentó que estaban hablando con el Ministerio de Producción con la idea de hacer una planilla de relevamiento para que venga una persona de provincia a constatar los daños”, contó.

LEER MÁS: Lluvia y granizo: pérdidas de hasta el 100% de productores citrícolas

Al mismo tiempo agregó: “No es que uno está esperando si es que nos van a reconocer algo. Lamentablemente, los productores a los políticos los vemos como a un burro y de un burro no se puede esperar más que una patada. Capaz que nos dan algo y nos matan con algún impuesto porque no es la primera vez que pasa”.

Por último y consultado si este fenómeno impactará de lleno en las aspiraciones de productores de continuar con estas prácticas, respondió: “Esperemos que no, desde mi perspectiva uno trata de que no nos afecte pero sin dudas que será un año perdido desde lo económico, pero las ganas de uno sigue apostando a esto. Lo que puedo asegurar es que si la gente deja la actividad, lo deja más por una cuestión de rentabilidad que por una cuestión climática. Desde mayo o abril de 2021 hasta este momento, estamos caminando por números que están por debajo del costo de producción. Si bien la granizada fue generalizada, fueron pocas chacras de producción donde afectó de manera tan contundente. Para estos productores que nos afectó de manera directa, no en mi caso, no sé cuál será la proyección hacia futuro de esa gente. Desde mi punto de vista te hace replantear muchas cosas más por lo económico que por lo climático”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario