Secciones
La Provincia

El cura Ilarraz sigue acumulando denuncias por abusos sexuales

Ya son seis las presentaciones que se tramitan en el Juzgado de Grippo contra el sacerdote Justo José Ilarraz. La semana próxima declararán unos 10 curas. Puiggari, Karlic y el encubrimiento.

Viernes 02 de Noviembre de 2012

Otro hombre contó ante la Fiscalía que el cura Justo José Ilarraz intentó mantener relaciones sexuales con él cuando era estudiante del Seminario Menor.
 

Con esta presentación ya son seis las denuncias por abuso contra el sacerdote, que hoy se encuentra viviendo en la casa de su hermana, en San Miguel de Tucumán.
 

El denunciante, un exseminarista, aseguró que Ilarraz intentó manosearlo en más de una oportunidad. Negarse, según el hombre, le trajo aparejado quedar al margen de las actividades que desarrollaba el cura con sus “amigos”. Al igual que los otros denunciantes, este joven tenía entre 13 y 14 años cuando comenzó a vivir un calvario en el interior del establecimiento católico. Fuentes judiciales confirmaron a UNO que el denunciante sostuvo que Ilarraz se mostraba sin ropa y besaba a los chicos en su habitación. “Eso me pareció muy raro”, explicó el hombre, quien entiende que se alejó a tiempo. Todos los hombres que hoy denuncian a Ilarraz coinciden en la descripción de la habitación del cura y en su forma de manejarse con los estudiantes.
 

Según el testimonio de la víctima, que ya está incorporado al expediente, Ilarraz los hacía bañar, les enseñaba a masturbarse y les decía que no tuvieran vergüenza de mostrarse desnudos entre los denominados “amigos”.
 

Tiempo de curas
Tal como anunció UNO el miércoles 26 de setiembre, más de una decena de sacerdotes tendrán que declarar ante el juez Alejandro Grippo. La semana próxima tendrán que ir a Tribunales los curas que intervinieron en la investigación diocesana que se inició en 1995.

Ellos son el párroco de la Catedral, Silvio Fariña Vaccarezza, y el actual vicario general de la diócesis de Concordia, Alfonso Frank. También deberán brindar sus testimonios Luis Alberto Jacob, exrector del Seminario, y todos los sacerdotes que conforman el denominado decanato III. Este decanato está integrado por José Dumoulin, vicario de Nuestra Señora de Luján; José Carlos Wendler, párroco de Luján; Alfredo Nicola, párroco de Oro Verde; Mario Olivera, de Villa Urquiza; Agustín Hertel, de San Francisco de Borja; José María Gauthier, responsable de la Casa Padre Lamy; y el ahora vicario de Nuestra Señora de la Piedad, Leandro Bonnin. El párroco de San Benito Abad, Leonardo Tovar, que también integra el decanato ya declaró y complicó –según fuentes judiciales– a Ilarraz.

Puiggari, más señalado
La semana próxima se estarán sumando a la causa los testimonios de dos seminaristas que podría complicar aún más la situación del arzobispo de Paraná, Juan Alberto Puiggari, y del cardenal Estanislao Karlic, quienes sabían de los abusos desde un principio y jamás investigaron o denunciaron ante la Justicia. En principio, Karlic y Puiggari supuestamente conocían de los abusos desde 1993, cuando una víctima les confesó lo que estaba padeciendo. Esto está respaldado por la documentación entregada por la Iglesia a la Justicia. No obstante, dos exseminaristas aportarían datos que complicarían aún más el encubrimiento de las autoridades eclesiásticas, ya que según estos seminaristas Puiggari conocía de los abusos desde 1990. Este dato complicaría más la situación de Puiggari y Karlic, ya que en la Justicia algunos entienden que “de haber denunciado antes hubiesen evitado que otros chicos fueran abusados sexualmente”.

La Iglesia y sus pagos
Los datos que circulan en Internet sobre las indemnizaciones que ha pagado la Iglesia son millonarias.
 

La arquidiócesis de Los Ángeles pagó 600 millones de dólares para resolver los casos de abuso sexual de su clero, la cifra más elevada hasta ahora en el escándalo que azotó a la Iglesia católica estadounidense. La Arquidiócesis pagó a unos 500 demandantes un promedio de 1,2 millones a 1,3 millones por persona. El acuerdo incluye la revelación de expedientes confidenciales de clérigos luego de una revisión de un juez asignado para supervisar el litigio. Fue el mayor acuerdo extrajudicial en este tipo de casos de una Arquidiócesis católica desde que estalló el escándalo en Boston en 2002. En 2004 la Arquidiócesis de Orange, en California, pagó 100 millones de dólares para solucionar 90 demandas. Un año antes, la de Boston pagó 84 millones de dólares por 552 casos, lo mismo que la Diócesis de Covington, en Kentucky, en 2006 por 360 demandas. Además, las de Tucson, en Arizona; Spokane, en Washington; Portland, en Oregón; Davenport, en Iowa, y San Diego, en California, se declararon en bancarrota. La Diócesis de Portland acordó pagar unos 52 millones de dólares a 175 víctimas, y destinó 20 millones para el pago de futuras demandas. La Diócesis de Spokane, en Washington, salió de la bancarrota y llegó a un acuerdo por 48 millones de dólares para zanjar 150 demandas. La Arquidiócesis de Los Ángeles y varias órdenes religiosas han pagado más de 114 millones de dólares para solucionar 86 demandas.

Datos
El cura Justo José Ilarraz es un hombre amante del deporte, en especial del fútbol. El hombre que hoy está denunciado por el delito de Promoción a la Corrupción de Menores Agravada, cuya pena prevista es de 10 a 15 años de prisión, es un reconocido hincha de Patronato de la Juventud Católica. En otras épocas sus contactos con la dirigencia le posibilitaron ingresar al vestuario y llegar a estar junto a jugadores. Así como Patronato es el club de sus amores, en lo político, Ilarraz es un hombre cercano a la Unión Cívica Radical (UCR), tanto que se afilió al centenario partido.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario