Tendencia

El Covid no está entre las preocupaciones del paranaense

A nivel mundial, el Covid y la pandemia pasó al tercer lugar entre los temas que más causan inquietud. ¿Qué intranquiliza hoy al vecino medio de Paraná?

Martes 07 de Diciembre de 2021

Hace un año atrás, el Covid era una fuerte preocupación entre los argentinos, ya sea por el nivel de contagios, porque recién se estaban dando los primeros pasos en la campaña de vacunación y el tema aún generaba mucha incertidumbre, por la imposibilidad de desarrollar determinadas actividades debido a las restricciones ante la pandemia, por los efectos de las crisis económica que trajeron estas medidas, o por otros motivos.

Lo cierto es que en la actualidad el foco de las inquietudes de los paranaenses está puesto en otras cuestiones, en consonancia con lo que ocurre en el mundo: de acuerdo a al último estudio de What Worries the World de Ipsos, realizado en octubre en 28 países, existe un descenso en el nivel de preocupación sobre el Covid-19 de la población, que en parte se debe la sensación generalizada de que la pandemia está cerca de ser algo del pasado, generada a partir del levantamiento de la mayoría de las restricciones por la crisis sanitaria.

El Covid ya no es tema de preocupación entre la gente..jpg
El Covid ya no es tema de preocupación entre el grueso de la gente de Paraná.

El Covid ya no es tema de preocupación entre el grueso de la gente de Paraná.

El informe da cuenta de que “a nivel internacional, el coronavirus ha dejado de ser la principal preocupación para la población de los países encuestados, tras 18 meses posicionándose en primer lugar”, y revela que ocupan este puesto la pobreza y desigualdad social, con un 33%; le siguen la problemática del desempleo, con un 30%; y recién el tercer lugar del ranking lo ocupa la pandemia, con un 29%.

A nivel local, el licenciado en Psicología Sebastián Sigal, especialista en diferentes tratamientos, consultor y capacitador en Paraná, hizo alusión a qué es lo que más preocupa a la gente, en base a la experiencia en el consultorio, y señaló a UNO: “A diferencia de lo que ocurre ahora, el año pasado la sensación de estar en medio de una pandemia, con todo lo que eso implica, era mayor. Si bien seguimos estando en una pandemia, incluso con la aparición de nuevas cepas, hay como cierta percepción de que el Ómicrom es lejano y no se vive como algo por lo que hay que preocuparse, más allá de que sabemos que el Covid está”.

Según mencionó, en la actualidad se observa que la gente, en general, está más pendiente de cuestiones que son básicas frente a la llegada del final de este año: “Se están viendo hasta ahora preocupaciones clásicas de un fin de año común: lo que más se ve que altera a las personas es hacer un balance, sobre los que están y los que no están, sobre lo hicieron bien o mal, con esa fantasía de que el 1° de enero empezamos todo de nuevo y lo que se hizo mal se borra; de que en diciembre podemos culminar temas pendientes y el próximo mes arrancamos con todo, que todo se renueva. Y sabemos que no es así, que el 1° de enero es un día más y rara vez se borra algo y se vuelve a comenzar”, remarcó.

También mencionó: “Lo que se advierte en estos días son las ansias típicas que se generan en diciembre, con muchas expectativas puestas en el 2022. Las personas se alteran mucho por ansiedad, por cuestiones anímicas. Es un mes que marca en el imaginario un fin de ciclo y comienzo de uno nuevo, pero esto que se está desarrollando es de manera muy similar a como se daba antes de la pandemia. Más allá de que los casos que han quedado con un tipo de secuela psicológica de la pandemia, que los hay, en general la media es como que no tiene mucho registro de que seguimos en pandemia. Lo sabe por una cuestión intelectual, pero en lo emocional hay como un afloje en esto”.

Sobre este punto, aclaró que existe un grupo de personas que mantiene los temores hacia el Covid, algunos porque se contagiaron y lo sufrieron, o porque han quedado con alguna secuela física o cognitiva que le atribuyen al virus y demás. “Como es una enfermedad en la que todavía hay cuestiones que no están del todo claras, muchas veces ante síntomas extraños y algunos cuadros físicos y hasta cognitivos, piensan que es a causa del Covid, Hay que ver el diagnóstico, pero como el Covid los marcó, muchas veces les queda un temor exagerado. En cambio, el resto de la gente entra en este estado de que estamos llegando al final de un año más, y no lo viven tanto con esa preocupación; aunque haya una nueva cepa, que parece ser algo lejano, y la gente deja de cuidarse y no está pendiente de esto”, señaló.

Con respecto a si los paranenses incluyen entre sus inquietudes hoy el aspecto económico, comentó que este no suele ser el mes en que la gente esté preocupada por esta cuestión, a no ser que se trate de una caso extremo en que no pueda suplir sus necesidades más básicas, y aclaró: “Lo económico no es habitualmente el tema que se destaca ahora, sino que lo que más aparece en las consultas son cuestiones vinculadas a lo emocional que despiertan las Fiestas: dónde pasarlas, con quién. Si bien esto puede parecer un superficial, hay familias en que estas son cuestiones ansiógenas y que en ocasiones hasta causan un desgaste familiar, con guerras y rencillas que parecen bastantes absurdas, pero que sin embargo para alguna gente tiene un contenido muy importante esto de con quien se pasa la Navidad y el Año Nuevo”.

“Esto de las Fiestas, que en teoría es lo que une a las familias, en la práctica en realidad une y separa. Hay quienes se adaptan a lo que la familia propone y lo que demanda; y están los que viven con tensión con esto y terminan en discusiones o simplemente con un malestar y un alejamiento de sus parientes. Y están además los que quieren pasarlas solos, con la tele y nada más”, agregó.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario