Secciones
Concepción del Uruguay

El cementerio de Concepción del Uruguay es Patrimonio Histórico, Artístico y Simbólico

Son ocho hectáreas con huellas importantes de la historia de Entre Ríos y de la Argentina. También se incluye el cementerio israelita de Concepción del Uruguay.

Martes 04 de Mayo de 2021

Cualquier recorrido por las calles de Concepción del Uruguay remite a momentos o personajes de la historia grande de Entre Ríos o de la Argentina.

Su cementerio no es la excepción. Si bien a lo largo de los años se ha reconocido su importancia a través de acciones aisladas que lo han fortalecido como parte del acervo cultural de La Histórica, en los últimos tiempos se ha sistematizado un proceso de revalorización integral que lo está trayendo a los primeros planos como parte activa de un circuito que ofrece atractivos históricos y artísticos de enorme valor.

En este marco de fortalecimiento del cementerio como espacio activo de la ciudad, también se están llevando adelante tareas de refacciones, ampliaciones y optimización, tanto de la infraestructura edilicia, como de la administración y de los procesos operativos que desarrolla el cementerio en su función

La arquitecta Ana Almeida es la directora del lugar bajo la órbita del municipio uruguayense, y es una de las responsables de esta serie de cambios que se están llevando adelante.

A su labor como funcionaria, le suma su formación como profesional, su experiencia por haber estudiado y trabajado en este tipo de espacios, y su pasión por desarrollar el potencial del lugar y dar conocer todo lo interesante que un cementerio de estas características tiene para ofrecer a la comunidad.

En la sesión que el Concejo Deliberante llevó a cabo la semana pasada, se aprobó por unanimidad la declaración de “Patrimonio Histórico, Artístico y Simbólico” para el cementerio municipal de Concepción del Uruguay, junto al cementerio israelita y el entorno de la Capilla La Concepción o Cementerio Viejo de la ciudad. Esta nominación suma un paso más al reconocimiento que se busca, y que tiene como objetivo final convertir al cementerio en un museo a cielo abierto.

“Sólo se valora aquello que conocemos”, señalan en los fundamentos de la declaración, por lo que se remarca que es necesario fomentar e incentivar el rescate y resguardo del invaluable acervo patrimonial que se encuentra en estos sitios, resignificando el lugar. “El cementerio tiene la identidad de un pueblo, por eso debemos recuperar las raíces de nuestro pasado, y el cementerio es una fuente inagotable de datos a través de lápidas, dedicatorias, monumentos y mausoleos que son documentos disparadores para la investigación histórica”, señalan.

Nombres con historia

Personalidades importantes de la comunidad, de la provincia y de la Nación, se encuentran allí sepultadas, algunas de las cuales ya han sido declaradas como Tumbas Históricas de Interés Provincial. Nombres como Cruz López Jordán, el Coronel Waldino de Urquiza, el General Apolinario Almada, Cipriano de Urquiza, Mariano Calvento, Calixto de Urquiza, Doña Clementina Comte de Alió y Teresa Ratto, forman parte de esta galería histórica que se completa con otros de igual renombre y jerarquía como los de Jorge Clark, Norberta Calvento, Brigadier General Miguel Gerónimo Galarza, Pablo Gunther Lorentz, Anastasio Chiloteguy, Lucilo López, Martín Ruíz Moreno, Lorenzo Sartorio, Benito Cook y Felipe Texier.

Sacar a la luz la importancia de este lugar a través de declaraciones oficiales permite una mayor visibilidad y agilización de los trámites necesarios para su mantenimiento y difusión.

“Siendo construcciones de añeja data se hace necesario una acción permanente de conservación, preservación y restauración a los fines de mantenerlos en condiciones apropiadas para dar testimonios de nuestro pasado como sociedad organizada y avanzar en la protección de esas construcciones y sectores a los fines de poder recrear la memoria de las personalidades allí inhumadas y de las familias que han tenido un rol trascendente dentro de la comunidad uruguayense”, argumentó Almada al momento de solicitar el reconocimiento a los concejales de La Histórica.

Además del ámbito que involucra específicamente al cementerio municipal, también fue solicitada la declaración para el cementerio Israelita, el entorno de la Capilla La Concepción y las inmediaciones de la Basílica, con el objeto de cubrir todas las huellas funerarias de la ciudad en su evolución histórica.

Gentiles y judíos

En sus inicios, la Villa del Arroyo La China, posteriormente llamada Concepción del Uruguay, tuvo su primer camposanto en una zona hoy ubicada en la zona suroeste de la ciudad, cercana a la entonces Capilla La Concepción. Posteriormente, hacia 1856, el cementerio se trasladó a su sitio actual, escogido entonces por ser un predio alejado y alto en las afueras de la ciudad, en la zona oeste. Hoy el cementerio está en el medio de una zona densamente poblada de Concepción del Uruguay.

A través de un trabajo de investigación del profesor Gustavo Sirota, se conoce que en el año 1918, la Municipalidad de Concepción del Uruguay concedió a la Sociedad Israelita “…una fracción de tierra de su propiedad, inmediata al primer cuerpo del Cementerio Público, sobre el frente Norte…”. Se trata de una media hectárea que fue destinada para el Cementerio Israelita, lindera al Cementerio Municipal, que ya funcionaba desde 1856.

Actualmente, el ingreso a esta parte del cementerio se realiza a través de su frente este, con un portón que señala el ingreso y que está escrito en español y en hebreo.

Cementerio israelita Concepción del Uruguay.jpeg
El cementerio de Concepción del Uruguay es Patrimonio Histórico, Artístico y Simbólico

El cementerio de Concepción del Uruguay es Patrimonio Histórico, Artístico y Simbólico

La evolución

Con el cambio propio que inducen los tiempos, los cementerios han ido transformando aquellas antiguas imágenes sombrías y silenciosas para abrir todo un espacio que ya no refleja únicamente aspectos vinculados a la muerte, sino que habla de costumbres, arquitectura, arte, religión y, sobre todo, de historias.

Adaptar este lugar a las nuevas costumbres funerarias forma parte del plan que implica cambios en la infraestructura, modernización de funcionamientos y generación de las condiciones para el trabajo dinámico de un lugar central de la ciudad.

“Se busca tener un cementerio con un funcionamiento de excelencia, adaptado al Siglo XXI y de acuerdo a las nuevas costumbres funerarias. No es que las cosas se hayan hecho mal hasta ahora, cambiaron las costumbres, y debemos estar a la altura de las circunstancias. A modo de ejemplo señalamos que hoy el cementerio no tiene cinerario, el único que hay en la ciudad está en la Basílica, pero todos aquellos que no son católicos no tienen lugar donde depositar sus cenizas”, señaló Ana Almeida a UNO al inicio de su gestión.

Organización

Hace 28 años el Concejo Deliberante ya había sancionado una ordenanza que declaró al cementerio como “Construcción de Interés Histórico Arquitectónico a todo panteón existente en el cementerio Municipal, y cuya construcción sea anterior al año 1940”.

Con este antecedente, Almeida destacó que “queda un largo trabajo por delante para reorganizar el archivo, poner en valor las tumbas que fueron declaradas históricas a través de un decreto provincial, pero también tenemos que anexar muchas tumbas de personalidades locales a esa declaratoria histórica”.

Parte de la Guía Argentina de Cementerios

Antes de ser funcionaria, Almeida ya trabajó en forma particular en conjunto con la Red Argentina de Cementerios y sumó a la necrópolis uruguayense a esa red, como así también participó de encuentros latinoamericanos y europeos dedicados a preservar estos espacios.

En noviembre del año pasado se realizó de manera virtual el lanzamiento de la Primera Guía de Cementerios de la República Argentina, que contempla 80 artículos sobre distintos cementerios de nuestro país escritos por más de sesenta referentes de estos espacios.

Frente cementerio Concepción del Uruguay.jpg

En la publicación, que consta de 199 páginas, hay dos artículos referidos a los cementerios de Concepción del Uruguay, el Municipal y el de la Sociedad Israelita, escritos por la arquitecta y actual directora del Cementerio Municipal Ana Almeida, y el profesor e historiador Gustavo Sirota.

La compilación fue realizada por la autora María Laje, especialista en patrimonio funerario, cuya publicación tiene -por el momento- formato virtual exclusivamente. “El producto final de este arduo trabajo de equipo, está dedicado por todos nosotros al potencial lector, esperando despertar o incentivar su interés por conocer, difundir y preservar el patrimonio funerario nacional y mundial, tal como intentamos hacerlo cada uno de nosotros desde nuestro humilde lugar”, señaló Laje.

Se busca sepulturero

Como parte de los cambios que se instruyen en el cementerio, este lunes se llevó a cabo una de las últimas instancias del concurso a través del cual el municipio uruguayense busca cubrir entre dos y cuatro puestos de sepulturero.

Indudablemente es un puesto de trabajo poco común y con conocimiento de técnicas en labores reservadas para muy poca gente.

Uno de los puntos más difíciles de cumplir en las especificaciones del personal buscado, es contar con el conocimiento de técnicas específicas en exhumaciones, conservación; sepulturas en tierra, en nichos y en panteones; tratamiento de féretros, cadáveres, reducciones, traslados, entre otras. Ayer se presentaron 14 personas para rendir el examen teórico buscando cubrir estos cargos.

El futuro

En el corto plazo Ana Almeida propone la reformulación del cementerio desde las nuevas costumbres. “Antiguamente veíamos importantes ceremonias con las pompas fúnebres y hoy ya no se usa esa costumbre, por citar un ejemplo” sostuvo la profesional.

Se espera a su vez, generar un proyecto integral de conservación para mejorar su aspecto y calidad de servicios, tales como la reparación de los desagües pluviales, construir cinerarios y lugares más pequeños para las reducciones como también osarios individuales y esencialmente, mejorar cuestiones en materia de higiene y seguridad laboral para encarar desde otra perspectiva los variados trabajos funerarios.

Curiosidades de la vegetación

Uno de los aspectos poco conocidos del campo santo uruguayense está vinculado a la frondosa arboleda con que cuenta el lugar. Inicialmente, hay que decir que se trata de un total de ocho hectáreas diseñadas y regidas por una cartografía funeraria de raíz francesa de mediados del siglo XIX. La discriminación especializada sobre el tema habla separadamente de un desarrollo del núcleo monumental, por un lado, y de la parte de bosques de cipreses, tipas blancas y acacias, por el otro.

Vegetación Cementerio de Concepción del Uruguay.jpg

La presencia de estos árboles responde a los conceptos higienistas vigentes en nuestro país en el siglo XIX, cuyo fin, más allá del paisajístico que hoy se puede observar, servían de cortinas para impedir la expansión de los olores (miasmas) propios del lugar. Así mismo la elección de las especies no es aleatoria, ya que se eligen por su calidad ambiental y su carga simbólica, esta tupida arboleda representa el patrimonio natural del cementerio.

En 1874, Dolores Costa de Urquiza, esposa del General, donó un centenar de casuarinas, o pino australiano. Una esquela manuscrita que se encuentra en los archivos del Museo Palacio San José, dice: “…mando una barrica conteniendo 24 plantas de casuarinas y un cajón con 4 plantas de palma para el cementerio”. Hoy esos ejemplares están en pie y sus retoños se han trasplantado a diferentes sitios, siempre dentro del predio.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario