Secciones
Clima

El calor invita a disfrutar del río y proliferan las actividades náuticas

Distintos tipos de embarcaciones conviven frente a las costas. Si bien el canotaje y el SUP son los más populares, crecen otras opciones

Martes 24 de Enero de 2017

Si bien en Paraná la actividad náutica está vigente todo el año, con las altas temperaturas y los días soleados suele incrementarse. Desde la costa se pueden ver, sobre todo los fines de semana, gran cantidad de lanchas, piraguas, kayaks, botes a remo, veleros y tablas de Stand Up Padle (SUP), entre otras opciones. Al respecto, desde la sede local de la Prefectura Naval confirmaron a UNO que "hay actividad todo el año, pero en la época de calor aumenta". Y explicaron: "Hay muchos deportes náuticos que eventualmente se practican en nuestra jurisdicción. La navegación deportiva se ha vuelto importante en estos últimos años en Paraná, está muy presente la navegación a vela y hay muchas lanchas. Se hace un curso preparatorio, no es que se les entrega el carné sin este requisito. Básicamente eso conlleva el hecho de estar navegando".
Para las disciplinas que requieren cierto grado de preparación hay clubes y entidades donde se brindan cursos. El Club Náutico es uno de los que más variada oferta tiene y al respecto Rubén Cettour, gerente de la institución, comentó: "Contamos con cursos de timonel de veleros cabinados; de optimist, que es un velero de menor tamaño para los chicos de 7 a 15 años; y a partir de los 16 años pueden iniciar el curso de laser. A quienes concurren les proveemos la embarcación; el requisito es tener ganas de aprender".
A su vez, señaló que la duración de la enseñanza de cada disciplina depende de las habilidades del alumno y aclaró: "El de cabinado dura unos cuatro meses. Se aprende para poder navegar durante todo el año, y en el caso de quienes se destacan, pueden competir".
"Otras alternativas en el club Náutico son los cursos de kayak y piragua, que integran lo que es canotaje; también hay remo; y está la escuela de wakeboard", expresó el dirigente y aclaró que si bien está la subcomisión de kitesurf –un deporte de deslizamiento que se combina el surf con el parapente–, todavía no está implementada la escuela. "Es medio complicado por el tema de los vientos, ya que se necesita cierta cantidad y acá no se da mucho, salvo los días que está soplando el del sur. Hay chicos que se destacan y lo practican y por eso se formó una subcomisión. No es como las embarcaciones a vela, que no precisan tanto viento", dijo.
En referencia a la demanda de las actividades náuticas, sostuvo que la que más crece en este época es el optimist: "Hay de todo un poco, pero más que nada aumenta la cantidad de chicos que se inclinan por el optimist y esto tiene que ver con que es la temporada de vacaciones y los padres necesitan que sus hijos hagan algo. Con respecto a los jóvenes y adultos, salen mucho en esta época en lancha, en velero o en crucero, se advierte que aumentó la cantidad de embarcaciones", aseveró, y explicó: "El parque náutico vienen creciendo año a año y se nota. Hay gente que nunca antes tuvo una embarcación pero se terminó inclinando por alguna de estas actividades. Muchos empiezan por una lancha y si les va gustando, se van cambiando de embarcación y buscan algo más grande".

Las más populares
Si bien suele haber actividades náuticas más onerosas, ya que requieren una embarcación y equipos más sofisticados que demandan una mayor inversión, hay otras que no son tan costosas y ganan cada vez más adeptos. Al popular canotaje, presente en la región desde hace décadas, se sumó el SUP, con cada vez más seguidores. Francisco Giusti fue quien introdujo esta disciplina en la capital provincial luego de practicarla en Brasil mientras procuraba especializarse en surf, afirmó a UNO que "por día arrancan entre tres y cinco personas nuevas en esta actividad".
"Primero se hace un curso de cuatro clases con salida con un instructor. Sale 300 pesos la clase. Una vez que terminan el curso pueden seguir alquilando equipos por una salida a 50 pesos. Es un deporte que lo puede hacer todo el mundo y además estamos lanzando una campaña de limpieza, a partir de la cual entregamos bolsas de basura y quien se suma a limpiar el río se llevan una clase gratis", comentó el instructor.
También refirió que en el rubro de las actividades náuticas es lo más nuevo en Paraná: "Es el deporte acuático de mayor crecimiento en el mundo entero. Desde que empezó acá, en 2014, fácil 2.000 personas han hecho el curso y sigue creciendo día a día".
Por su parte, Pablo Taulada, instructor hace 15 años en la Escuela de Canotaje, Excursión y Natación en Aguas Abiertas, sostuvo que en esta época del año los cursos que ofrece la institución para aprender a remar en kayak y piragua están repletos. "Tenemos cursos todos los días y está lleno el cupo. En la Escuelita Municipal, que es hasta 16 años y depende de la Dirección de Deporte Municipal, hoy hay 23 chicos, cuando es habitual haya cinco o seis", señaló.

Un espacio para practicar todas las disciplinas
Salir a dar un paseo en cualquiera de las embarcaciones por el río Paraná ofrece grandes satisfacciones pero a la vez requiere tener ciertos cuidados para garantizar la seguridad de todas aquellas personas que circulan al mismo tiempo. Al respecto, Francisco Giusti, instructor de SUP, comentó: "El río está para todos, pero lo que deben tener un mayor cuidado son los que van impulsados a motor. Nosotros que andamos a remo no tenemos peligro de chocar a nadie. Entre todos tenemos que cumplir con las normas de seguridad para preservar la seguridad en el río".
En este marco, desde Prefectura Naval piden respetar las normas de navegación para evitar cualquier tipo de inconvenientes, y recordaron que en el agua las posibilidades se acortan una vez que ocurre un accidente, sobre todo si quienes van a bordo de una embarcación no llevan puesto el chaleco salvavidas. "A veces la gente se resiste a usar el chaleco. Nosotros controlamos que lo lleven puesto cuando salen de la Ecenaa, pero hay quienes después se lo sacan. En el curso que brindamos hacemos hincapié en las medidas de seguridad para que las aprendan y tomen conciencia al respecto", señaló Pablo Taulada, instructor en Ecenaa. También indicó que hay disciplinas que no consideran el espacio que les corresponde: "Hay un circuito de navegación propia que establece, por ejemplo, que quienes vamos en embarcaciones sin motor tenemos que ir por la costa, los yates y lanchas por espacios de mayor profundidad; y ellos deben siempre avisar que van a pasar con un bocinazo o emitiendo alguna señal. A veces no lo cumplen".

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario