Secciones
Combustibles

El atraso de precios en los surtidores impone cupos de ventas en las estaciones

El desfase, sería del 35%. Las petroleras entregan menos combustibles, y expendedores tienen los mismos ingresos, y costos operativos más alto

Miércoles 18 de Septiembre de 2019

El litro de nafta en el país tiene hoy un costo equivalente a 80 centavos de dólar, cuando por el valor del crudo en el mundo debería expenderse a 1,20 dólares. Esa diferencia producida tras las abrupta devaluación luego de las elecciones PASO, sumado al aumento del barril del petróleo en el mundo esta semana, aceleró las negociaciones entre el Gobierno y las petroleras, que buscan compensar las diferencias.

Hasta el 12 de noviembre rige el congelamiento dispuesto por la Nación, para evitar que escale aún más la inflación. Pero los ataques en refinerías de Arabia Saudita agravó la situación interna, y ayer el ministro de Transporte Guillermo Dietrich adelantó que evaluarán cómo sigue el valor del crudo internacional, para tomar medidas.

“El congelamiento de precios puso en escena dos cosas. La buena, que al estar planchado el precio en el surtidor, no fue generador de nuevos aumentos. Pero como salió la resolución del Gobierno fue por decreto y sin consultas a las partes involucradas, dejó muchos problemas; uno de ellos fue cómo el Estado reconocerá a las petroleras esta diferencia entre poder enviar un producto al mundo a 60 dólares, y tener que venderlo en el mercado interno a 41, 42 a 44 pesos el dólar”, dijo el titular de la Cámara de Estaciones de Combustibles y Anexos de Entre Ríos (Cecaer) Mario Amado. En el caso particular del sector, sostuvo que por un lado, al no aumentar las naftas “no caen más las ventas, pero con el problema que, en el mejor de los casos, vamos a tener los ingresos congelados y los costos operativos que ya se fueron un 15% para arriba en la misma devaluación después de las PASO”, sostuvo, al marcar la necesidad de incluir en el debate sobre los precios y costos, al sector minorista.

“Pasamos de un valor acorde a las variables del dólar, el crudo y la inflación, que justamente se podía ir indexando mensualmente, a un precio político porque había que había que pararlo, ya que sino las naftas iban a subir un 12% o 15% de un solo saque y eso sería monstruoso para el efecto inflacionario”, opinó Amado.

Los surtidores de las estaciones de servicio no mostraron variaciones desde hace más de un mes. En este lapso, se presentaron diferentes inconvenientes, como la falta de entrega o reducción de cupos, que afecta fundamentalmente a las denominadas estaciones “blancas”, no oficiales de las petroleras, y que en Entre Ríos son unas 80, de más de 200 existentes en todo el territorio.

“El Gobierno acordó con las petroleras que los precios mayoristas se liberen, y eso les facilitó el 40% de sus operaciones. El resto es el mercado minorista son las estaciones: paradójicamente nadie hoy quiere ganar un litro de venta, y empezaron entonces los cupos a las estaciones: hay petroleras que entregan la misma cantidad de combustible que hace un año atrás, y si vos querés más tenés que pagarlo a otro precio. O dan menos que el año pasado, por ejemplo un 85% de stock, a precio congelado, y nada más. Hoy nadie quiere ganar mercado, y es la contradicción de tener hoy un negocio abierto”, consignó.

Variables

A estas dificultades internas del país se sumó el incremento del crudo, tras los atentados, que llevó el barril de 60 a casi 70 dólares, y pone más presión. “Ese aspecto externo complica, porque no se sabe cómo se resolverá. Las petroleras están presionando como negociarán alguna diferencia de precio por barril extraído en Argentina y siguen las negociaciones día a día para no trasladar el precio, pero esta situación amplía mucho la diferencia entre el combustible congelado, y con lo que debería costar, que sería hoy un 30% más”, consideró. Así, el litro de nafta Súper ya debería estar a 65 pesos, por ejemplo.

“Están todas las variables complicadas y en este escenario volver a lo que teníamos años atrás, de un costo interno del combustible subsidiando la diferencia entre el precio internacional y lo que se cobraba acá de combustible es impensable, porque para hacer eso hay que tener dinero para poder compensar. Y el Estado nacional hoy no tiene plata para compensar a nadie. Entonces tal vez compensarán impuestos a las petroleras. Pero actualmente es tan complicado porque no podés tocar una variable, sin afectar otras”, reflexionó.

Análisis de la actualización de los precios

El salto de casi el 14% del precio internacional del petróleo renovó la tensión entre el gobierno nacional y las empresas petroleras por el impacto que la cotización internacional del crudo tendrá en la actividad local, en un contexto de precios congelados y la advertencia de que se concrete la baja de equipos y suspensiones en Vaca Muerta. El precio del crudo registró ayer un incremento en el mercado de Londres del 13,9% hasta alcanzar los 68,60 dólares por barril debido a los ataques con drones perpetrados el sábado sobre refinerías de Arabia Saudita, lo que ocasionó que el suministro global de petróleo se redujera un 5%.

Por ahora no se actualizarán el precio de los combustibles y se verá cómo evoluciona el costo del petróleo durante esta semana dijo ayer el ministro de Transporte de la Nación Guillermo Dietrich.

“Claramente lo que pasó es muy disruptivo y lo que hemos decidido es ver cómo evoluciona el precio del combustible esta semana, ya que hubo un aumento en un día de 10 dólares, a raíz de los ataques en refinerías de Arabia Saudita”, explicó.

“Los combustibles siguen en el mismo valor, pero si es necesario, se tomará alguna decisión al respecto”, agregó.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario