Secciones
Crisis Económica

El área arrocera en la provincia es la tercera más baja de los últimos 19 años

El sector sufre elevados rendimientos de indiferencia, falta de financiación, alta presión impositiva y la falta de seguros multirriesgo

Miércoles 27 de Febrero de 2019

En Entre Ríos, la superficie sembrada con arroz en la campaña 2018/19 se ubicó en 59.950 hectáreas, unas 2.700 menos (4%) en relación a la campaña anterior, según dio a conocer la Bolsa de Cereales de Entre Ríos.

La institución, a través de su sistema de información agrícola (Siber), destacó además que esta superficie es la tercera más baja de últimos 19 años y el cuarto año consecutivo con una caída en el área implantada.

Según el último informe, dentro de los factores que ocasionaron la reducción del área en los últimos años se encuentran los elevados rendimientos de indiferencia. Según se explicó, en los últimos años el rendimiento obtenido a nivel de lote se ubicó por debajo del rendimiento de indiferencia, es decir que el productor no ha logrado cosechar los kilogramos por hectárea necesarios para cubrir su inversión. La excepción se encuentra solamente cuando la siembra se realiza en campo propio –no existe el costo de arrendamiento, se apuntó–, junto con un rendimiento elevado.

Otro inconveniente del sector es la falta de financiación. La producción de arroz requiere de una demanda importante de capital y este año en particular el productor no tuvo a disposición créditos accesibles.

La elevada presión impositiva en la energía atenta contra esta economía regional emblemática entrerriana. La producción de arroz requiere un elevado consumo de electricidad o combustible, los cuales son insumos indispensables para el funcionamiento de las bombas empleadas en el riego.

Otro factor que incide en la caída del área sembrada es que no existen seguros multirriesgo. En los últimos años el clima tuvo un comportamiento bastante errático y no existen seguros accesibles que resguarden la inversión del productor.

El Siber sostuvo que la caída del área de los últimos años se ha asociado a una disminución de los productores arroceros. Estudios efectuados por la Facultad de Ciencias Agropecuarias de la Universidad Nacional de Entre Ríos (UNER) destacan que en el 80% de los casos donde el productor que abandona la actividad, no vuelve a retomarla.

Por otra parte, se da cuenta de otro estudio de la Facultad de Ciencias Económicas de la UNER y la Bolsa de Cereales de Entre Ríos que arrojó que cada 1.000 hectáreas, el arroz da empleo a 80 personas, lo cual es muy superior si se la compara con la de la soja, que es de seis.

Distribución geográfica
El Departamento con mayor superficie sembrada con arroz fue Villaguay con 16.600 hectáreas, por lo tanto abarcó el 28% del área total. Fue el único que experimentó un crecimiento interanual, que fue del 8% (1.200 hectáreas). En segundo lugar de importancia se ubicaron Federación y San Salvador con una participación del 15% y del 14% respectivamente. Estos tres departamentos abarcan 33.950 hectáreas, el 57% de la superficie sembrada en el ciclo 2018/19.

El arroz es un cultivo simbólico, ya que la provincia es la principal productora del país. Pero con el paso de los años ha ido perdiendo relevancia: según estadísticas de la Fundación Proarroz aportadas a UNO, en territorio entrerriano se llegaron a sembrar 160.000 hectáreas en 1998. A partir de allí inició un lento declive hasta mediados de la década pasada, con un repunte de 100.000 hectáreas en 2010. Pero los problemas estructurales finalmente llevaron a su retracción hasta las casi 60.000 hectáreas sembradas este año.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario