Secciones
Docentes

Docentes afirman que en cuarentena se profundizó la sobrecarga laboral

Agmer encuestó a casi 2.000 educadores en Entre Ríos. El 82% respondió que hubo un incremento de las horas destinadas a la actividad.

Domingo 17 de Mayo de 2020

La Asociación Gremial del Magisterio de Entre Ríos (Agmer), realizó una encuesta sobre las condiciones de trabajo docente en el contexto del aislamiento social, preventivo y obligatoria, como consecuencia de la emergencia sanitaria por la pandemia del coronavirus. El relevamiento, que abarcó a docentes de todos los niveles y modalidades de la educación formal, estuvo disponible on line para ser respondido a través de una página web entre el 27 y el 30 de abril. El sondeo abordó cuestiones como las condiciones pedagógicas y las estrategias de enseñanza, así como también las condiciones materiales y de convivencia, aunque de la muestra surgió que un importante número de educadores tuvo una sobrecarga de trabajo durante en el confinamiento. Esta realidad se tradujo en que el 82% de los consultados respondió que tuvo una mayor carga horaria destinadas a diversas actividades, “entre las que se incluyen tareas de planificación y desarrollo de clases, seguimiento de los estudiantes y participación en reuniones u otras instancias institucionales”.

En cambio, una proporción menor (15%) consignó que las cantidad de horas de trabajo es similar en relación con las actividades habituales, mientras un 2% indicó que la carga laboral era menor.

En la continuidad del análisis, se pudo establecer respecto a la misma situación que una mayoría (74%) tuvo una sobrecarga de trabajo de más de tres horas diarias, el 24% respondió que lo hace en una proporción menor a tres horas y un 88% de los docentes encuestada señaló que su trabajo llega a abarcar además horarios o días no laborables, como fines de semana o feriados.

En otra de las variables se consultó por el malestar a causa de la acumulación de trabajo. Allí surgió que un 64% experimentó esa sensación y casi el 46% señaló que el mismo es tanto físico como psíquico.

En cuanto a la misma variable “en los casos donde la cantidad de horas es menor o similar a lo habitual predomina la ausencia de malestar (73% y 70% respectivamente), mientras que donde existe una sobrecarga horaria crecen los porcentajes de malestar físico y psíquico, agrupando entre las diferentes opciones un 71% de los casos”.

Formación

En otro de los segmentos se buscó conocer el grado de formación docente específica para el trabajo en entornos no presenciales. Solamente un 22% afirmó haber

recibido algún tipo de formación específica, mientras que al responder respecto del tipo de formación recibida, una mayoría accedió a la capacitación a través de un curso, taller, seminario o instancia equivalente (78%). En esta línea, casi las dos quintas partes lo hizo por medio de una diplomatura, postítulo o carrera de posgrado (37%), reflejó el informe de Agmer.

De la misma manera, se indicó que un 46% de los encuestados “considera que sus conocimientos previos sobre recursos y formatos de enseñanza no presencial están acordes con las necesidades de este contexto en cuarentena”.

Por el contrario, el índice de educadores que contestó no haber recibido una información previa se ubicó en el 70%.

Comunicación e interacción

Dentro de las condiciones pedagógicas y las estrategias de enseñanza, el informe analizó los medios empleados para la comunicación en entornos no presenciales, donde prevalece el uso de los servicios de mensajería (WhatsApp) con un 87%. Le siguen en orden decreciente el correo electrónico (51%), las redes sociales –como

Facebook– (27%) y las aplicaciones de videoconferencias –como Zoom– (14%), completándose la lista con el uso de la radio por parte de un número muy escaso de docentes (1%), mayormente circunscripto a establecimientos rurales o isleños, dio cuenta el estudio.

“En la comparación de esta variable según nivel del sistema educativo, se puede apreciar que los servicios de mensajería tienden a ser casi el único medio de contacto en los niveles Inicial (99%) y Primario (97%), mientras que su uso disminuye levemente en los niveles Secundario (79%), superior (70%) y universitario (71%)”, se destacó.

Y a su vez se marcó como diferencia significativa que “en estos últimos niveles crece significativamente el uso del correo electrónico, el cual se ubica en los tres casos por encima del 75% (frente a un 8% de Inicial y un 25% de Primaria). Algo muy parecido ocurre, aunque con una tendencia de crecimiento ligeramente menor, con las redes sociales y las aplicaciones de videoconferencias”.

La encuesta además permitió observar la accesibilidad a Internet desde los hogares, la calidad de conexión y cuáles son los dispositivos que mayor presencia tienen para desarrollar actividades virtuales. El acceso a Internet asciende al 95%, mientras que el 97% indicó que posee teléfono celular.

Espacio y tiempos de trabajo

El relevamiento encarado por el principal gremio docente de Entre Ríos se planteó como principal eje vertebrador conocer el modo de sostenimiento de los

procesos de enseñanza en forma no presencial durante la cuarentena. La realización del trabajo estuvo a cargo de un equipo del Instituto de Investigaciones y Estadísticas de Agmer, siendo encarado luego de un pedido explícito de la comisión directiva central del sindicato a través de su secretario general, Marcelo Pagani.

Los departamentos de la provincia donde se registró una mayor cantidad de respuestas fueron Uruguay (17%), Concordia (16%), Paraná (13%) y Gualeguaychú (10%), siendo estos cuatro –aunque no en ese mismo orden– los de mayor población

docente. Por su parte, en el otro extremo aparecen los departamentos Nogoyá, Islas del Ibicuy, Tala, Feliciano, Victoria, Diamante, Federal y San Salvador, siendo los de menor población docente –nuevamente no en ese mismo orden– y sumando conjuntamente un 16% de los casos, informó la organización gremial.

Espacios y tiempos de trabajo

Con relación al espacio físico apropiado para desarrollar las tareas docente, un 54% respondió no contar con el mismo en su vivienda. “Esto implica que las actividades inherentes al trabajo docente pueden por ejemplo desarrollarse en un comedor, una habitación o un patio”, reflejó el sondeo.

En tanto, el 52% aseguró no disponer del tiempo acorde para desarrollar la tarea docente no presencial, especificó el estudio al que tuvo acceso UNO.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario