Secciones
La Provincia

Difunden pautas de prevención para el cuidado de los niños en verano

Desde el Ministerio de salud aseguran que en esta época del año se deben extremar los cuidados con el sol, los accidentes y las intoxicaciones.

Domingo 25 de Noviembre de 2012

Durante el verano y, más allá del esperado momento de ocio y esparcimiento, el cuidado de los más pequeños de la familia no se toma vacaciones. El pediatra entrerriano Jorge Pepe, a través del Ministerio de Salud de la Provincia, brindó recomendaciones para disfrutar a pleno esta época del año sin sobresaltos.



Respecto a los niños es importante extremar los cuidados en verano y en vacaciones debido a los posibles accidentes por estar o deambular al aire libre y al sol o a raíz de la ingesta de alimentos sin cadena de frío.

“En el caso de los chicos las consultas se relacionan básicamente con la etapa de desarrollo. Una investigación en la Facultad de Ciencias de la Salud da cuenta de que los accidentes en los chicos, al aire libre, son más frecuentes en verano que en invierno”, precisó el profesional , y agregó: “Todo lo que tiene que ver con actividades de exploración e investigación del territorio hace que los chicos estén más expuestos”.

Por eso, en lugares donde el río está cerca, se debe extremar la atención sobre qué hacen los niños y dónde están, para evitar riesgos. En ese sentido destacó que es importante cuidar que no anden descalzos y cuidar que no tengan contacto con anzuelos o elementos cortopunzantes.

También, más allá de la comodidad de andar descalzos, los profesionales de la salud recomiendan que los chicos usen calzado. “El contacto directo con el piso duro puede alterar el arco del pie y predisponer a lesiones”, evaluó el profesional que se desempeña en el hospital Justo Jose de Urquiza de Concepción del Uruguay.


Los accidentes domésticos por caídas, cortes o quemaduras también aumentan en verano. Más en el momento en que la mamá o quien los cuida se encuentra realizando una actividad que requiere atención como cocinar, por ejemplo.


Respecto a las enfermedades más habituales en temporada estival, Pepe indicó que a raíz de la contaminación de alimentos por falta de higiene y cadena de frío son habituales “los cuadros grastrointestinales con vómitos y diarrea”. En ese sentido apuntó: “Insistimos en la importancia, para la prevención de estas enfermedades, de la lactancia materna en los primeros meses de vida y hasta los dos años para garantizar un beneficio inmunológico”. Por eso es vital cuidar la higiene personal y de los alimentos a la hora de alimentar a los más pequeños.


Otro enemigo de la salud en tiempo de verano son los llamados golpes de calor. Para enfrentarlos es imprescindible “la ingesta de abundante líquido y lactancia materna en la medida de lo posible”. Lo importante es prevenir la deshidratación y, en ese sentido, la consulta precoz evita la internación y otros síntomas más graves”.


Las quemaduras por exposición solar también son un tema de preocupación. Por eso el pediatra recomienda evitar que los chicos, sobre todo los más pequeños, estén al sol entre las 11 y las 14 y usen gorrito y pantalla solar con factor de protección 60 en los bebés o filtros de 25 a 30 en los más grandes. “Es fundamental el uso de ropa fresca y la ingesta de abundante líquido”, agregó.


Otro factor de riesgo son las picaduras de insectos, arañas o alacranes y en este sentido puntualizó " es recomendable que los niños se muevan en lugares seguros y con buena luz y que ante la menor duda respecto del origen de alguna picadura se conculta lo antes posible al médico para toamr las medidas pertinentes y evitar que los cuadros compliquen el estado de salud del niño".


“Los accidentes son causales no casuales. Uno puede prevenirlos y para eso hay que estar atentos”, evaluó el profesional.
 

El verano y las vacaciones se pueden disfrutar plenamente, sin perder de vista éstas pautas de prevención para el cuidado de los más chiquitos.
 

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario