Secciones
Salud

Destacan los asombrosos beneficios de la terapia asistida con perros

En Paraná un grupo de profesionales impulsa un novedoso proyecto en el que los canes ayudan a mejorar la calidad de vida de distintas personas

Sábado 31 de Agosto de 2019

La terapia asistida con animales tiene cada vez más adeptos. Su forma más conocida actualmente es la equinoterapia. Pero gracias al reporte de sus asombrosos beneficios, se afianza además la incorporación de perros en los tratamientos complementarios destinados a quienes precisan mejorar su calidad de vida.

Embed

Esta opción se indica para distintos casos, como las personas con discapacidad o con trastornos del Espectro Autista (TEA), en la rehabilitación integral de pacientes y para cualquier sujeto o colectivo que presente necesidades especiales. Entre sus resultados más difundidos, ayuda a mejorar el estado de ánimo, estimular la atención, optimizar la comunicación, disminuir la ansiedad y el estrés, incrementar el deseo y la disposición para involucrarse en actividades grupales y de trabajo en equipo, aumentar la autoestima, desarrollar habilidades cognitivas, fortalecer los vínculos.

En este marco, en Paraná un grupo de profesionales comenzó a dar sus primeros pasos para poder implementar en un principio actividades asistidas con canes y el año que viene desarrollar la terapia. El proyecto se llama Tacanino (Terapia Asistida con Caninos) y son pioneros en la región. Julieta Fratoni, licenciada en Psicopedagogía; Andrea Romero Walter, licenciada en Terapia Ocupacional; Santiago González Larrechart, veterinario diplomado en Comportamiento Animal (etología); y Martín Máximo Ducasse, especialista en Estimulación Temprana y fabricante de equipamiento terapéutico-didáctico, conforman el equipo, al que se suman Lola, Almendra y Elena, las perras que son entrenadas en la actualidad para contribuir al mejoramiento y desarrollo pleno de los destinatarios del tratamiento.

perros4.jpg
perros5.jpg

“Se trata de una terapia complementaria. La diferencia con otras opciones es que el perro es un motivador extra, descontractura en la sesión y hace que la terapia con el niño, que en mi caso es el sujeto con el que trabajo, sea más eficaz, más rápida, y se lleve a cabo de una manera más recreativa y divertida”, explicó a UNO Julieta, y agregó: “De por sí es un atrayente la figura del perro para el niño, y se logra que baje sus barreras de defensa con cosas con las que capaz pone un poco más de resistencia. De este modo se trabaja mucho más fácil y es más cómodo para él”.

En su caso, es propietaria de Almendra, una labradora que pronto cumplirá tres años. “Es una dulce de leche. Es la más activa de las tres perras del equipo. Tenemos mucha simbiosis, y estamos trabajando para que se relacione con los otros chicos y poder trabajar en equipo, entre todos”, dijo.

Por su parte, Andrea, mencionó: “Esta terapia permite trabajar con personas de todas las edades, desde niños hasta adultos mayores. En cada población hay beneficios específicos, pero sobre todo la motivación es el punto en común. Quizás a lo que se encuentra en una terapia o en una sesión convencional de kinesiología, psicopedagogía, terapia ocupacional, el hecho de que esté el perro facilita, suma y contribuye a lograr los objetivos. Desde mi profesión aporta mucho la terapia asistida con perros, ya que contribuye al desarrollo de los objetivos terapéuticos planteados en un principio, cuando se conoce al sujeto, al usuario, al paciente con el que se va a trabajar”.

perros2.jpg
perros3.jpg

En tanto, Martín destacó: “Para mí es hermosa la experiencia. Desde que tengo un año mantengo contacto con los perros y es una satisfacción poder complementar ahora mi tarea de promover la salud del niño a partir de esta terapia. En estimulación temprana el abordaje a través del juguete o con los animales es algo que no es tan común, pero que tiene beneficios que contribuyen a los pilares de los distintos tipos de aprendizaje”.

“Es una terapia complementaria, que no reemplaza otras, sino que complementa y mejora el trabajo de cualquier profesional de la salud o de la educación”, subrayó Santiago, y explicó: “Hay que separar lo que es terapia, lo que es educación asistida y lo que es actividad asistida. En nuestra caso este año desarrollamos esta última opción. Ya hicimos una charla informativa sobre la terapia asistida con perros y sobre la prevención de accidentes entre niñas, niños y mascotas, y el mes que viene realizaremos una actividad en una escuela, con una alternativa lúdica con la que nos vamos a divertir y jugar con los chicos, pero con el objetivo de fomentar la concientización sobre la tenencia responsable, y promover la sensibilización en la sociedad sobre el tema de la discapacidad. Considerando estos aspectos, la presencia del perro siempre motiva, atrae, llama la atención y favorece muchas veces la recepción del mensaje”.

En este marco, manifestó que el próximo año comenzarán a desarrollar la terapia asistida con canes: “Es todo un desafío, para el que queremos prepararnos bien. Emprendimos este proyecto con mucha seriedad y profesionalismo y sobre todo con muchas ganas, para aportar desde nuestro lugar a todo lo maravilloso que brindan los animales, en este caso lo perros”, resaltó.

perros1.jpg

Por otra parte, reflexionó: “Trabajamos con pacientes, ya sea con algunas discapacidad o no, desde diferentes áreas, ya sea desde lo cognitivo, lo físico, lo psicológico, lo emocional, lo social. Por eso tiene que haber un equipo trabajando de manera integrada y con la colaboración de otros profesionales, porque obviamente es un área muy grande”.

“En el equipo llevamos años de formación, de estudio, cada uno en su rama. En mi caso, como médico veterinario, aparte de ser clínico hice un diplomado en etología, que es el comportamiento animal, y me formé como técnico en terapia asistida con animales”, indicó.

Los miembros del equipo señalaron que a las actividades que llevan adelante con sumo entusiasmo y compromiso las comparten en Instagram: Tacaninoterapia. Para conocer más sobre esta innovadora propuesta, se puede consultar en el Instituto Alear, en calle Illia 42, en Paraná.

Precursores

La terapia asistida con perros en Argentina comenzó a desarrollarse hace 25 años, según contó a UNO Alicia Dell”Arciprette, presidenta de la Asociación Argentina de Terapia Asistida con Perros, cuya sede está en Buenos Aires. La experiencia surgió con el objetivo de mejorar las funciones físicas, cognitivas, emocionales y relacionales de las personas tratadas.

Dell”Arciprette comentó a UNO que desde la ONG impulsan un proyecto de ley nacional de su autoría y confían en que será tratado próximamente para darle un marco legal a una propuesta que se expande en todo el país: “Desde que se comenzó a trabajar hasta el día de hoy creció mucho la actividad vinculada a la terapia asistida con perros. Profesionales de distintas áreas derivan a este tipo de tratamientos y la experiencia es muy favorable, tanto para el equipo interviniente como para el usuario. Hay actividades asistidas y terapia asistida, que son dos pilares distintos que se pueden trabajar. Como institución queremos que esto se amplíe para que sea un servicio a la comunidad, ya que es una actividad complementaria que ayuda muchísimo, ya sea a médicos de cabecera u otros profesionales que indican un tratamiento”, dijo a modo de conclusión.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario