La Provincia
Viernes 27 de Abril de 2018

Destacan la importancia del chequeo médico para la práctica de running

Cada vez más gente sale a correr para mantenerse saludable y en forma. Sin embargo, desatienden aspectos básicos, sin considerar los riesgos

En los últimos días, el caso de Marlene Gieco, la maratonista oriunda de Diamante que permanece internada en Santa Fe tras descompensarse en una carrera, presuntamente por deshidratación, causó conmoción. Más allá de este caso puntual y las variables que pueden haber desencadenado este acontecimiento, aun con un adecuado entrenamiento de la joven, la situación llevó a revisar aristas de esta disciplina que en muchos aspectos generan un debate, sobre todo en lo que refiere a los cuidados que deben extremarse en este tipo de eventos, considerando que desde hace unos años el running o la práctica de salir a correr para mantenerse en forma y aumentar la resistencia se expandió de manera inusitada.
En Paraná son cada vez más las personas que se calzan las zapatillas y comienzan a entrenar con diferentes niveles de exigencia. En muchos casos se animan a participar en algún maratón, con una distancia acorde a un principiante, hasta que gradualmente incorporan mayor cantidad de kilómetros a los trayectos.
Sin embargo, muchas veces en el entusiasmo y la ansiedad de poder salir a competir se desatienden cuestiones elementales para una buena preparación. En este marco, la realización de un chequeo médico es fundamental para que el deportista que se inicia en esta disciplina o quien ya lleva un tiempo practicándola tome consciencia de las posibilidades de su cuerpo y de sus limitaciones, pero no siempre se hace.
Andrea Sanfilippo es profesora de Educación Física y propietaria de un gimnasio en la zona sur de la capital entrerriana, y periódicamente participa en la organización de maratones temáticos en la región, y señaló a UNO: "Hacerse un chequeo médico es lo primero que hay que considerar. Si soy hipertensa y no lo sé, cuando voy a un lugar a que me entrenen no le puedo brindar esta información al instructor. Muchos no van al médico porque se sienten bien, pero eso no significa que puedan tener alguna dolencia, como por ejemplo una arritmia, que se detecta con una ergometría". En este marco, explicó: "Hay dolencias que son asintomáticas, así que desde el vamos hay que hacerse un examen médico para saber si se está en condiciones, porque hay cosas que pueden jugarnos en contra y con una medicación se pueden prevenir".
En algunos casos quienes se inician en la actividad salen a correr en grupos que se van formando espontáneamente, otros lo hacen solos, y los menos improvisados buscan a algún entrenador profesional que los guíe y los aconseje sobre cuáles son los hábitos que se deben incorporar para no resentir la salud. Esta última opción es la que recomiendan los especialistas para evitar cometer errores en la práctica deportiva. "Hay que apuntar a una preparación adecuada, con alguien que esté capacitado para entrenar. El entrenamiento se basa fundamentalmente en salir a correr, pero hay que tener en cuenta también el calzado, la indumentaria, el horario, la alimentación, la hidratación. Todo eso contribuye a la salud de cualquier persona que hace actividad física", indicó Sanfilippo.
A su vez, comentó que en la capital entrerriana se observa habitualmente a personas entrenando de manera inadecuada, e hizo un llamado de atención al respecto: "Hay gente que corre todo el tiempo, todo el día, sin un descanso apropiado. Sale a la mañana, a la tarde, a la noche, y no es lo recomendable. Hay que descansar las articulaciones, por ejemplo", dijo y analizó: "Uno muchas veces quiere superarse a sí mismo, pero en lo personal hay que tener la capacidad de entender que cada persona tiene sus limitaciones y hay que recurrir a un entrenador que la estimule adecuadamente".
Por su parte Viviana Paiva, también profesora de Educación Física, entrenadora y organizadora de eventos deportivos, destacó: "El entrenamiento no significa únicamente salir a correr. Lo primero es contar con el acto médico para empezar a realizar una actividad física, con los exámenes correspondientes, con un electrocardiograma y una ergometría, y acompañar este proceso con una alimentación adecuada. Otro aspecto que muchas veces no mencionan los médicos y creo que es fundamental, es el descanso, algo tan importante para evitar fatiga mental y física, y otro tipo de consecuencias. A eso lo aplico desde que empecé a entrenar a personas que corren, y los licenciados que me instruyeron me derivaron ese tipo de conocimientos".
Sobre las conductas desacertadas que muchas veces se observan en el ámbito local, reflexionó: "Hay que tener en cuenta en los niveles que estamos viviendo en lo social, donde no se da importancia a un montón de cosas y hay quienes están apurados y quieren ver resultados ya, hay que aprender a manejar las ansiedades. Es importante identificar qué características tiene la persona que está entrenando y reconocer las capacidades de cada uno, ver qué cosas puede hacer y qué no, porque por ahí se plantean objetivos que son inalcanzables".
En este marco, acotó: "Hay gente que hace tres meses que corre y quiere hacer un maratón de 42 kilómetros. Hay personas que como se conducen en la vida, lo hacen también en el deporte y hay que fomentar la responsabilidad".

Reconocer los límites
Si bien en una carrera deportiva o de aventura se extreman los cuidados para evitar contingencias y se tiende a priorizar el bienestar de los maratonistas, existen variables que pueden afectar su integridad.
En este sentido, hay cuestiones que son obligatorias para los organizadores, como la contratación de un seguro, de una ambulancia y un servicio de asistencia, como parte de este tipo de eventos. No obstante, los corredores deben presentar un certificado médico, paso que a veces se incumple, y firmar un "deslinde" de responsabilidades, en el que asumen los riesgos asociados con participar en una carrera, como caídas, contacto con los demás participantes, consecuencias del clima –como la temperatura y la humedad–, peligros que pueden generar el tránsito vehicular y las condiciones del camino, "liberando a los organizadores de todo reclamo y responsabilidad". Sobre este punto, Sanfilippo comentó: "En el entrenamiento personal, uno debe saber para cuanto está preparado y una vez que como corredor me meto en la carrera firmo un deslinde, donde queda asentado que estoy en condiciones de hacerla porque cumplo con los requerimientos médicas y de entrenamiento".
"Nosotros como organizadores tenemos que exigir el certificado médico en cualquier evento deportivo y el deslinde de responsabilidad, porque uno mismo decide hacer el evento y participar. Debemos garantizar la hidratación, que es obligatoria, y muchas veces se brinda lo extra, como una fruta para acompañar a quien participa", sostuvo por su parte Paiva, quien concluyó: "Debemos tener una responsabilidad en conjunto los que estamos en esta actividad y difundir normas básicas para entrenar con salud. El tema es que hay una cierta irresponsabilidad en la sociedad, y hay que revertirlo".

Comentarios