San Cayetano
Lunes 06 de Agosto de 2018

Desde octubre hay más despidos y se deteriora la calidad laboral

Las estadísticas de Trabajo de la Nación hasta mayo no miden aún el impacto de la devaluación y los tarifazos en el mercado laboral

Este Día de San Cayetano, patrono religioso a quien la grey católica –e incluso quienes no son católicos– le piden por el milagro de tener o mantener un trabajo, se da en un contexto crítico de realidad económica, social y laboral en todo el país. Y en el caso particular de Entre Ríos no escapa a esa tendencia; más bien aquí está acentuada.
No es una impresión o sensación. La pérdida de empleo es real, diaria y tangible, y corroborada incluso con datos oficiales.
El Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA) de la cartera laboral mide cada mes la situación y evolución del empleo formal registrado en el sector privado.
De acuerdo con el último informe, Entre Ríos ha sido una de las provincias más afectadas: la cantidad de asalariados registrados privados en mayo en Entre Ríos decreció un 0,5%, lo que significa alrededor de 700 puestos de trabajo en relación a abril.
Si bien el mercado laboral muestra picos y rebotes, subas y bajas, lo cierto es que desde octubre de 2017, cuando en el mercado laboral del ámbito privado en Entre Ríos contaba con 143.300 personas con empleo registrado, en mayo cayó a 134.800 trabajadores regularizados. Una fuerte caída se notó a fines de julio, y a principios de este año hubo dos o tres meses de amesetamiento. Pero nunca volvió a recuperarse ese nivel de empleo formal.
Ante la consulta de UNO, desde el área de Trabajo de la Provincia no se pudieron conocer datos oficiales. En cambio, poco se pudo hacer en los conflictos laborales que se desataron en los últimos meses, particularmente en la capital provincial, donde en distintos rubros los trabajadores ni siquiera pudieron cobrar sus indemnizaciones correspondientes por ley.
El sector mercantil fue uno de los más afectados, tanto en los comercios pequeños y medianos como en las grandes superficies que instrumentaron en los últimos meses modalidades como retiros voluntarios.
La construcción también se resintió, por el ajuste en el sector privado, y como la obra pública nacional no es significativa, el impacto es menor en el ámbito laboral porque se mantienen inversiones de los gobiernos provincial y municipal.
En el Parque Industrial General Belgrano, tal como informó UNO días atrás, hubo despidos, rotación del personal y suspensiones por la crisis económica.
La pérdida de empleo relevada hasta mayo, aún no mide el impacto de las corridas cambiarias que se iniciaron en ese mes y siguieron rebotando hasta julio; ni tampoco aún registra lo que representa la suba de costos y gastos por la inflación, el aumento de las tarifas de servicios y de los combustibles.
A nivel nacional de acuerdo a los datos del Ministerio de Trabajo, en mayo se perdieron 27.200 ocupaciones registradas con relación a abril, cuando también hubo una caída similar. Comparada con un año atrás, la reducción del empleo registrado fue de 16.900 puestos de trabajo formales.

Datos
La menor actividad está pasando factura: tal como muestra la tendencia en Entre Ríos, en el país los asalariados privados registrados suman 6.239.100. El pico se alcanzó en marzo con 6.315.000, pero cayó tanto en abril como en mayo.
En mayo solo ocho provincias registraron variaciones positivas con relación al mes anterior, mientras que en las caídas, además de Entre Ríos, figuran Catamarca (-1%), Misiones (- 0,8%), Corrientes (-0,5%) y Santiago del Estero.
La recesión económica arrastra a amplios sectores sociales que viven en la informalidad laboral. La cantidad de asalariados no registrados del sector privado es del 34%.
La informalidad laboral, en el caso de los asalariados, se mide a partir de la condición de registro ante la seguridad social. Por ello, el empleo informal o no registrado se encuentra conformado por los asalariados a los que no les realizan los aportes y contribuciones.
Los más golpeados en la provincia por la falta de trabajo son los jóvenes.
La recesión ahora golpea también a los monotributistas y autónomos, por la merma en la actividad y también, sostienen especialistas, por dificultades en el pago de las cuotas mensuales.


Resumen del informe oficial del Ministerio de Trabajo

En mayo de 2018 se contabilizaron cerca de 6,2 millones de asalariados registrados del sector privado, de acuerdo a lo estimado por el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social. La cantidad de asalariados privados se redujo en 5.900 (-0,1%) con respecto a abril de 2018, en términos desestacionalizados.
En la dinámica interanual, sostiene el informe que se observa que 17 de las 24 jurisdicciones registraron aumento en la cantidad de asalariados registrados en el sector privado. Las provincias que presentaron mayor variación fueron Neuquén (6,0%); Santiago del Estero (5,5%); Tierra del Fuego (3,8%). En contraposición, las mayores caídas interanuales se observan en La Rioja (-9,4%); Catamarca (-6,1%); Santa Cruz (-3,7%); Chubut (-2,8%); y San Luis (-1,6%).
Se registraron caídas interanuales en Industria manufacturera, transporte, almacenamiento y comunicaciones.

Comentarios