Agmer
Lunes 26 de Marzo de 2018

Desde Agmer reclaman: "El Gobierno insiste en poner trabas a la discusión salarial"

Desde el gremio rechazaron los dichos de la presidente del CGE, Marta Irazábal, quien atacó la medida de fuerza resuelta por los docentes entrerrianos.

Desde AGMER rechazaron los dichos de la presidente del CGE, Marta Irazábal de Landó, quien a su criterio atacó la medida de fuerza que fuera democráticamente resuelta por los docentes de la provincia. Es que este lunes la funcionaria convocó a los padres a llevar a sus hijos a la escuela este lunes a pesar del paro de la Asociación Gremial del Magisterio de Entre Ríos.

Irazábal de Landó apeló a la libertad sindical y la garantía de los derechos de cada trabajador para movilizarse y realizar medidas de fuerza en el marco de las definiciones de su gremio. "Pero el paro es de los docentes, no de los alumnos. Y el Estado tiene la obligación de garantizar contención en las escuelas. Este viernes el 63% de los maestros fue a dar clases y todos los establecimientos estuvieron abiertos”, aseguró.


Discurso contradictorio
Desde la Comisión Directiva Central de AGMER lamentamos profundamente los dichos de la presidente del Consejo General de Educación, Marta Irazábal, quien en declaraciones mediáticas ataca la medida de fuerza que fuera democráticamente resuelta por los docentes de la provincia, exhibiendo un posicionamiento que poco ayuda a encauzar la negociación que este martes pasará a una nueva instancia cuando se constituya la comisión paritaria.


Vemos que el gobierno incurre de manera reiterada en una discurso cuanto menos contradictorio, ya que por un lado dice públicamente respetar el derecho constitucional de huelga, pero por el otro instruye a los funcionarios políticos para que presionen a los compañeros directivos en procura de generar divisiones hacia el interior del colectivo docente y desactivar las medidas de fuerza. Ante esto, volvemos a señalar que la mejor manera de no violentar la libertad sindical es discutiendo con honestidad y no aplicando descuentos extorsivos, los cuales ubican al actual gobierno en la misma senda que su antecesor.


Sumado a esto, Irazábal va más allá y convoca a los padres para que lleven a sus hijos a las escuelas porque éstas permanecerán abiertas a pesar del paro. Con esto, la máxima autoridad del CGE desconoce que los establecimientos educativos deben tener como prioridad central los procesos de enseñanza y aprendizaje en condiciones acordes a las necesidades de los alumnos y los docentes, cuestión que no puede lograrse con problemas de infraestructura edilicia, falta de presupuesto y salarios por debajo del costo de vida. Del mismo modo, remarcamos que si existe un menor nivel de adhesión al paro en las escuelas públicas de gestión privada es porque en éstas el nivel de apriete hacia nuestros compañeros es mucho mayor, puesto que los apoderados legales no vacilan en coercionar de manera directa a los docentes.


También observamos que existe una actitud deliberada por parte del gobierno y de algunos medios de comunicación tendiente a desacreditar las definiciones adoptadas de forma colectiva por la docencia entrerriana. Como ya lo hemos señalado en anteriores oportunidades, sostener que la conducción del sindicato es la que resuelve por decenas de miles de trabajadores es intentar engañar a la comunidad y depositar toda la responsabilidad del conflicto en nuestra organización, además de que representa una falta de respeto a los compañeros que democráticamente debaten en todas las escuelas de la provincia y deciden los mandatos que luego se votan en el Congreso de AGMER.


Una vez más, exigimos al gobernador Bordet que tome cartas en el asunto y acepte que está en sus manos la resolución de este conflicto, a la cual se podrá llegar escuchando los reclamos de los docentes y ofreciendo un aumento salarial que contenga nuestras legítimas reivindicaciones como trabajadores de la educación, señalando a la vez que las limitaciones presupuestarias no pueden ser excusa para obturar la negociación paritaria en una provincia donde sectores concentrados del poder económico están eximidos de impuestos y no han dejado de registrar ganancias.

Comentarios