Caso Omar Benvenutto
Viernes 31 de Agosto de 2018

Denuncian por encubrimiento a un fiscal y a dos abogados

El abogado Gregorio Erro, investigado por el caso, apunta a un ardid para desviar la investigación judicial que roza a familiares de la víctima

El abogado Gregorio Erro, quien fue una de las personas investigadas por la desaparición del empresario Omar Benvenutto, quien fue visto por última vez el 27 de octubre de 2017 en Gualeguay; presentó una denuncia por el delito de Encubrimiento contra el fiscal Ignacio Telenta y los abogados Esteban Español y Carlos Magallán.
En el texto presentado ante la Justicia, Erro señala los motivos: "Ignacio Boris Telenta, representante del Ministerio Público Fiscal (MPF) y por ende responsable directo de la Acción Penal Pública, presentó un escrito con afirmaciones falsas y mediante el uso del instrumento ideológicamente falso provocó los graves perjuicios detallados en esta presentación", indicó. "Asimismo, a resultas de la investigación, no se descarta la participación en la maniobra de otros miembros del Ministerio Público Fiscal (...) Esteban Mauricio Español, abogado, representante de los querellantes y que por su acceso irrestricto a la causa franqueado por el MPF no podía desconocer la falsedad de sus afirmaciones (...)Carlos Mercedes Magallán, abogado, patrocinante de los querellantes y familiar directo por afinidad de la cónyuge de Gonzalo Benvenutto, en iguales condiciones que el anterior", precisó.

TE PUEDEN INTERESAR OTRAS NOTAS SOBRE EL CASO OMAR BENVENUTTO
El letrado recordó que el hecho "tiene su origen en una llamada telefónica de Jorge Sandrini, casado con Carolina Benvenutto, hija de Omar Benvenutto, que fue recibida por quien suscribe el día domingo 29 de octubre de 2017 alrededor de las 12 horas, en la cual el mencionado Sandrini me comunica que no lo pueden ubicar a Omar (Benvenutto) desde el día viernes, que la camioneta en la que se habría conducido se encontraba estacionada sobre ruta Nº 12 a la altura del acceso al campo Monte Alegre y me pide consejo legal de cómo proceder ante este hecho. De inmediato establecí comunicación telefónica con el Sr. Agente Fiscal en turno, Agustín Giannini, y lo puse al corriente del hecho, llamé luego al Sr. Sandrini y le comuniqué que debía hacer la denuncia en la Comisaría Primera de Gualeguay, lugar donde concurrí para interiorizarme del caso y también llamé a mi sobrino Eduardo Erro para saber si tenía noticias al respecto".
Tras eso, Erro repasó la sorpresa que le generó que la familia del empresario haya tardado tanto en comunicar su desaparición, aunque explicó una serie de tensiones familiares originadas fundamentalmente en cuestiones económicas.
"Con posterioridad a sufrir las medidas de coerción sobre mi persona; la de mi hermano, Luis Erro; mi sobrino, Eduardo Erro; y también del Sr. Hugo Lesca, solicité y obtuve una copia de los pedidos formulados al juez de Garantías por el Ministerio Público Fiscal y la parte querellante, presentaciones que a la luz de los hechos posteriores y las circunstancias del caso, crean un estado de sospecha que debe ser materia de investigación", explicó.

La presentación
"Gonzalo y Carolina Benvenutto, mediante el apoderado Esteban Mauricio Español, no inscripto en la matrícula de profesionales de Entre Ríos, con el patrocinio letrado del Dr. Carlos Mercedes Magallán, pareja de la hermana de la mujer de Omar Benvenutto formularon una presentación judicial ante el juez de Garantías Nº 2 de Gualeguay", recordó.
Gregorio Erro reveló que allí se solicitaron medidas como el allanamiento, requisa personal y domiciliaria de los campos denominados Monte Alegre, La Garibaldina y La Susana, propiedad de la familia Erro "como así también cualquier otro inmueble rural y/o urbano que se tenga conocimiento ocupen y/o exploten los Luis Alberto Erro y/o Eduardo Erro y/o Sebastián Erro".
Dijo el letrado que le llamó la atención "la vaguedad y extensión de la medida pretendida, por cuanto alcanza a tres establecimientos rurales y a un número indeterminado de inmuebles rurales y urbanos que sea ocupado o explotado por mi persona, mi hermano Luis y mi sobrino Eduardo. Esta circunstancia, proporciona el primer indicio de la finalidad perseguida por la querella con esta medida", indicó.
También se solicitó el secuestro de los teléfonos móviles que utilizaban esas personas, lo mismo que el secuestro de agendas, tablet, PC, notebook y toda información en soporte papel y/o digital que resulte de interés". Lo mismo ocurrió con los vehículos del exsenador provincial Lesca
Al abordar los argumentos empleados en la fundamentación de las medidas "es cuando cobra mayor vigor el fin último de las mismas", señaló Erro. Precisó: "Se emplean términos genéricos, para referirse a la valoración de las pruebas colectadas en autos, las cuales no enumeran, pero sugieren que demuestran con el grado de certeza requeridos en esta etapa procesal, la existencia de indicios vehementes y unívocos que tornan la conducta de los nombrados altamente sospechosas, por lo que las medidas solicitadas devienen conducentes para el esclarecimiento del hecho motivo de la investigación".
Allí menciona, por caso, la indicación de que la camioneta del empresario desaparecido estaba abandonada frente a una propiedad de la familia Erro; que Sebastián Erro es abogado de la empresa de Benvenutto; y aluden el testimonio de una persona del entorno de Benvenutto (de apellido Garzia) que habría dicho que el empresario le iba a recibir a Saturnino Erro, como parte de pago de una deuda "un campo en Corrientes con 200 vaquillas, que era la única forma de cobrarles la deuda".
"E s cierto que existía relación de amistad y de trato con Omar Benvenutto y esa situación nos permitió conocer, por la confianza de años, el conflicto personal y patrimonial que existía con sus hijos", reconoce Gregorio Erro, quien luego señala que Saturnino Erro tiene 100 años de edad y una holgada situación económica, por lo que no necesitaba pedir préstamos y, además, no tiene campos en Corrientes.
"Llama la atención, además, que sea la entrega del supuesto campo en Corrientes 'la única forma de cobrarles la deuda', donde el empleo de la conjugación plural para referirse a la supuesta deuda de Saturnino Erro pone al descubierto la maniobra ardidosa de presentar la alegación falsa con la finalidad de obtener el resultado que denuncio en esta presentación", indicó el abogado denunciante.
También sostuvo Gregorio Erro que se alude "a una supuesta declaración testimonial del señor Javier Píccoli, como responsable de la contabilidad de Omar Benvenutto, reúne dos condiciones esenciales, la primera, es que el manejo de la contabilidad lo sitúa en el centro mismo de las líneas de investigación que supongan la existencia de motivos patrimoniales en la desaparición de Benvenutto. Y la segunda, es que si realmente existía la deuda debía contar con la documentación correspondiente, lo que no sucedió ni sucederá jamas, porque la deuda no existe".
Lo mismo señala el abogado respecto de otros elementos de la fundamentación de las medidas, donde se alude la familia Erro en general, como deudores de Benvenutto. "Estas afirmaciones no son meros desaciertos o inexactitudes, sino que son afirmaciones falsas empleadas dolosamente para obtener la finalidad perseguida en el marco de la investigación. Son completamente falsos, los supuestos comentarios de visitas, no existía ninguna fiesta en el campo Monte Alegre y también es falso que estuviera invitado. Vale decir, no es un hecho único, sino que son una serie de falsedades utilizadas con la intención de direccionar la investigación del caso". señaló.

Comentarios