Iglesia Católica

Deja la seguridad de la congregación y se cuelga la mochila de la evangelización

Sara Dalzotto, religiosa entrerriana que integra la primera misión a la Amazonía peruana. Tiene 73 años y más de 50 años de vida consagrada

Jueves 10 de Marzo de 2022

Cuando pensaba que el tiempo de retiro le estaba llegando, la hermana Mercedaria del Niño Jesús, Sara Dalzotto, recibió un nuevo llamado vocacional. Dejar atrás la comodidad de la congregación que la cobija desde hace más de 50 años y colgarse la mochila de la evangelización en tierras nativas, la Amazonía peruana, donde la iglesia no tiene presencia y es una de las grandes preocupaciones del Papa Francisco.

Desde Córdoba, donde se encuentra tramitando la documentación final para emprender el viaje el próximo 25 de abril, la religiosa entrerriana charló telefónicamente con UNO y relató los pormenores de esta misión que se presenta como una oportunidad de crecimiento religioso, a los 73 años.

Hermana Dalzotto.jpg

"Es como un nuevo empezar, un nuevo despertar, un nuevo partir. Partir de todo lo conocido a lo desconocido. De lo familiar a otros lugares, otra gente, otros rostros, sabemos que también nos esperan pero que nos los conocemos y que ellos también quieren conocernos", expresó sobre esta experiencia.

La iglesia argentina se hizo eco de la mirada del papa Francisco en el sínodo de la Amazonía de 2019 y por eso inició un diálogo fructífero con un obispo de la Amazonía peruana y a la vez un discernimiento con el Consejo Nacional de Misiones, los directores diocesanos de Obras Misionales Pontificias y el equipo nacional Ad Gentes. Fruto de eso se propuso a los obispos reunidos en Asamblea Plenaria la preparación y el envío de un equipo misionero estable para una misión permanente.

"Nosotros somos el primer grupo enviado y nos han pedido como mínimo una presencia de dos años o tres años. Dependerá de cómo podremos adaptarnos, tenemos una disponibilidad de más tiempo porque somos el grupo que inicia la misión", resaltó y agregó: "Mis expectativas son integrarme, escuchar, estar abierta a esta cultura porque es una cultura diferente y hace mucho tiempo que no hay presencia explícita de la iglesia católica allí".

Embed

La región a misionar es Vraem, denominación que abarca el valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro. Allí viven alrededor de 467 mil personas en 69 distritos que pertenecen a Ayacucho, Apurímac, Cusco, Huancavelica y Junín. El 70 por ciento de esas personas tiene como idioma nativo una lengua indígena u originaria, como los asháninkas y matsiguenga. Estas dos comunidades son con las que el grupo de misioneros argentinos intercambiará saberes.

"Esa es la idea, aprender mucho de ellos, escuchar mucho, aprender a estar con ellos. Integrarnos como comunidad cristiana en un contexto diferente al nuestro, comunidad que se entrega, se encarna y vive la fe. Lo particular de esta misión, lo que más nos han pedido es vivir en comunidad, somos personas diferentes y vocaciones distintas que vamos a compartir la vida, la visión, la oración y el proyecto evangelizador", contá la Hermana Sara.

Hermana Dalzotto 1.jpg

Una iglesia en movimiento

El papa Francisco pregona "una iglesia en movimiento, una iglesia que va por el mundo".

En su encíclica Laudato Si, expresa lo trágico de la degradación ecológica y social de nuestra realidad y llaama a actuar para poder lograr una comunión adecuada con nosotros mismos, con las otras personas, la comunidad y la naturaleza, desde un abordaje conjunto, interdisciplinario e integral.

Esa es la premisa para que esta religiosa entrerriana haya dicho sí al llamado de misionar.

"Es mi primera misión afuera, he ido a otros lugares donde están las Hermanas Mercedarias, a visitar pero no a estar. Esta es una primera experiencia muy significativa, muy fuerte, se da en este momento, la veo como un llamado, una oportunidad que se me da, con lo que soy, con lo que tengo, con lo que puedo y con lo que Dios me dará, confío mucho", aseguró.

Sobre su vocación religiosa, esgrimió: "Cumplí 50 años de vida consagrada. Siempre me dediqué a educación, colegios, padres, adolescentes, docentes. Siempre participé en misiones cortas, de verano o durante el año, desde el colegio propicié estos espacios, pero no tan prolongada como esta".

El equipo misionero consta de sacerdotes, religiosas y laicos. "En total somos 8, pero divididos en dos comunidades. Poquitos pero sorprendidos por como Dios nos fue llamando, reuniendo de distintos lugares, nosotros no hemos elegido, fuimos respondiendo y ahora hay más gente que se está preparando, esta misión tiene la característica de ser organizada por turnos, otros irán ocupando lugares, la misión esta programada por el Episcopado por 20 años. Dios seguirá llamando a quienes van a continuar, la propuesta es abierta", describió y añadió: "Estamos animados por el equipo de Obras Misionales Pontificias y por la Comisión Episcopal de Misiones, este proyecto tiene el aval del Episcopado, nos venimos formando hace dos años, primero presencial y después virtual, sobre la evangelización, fraternidad, oración para compartir. Esto fue muy fuerte y este caminar juntos es lo que vamos a continuar".

Actualmente la hermana Dalzotto se encuentra en Cordoba preparándose para el viaje.

"Estuve en muchos lugares, en Paraná en el colegio de las Mercedarias entre 2017 y 2018, en Avellaneda, Buenos Aires y ahora en este tiempo previo me vine a Cordoba para resolver cuestiones de distinta índole. Aquí somos tres, otra religiosa que estaba en Chile y formará parte ahora de la misión y una señora laica de una iglesia vecina. Estamos haciendo animaciones, presentaciones en las parroquias. Necesitamos ayuda económica porque la misión se compone de dos ingredientes 'las rodillas de los que rezan y las manos que dan' ", señaló.

Hermana Dalzotto 3.jpg

Piedra fundacional

"Tengo 73 años, dejaré mis ultimos años en Perú", dijo entre risas la religiosa nacida cerca de Chajarí pero que vivió en San Jaime de la Frontera desde niña y hasta que recibió el llamado de Dios.

"Es una oportunidad que llegó a mí y fui respondiendo, dicerniendo, con apoyo congregacional porque no es una decisión que podía tomar por mi cuenta. Al principio pensé que no era para mí, porque estoy en una congregación, cómo voy hacer para ir sola, nosotras vamos habitualmente en comunidad y este es un tiempo de iglesia que abre otras oportunidades, es un camino sinodal que invita a compartir abiertamente con otras vocaciones, manteniendo la escencia mercedaria, lo propio de cada uno. Viviendo nuestro carisma, la propia identidad, voy a ir como religiosa a convivir con personas que no son. En mi comunidad habrá una consagrada más que está en el Impenetrable chaqueño desde hace 20 años, ella será una compañera de comunidad".

—Usted viene a ser la fundadora.

—Somos la comuniad misionera fundamente en la Amazonía peruana.

—Qué palabra inmensa es Amazonía.

—Es inmensa y nos dicen que hay comunidades del interior que no se conocen que están; porque si bien vamos a poblaciones, también nos abriremos a las zonas alejadas, desde acá imaginamos muchas cosas pero en la práctica veremos cómo llegar. La idea era conseguir una camioneta para poder movernos pero fue imposible. Así que hasta el momento lo que tenemos, gracias a una colecta que se realizó con familiares de un sacerdote en Polonia, es un espericie de motocarro.

Ya la imagino hermana manejando la moto.

—(Risas). No sé si me voy a animar pero si hay que trasladarse lo haremos.

Partida

La misión parte el próximo 25 de abril hasta Lima (Perú) y de ahí a Cusco. "Ahí haremos los trámites de radicación. Y después nos trasladamos al lugar que es de difícil acceso, hay que ir en camionetas, hay que arriesgarse. Son muchas horas porque hay muchos kilómetros de caminos en mal estado, precarios. Eso nos contaron los que fueron pero esos que conocieron ahora no van con nosotros. Tenemos contacto con el obispo del lugar que es Monseñor David Martínez del Vicariato de Maldonado pero que queda lejísimo de donde vamos a estar. Así que expectantes y confiados en la fe que todo lo puede", aseguró la hermana Sara.

Para apadrinar a la Hermana Sara Dalzotto se puede acceder al siguiente link

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario