Secciones
Panorama

De mal en peor, y a 13 semanas

Las medidas de Macri tendrán un mayor impacto fiscal en las provincias, al punto de que algunas analizan emitir cuasimonedas. En Paraná no se sabe qué será de Varisco y la situación que recibirá Bahl es alarmante

Domingo 08 de Septiembre de 2019

La transición es demasiado lenta para la política argentina. Con Alberto Fernández virtualmente electo presidente, esperar siete semanas todavía para cumplir el requisito de la elección general, y seis semanas más después para la asunción genera un estado de incertidumbre que nunca antes –desde la vigencia de las PASO– se había vivido en el país. El presidente Macri sostuvo hace tres días que está convencido de que la elección no existió, y más allá de lo que se pueda analizar esa afirmación, desde diferentes puntos de vista, resulta descriptiva de una mirada que el oficialismo y sus voceros de los grandes medios intentan establecer. Algo así como decir que algo nos pasó a los argentinos, no solo a la gestión del Gobierno; y por ende –en este análisis– la culpa es más de todos, que del mejor equipo de los últimos 50 años.

Al fin de cuentas, desde la mirada individualista que caracteriza a esta gestión la mayoría de los funcionarios de Macri supo sortear las dificultades que agobian al argentino medio, manteniendo sus inversiones en el exterior y habiendo acrecentado su patrimonio de manera escandalosa al ritmo de cada devaluación de las que empujaron a millones de personas a la pobreza. Y así como la elección “no existió”, Macri también intenta convencer de que no está haciendo campaña. Ayer se anunció que la actividad proselitista comenzará recién en octubre. Pero la campaña sí comenzó, al menos con medidas –a contrapelo de lo hecho durante tres años y medio– que apuntan fundamentalmente a la clase media (en el sentido amplio que se le puede dar a tal expresión) para recuperar su cariño.

Algunas de esas medidas no tuvieron impacto en el bolsillo de los consumidores. Se demostró que la forma en que se implementó la eliminación del IVA a los alimentos de la canasta básica no tuvo ningún impacto en el bolsillo de los argentinos. En cambio sí menguaron los ingresos de los provincias y ponen en jaque a las finanzas de las jurisdicciones subnacionales. Ayer algunos diarios nacionales indicaron que el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, había afinado el lápiz para determinar que el costo fiscal de los anuncios hechos por Macri el miércoles después de las PASO será (hasta la elección de octubre) de 100.000 millones de pesos. Antes la Oficina de Presupuesto del Congreso Nacional lo había estimado en 86.892 millones, de los cuales las provincias absorbían entre el 56% y el 57%. Cuando Lacunza, el ministro serio, las anunció, dijo que el costo fiscal era de 59.986 millones. A los pocos días se corrigió, y dijo 80.000. Inicialmente, cuando se pensaba en un costo fiscal de alrededor de 60.000 millones, la Provincia estimaba que el impacto sería de 1.600 millones de pesos de caída de recaudación durante los tres meses de vigencia del paquete.

En ese momento se explicaba que, dado el monto del recorte, lo que estaba en riesgo era el pago del medio aguinaldo en diciembre. No se dijo que no fuera a pagarse, sino que se lo mencionó para tener una idea del volumen de dinero. En la misma lógica, lo que ahora está en riesgo es el pago de los sueldos, porque el recorte a las provincias será mayor. Obviamente las situaciones no son las mismas en cada jurisdicción, pero en general las provincias presentan un panorama de variables similares. Se ven afectadas por las medidas sorpresivas tras las PASO, sus niveles de recaudación propia son muy bajos por la estrepitosa caída del nivel de actividad, y encima –en mayor o menor medida– han tomado deuda en dólares. Por eso no resultó tan extraño que en las últimas horas algunos gobernadores hayan comenzado a hablar de la alternativa de emitir cuasimoneda para atravesar el peor momento financiero, que es el que está por venir. Ayer en declaraciones del mandatario tucumano Juan Manzur (uno de los más cercanos al candidato presidencial Alberto Fernández) advirtió sobre el tema.

Señaló que antes de las PASO la recaudación ya venía cayendo, lo que sumado al compromiso de superávits fiscales derivó en una situación de fragilidad. Luego la decisión de Macri de restarle recursos nacionales terminó de asfixiarlas. Las más comprometidas serían Chubut (con graves problemas para pagar sueldos), Chaco y La Pampa. Todas ellas reclamaron ante la Corte Suprema de Justicia por el recorte macrista. Entre Ríos también los hizo, aunque un día después del grueso de las provincias. No se sabe con certeza si la decisión de esperar obedeció a la expectativa de una compensación, como si admitieron que estaban negociando otros gobernadores que no se presentaron, pero el gobierno nacional no solo no analizó nunca una compensación, sino que además ocultó el impacto real del recorte.


En Paraná


En tanto, la situación política en la capital provincial es desconcertante. La ausencia del municipio en muchos aspectos de su ámbito de acción y la ausencia del intendente Sergio Varisco en espacios públicos ya generan los más variados comentarios. En menos de dos semanas comenzará el juicio que lo tiene como acusado por el delito de narcotráfico y no se sabe qué actitud tomará el presidente municipal. Alguno de sus allegados sostienen que permanecerá en el cargo ya que –argumentan– entiende que mantenerse en el ejercicio del mismo lo favorece frente al tribunal, algo de difícil comprobación. Un paso al costado de Varisco significaría que la viceintendenta Josefina Etienot deba hacerse cargo de la caótica situación, y designar probablemente un gabinete de transición. El estado de ánimo de los paranaenses sigue siendo puesto a prueba. Un nuevo paro del servicio del transporte urbano de pasajeros durante este fin de semana completa un panorama desalentador. En la anterior medida de fuerza, de dos semanas de duración, la quietud del gobierno municipal fue elocuente. Mientras esto sucede, la actual administración escamotea información a las autoridades electas en el aparente intento de impedirles contar con un diagnóstico claro, y así intentar licuar la responsabilidad ante los vecinos de Paraná.

¿Si no, cuál sería la intención? El presidente municipal electo el 9 de junio, Adán Bahl, señaló claramente la falta de colaboración (que en este caso parece sinónimo de obstaculización) por parte de Varisco. El 13 de junio presentó una nota pidiendo determinada información (de acuerdo a lo reglamentado por el Tribunal de Cuentas) y la respuesta se produjo dos meses después y de manera parcial. Bahl confía en tener ayuda del gobierno provincial, tal como lo expresó en campaña el gobernador Gustavo Bordet. La cuestión es ver cuánto podrá ayudar la Provincia con un panorama como el descripto más arriba. Una cosa son las intenciones y otras las efectividades conducentes, diría don Hipólito. La política económica del virtual presidente Fernández apuntará a generar un shock de consumo para dinamizar la economía y recuperar empleo, según lo ha dicho el candidato del Frente de Todos. Podría darse, en ese contexto, el lanzamiento de un mini-ERP (European Recovery Program) que acerque a los municipios recursos para obra pública, como generadora de empleo.

Si existe ese miniplan Marshall Bahl deberá indispensablemente pujar por un cupo para la capital provincial. Está a la vista que Varisco dejará una administración endeudada y desordenada como posiblemente nunca se haya visto antes, aún en el caso de las administraciones de otros intendentes que intentaron ser reelectos. Aún sin considerar ninguna de las variables posteriores a las PASO, se sabe que el municipio no estaba en condiciones de garantizar el pago de los salarios, tal como se señaló en esta columna la semana pasada. A eso se suma la ruptura de la estructura de servicios, ocasionada entre otras razones por la parálisis de un municipio en el cual muchas áreas se quedaron sin presupuesto en mayo, producto de la utilización de esos recursos con un criterio meramente electoral

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario