Paraná
Sábado 12 de Mayo de 2018

De familia de pescadores, hace y vende empanadas para poder festejar sus 15

Maribel vive en Puerto Sánchez, en el seno de una familia humilde. Ilusionada con su fiesta, espera reunir el dinero para cumplir su sueño

Maribel López vive en Puerto Sánchez, en el seno de una humilde familia de pescadores. Tiene 13 años y desde que era chica sueña con tener una gran fiesta cuando cumpla los 15.
Todavía falta un año y ocho meses para que llegue la fecha, pero sabe que es mucho lo que se necesita y ya empezó a prever cómo hacer para contar con todo cuando llegue el momento tan anhelado: el vestido, los zapatos, la torta, la mesa dulce, el maquillaje, las fotos, el alquiler del salón y la vajilla, la comida, bebida, los souvenir, la decoración, el disjockey, y lo demás que hace falta para que sea una noche inolvidable.
maribel10.jpeg
maribel11.jpeg
maribel12.jpeg
maribel13.jpeg
maribel14.jpeg
maribel15.jpeg
maribel16.jpeg


Afrontar estos costos no será fácil para su familia. Su papá Carlos es el sostén del hogar con lo que obtiene de la pesca y lo que gana como empleado municipal. Como cuesta llegar a fin de mes, para sumar otros ingresos hacía changas, instalaciones de cañerías y otras tareas que tienen que ver con el mantenimiento del hogar. Sin embargo, en la actualidad está con licencia médica porque hace largo tiempo sufrió un accidente de tránsito que hoy lo obliga a trasladarse con muletas.
Su hijo Manuel, de 15 años, es el que sale ahora a pescar para que la situación no sea tan difícil. Pone toda la fuerza de su delgado cuerpo para cargar el motor en la embarcación y se interna, río adentro, a recorrer el espinel o tirar las redes, aunque llovizne o haga frío.
Sonia, su esposa, es ama de casa. Además de Manuel y Maribel, tienen dos hijas más chiquitas: Morena de 8 años y Xiomara de 6. Está abocada a su cuidado y también se la rebusca vendiendo pescado frito o asado, o empanadas de la costa los fines de semana.
Dispuesta a cumplir su sueño y llena de ilusiones, Maribel le contó a Mariana Ríos, la presidenta de la vecinal, que es una gran amiga de la familia, que quiere tener su fiesta de 15, y surgió la idea de hacer empanadas de pescado para poder reunir el dinero. Así emprendieron la tarea, y con el boca a boca y las redes sociales impulsan la preventa. En base a los pedidos, preparan determinada cantidad de picadillo, lo distribuyen en las tapas y emprenden la labor de hacerles el repulgue. Al calor del aceite hirviendo logran una verdadera exquisitez.

maribel2.jpeg
maribel3.jpeg
maribel4.jpeg
maribel5.jpeg
maribel6.jpeg
maribel7.jpeg
maribel8.jpeg
maribel9.jpeg

"Generalmente hacemos empanadas si hay algún acontecimiento para el que se necesite reunir fondos, sea bueno o malo. Hemos vendido empanadas o pastelitos también para algún cumpleaños de 15, así como lo hicimos para los gastos de una chica a la operaron de un tumor en la cabeza", contó a UNO Mariana, y agregó: "En este caso tan particular, Maribel es muy buena persona, y ella y su familia merecen poder tener su fiesta".
Lo que más destacó de la adolescente fue su humildad y su generosidad: "A su corta edad, siempre está pensando en cómo ayudar a los demás", aseguró.
Maribel cumplirá sus 15 el 21 de enero de 2020, pero quiere festejarlos unos días más tarde, el 1° de febrero. Mariana ya empezó a averiguar precios, para ir teniendo una idea de cuánto deben juntar: "El sonido está a 12.000 pesos ahora. Imaginate para febrero de 2020. Para ahorrar algo, al DJ le dijimos que no necesitamos todo el equipamiento que se puede llevar a una fiesta, como la máquina de humo, las burbujas, las luz láser, sino que con unas luces y el sonido para nosotros es suficiente, pero igual son cosas caras", comentó.
Hace dos meses preguntó por un salón, sin mesas ni sillas, y le pidieron 4.000 pesos. Algún allegado les dio la idea de que cobren tarjeta para que no tengan que pagar todo y se les haga más liviano, pero saben que eso excluirá a mucha gente con la que la adolescente quiere compartir su gran noche. "A fines de 2017 las tarjetas para una cena de despedida de año costaban entre 900 y 1.200 pesos. Sus tíos viven de la pesca o trabajan en la construcción y no van a poder ir. Es un importe costoso y en su familia son gente humilde", expresó Mariana.
maribel1.jpeg
maribel3.jpeg
maribel12.jpeg

"Maribel no solo piensa en ella, también está pendiente de que su familia va a necesitar ropa. Su papá es re-buscavidas, pero con la operación de su pie por el accidente no puede salir a trabajar. Empezamos ahora a vender empanadas, aunque falte mucho, porque si esperamos a último momento no sé si llegaremos a juntar todo lo que se precisa", dijo, y agregó: "Queremos tener la tranquilidad de que no le falte nada, que haya comida suficiente y que nadie se quede parado porque no alcanzó para alquilar sillas para todos, como ha pasado en alguna ocasión", dijo, y destacó: "Lo que deseamos es que ella pueda compartir y disfrutar con todos sus seres queridos, sus amigos, que nadie quede afuera. Que sea feliz y que tenga un hermoso recuerdo de esa noche, con la que está tan ilusionada y sueña desde chica".
Sonia, la mamá de Maribel, también ayuda con las empanadas y recibe los encargos. A la vera del río, mates de por medio, confió a UNO: "Ella está ansiosa de que lleguen sus 15. Yo no esperaba que se me vaya criando tan rápido la nena".
Carlos, el papá, acotó con emoción: "Era chiquita así como las hermanas y ahora creció de golpe. Al no poder darle lo que quiere, salió de ella esto de vender empanadas. Le comentó a Mariana y ella le dijo que iba a ayudarla. Así empezaron, y lo están logrando".

Proyecto en marcha
Maribel estudia en la escuela de Educación Técnica N° 100 Puerto Nuevo, y su familia asegura que es buena alumna. Según contó, quiere recibirse para "ayudar a los pescadores a arreglar sus canoas".
Mientras sonríe, presa de la felicidad que le genera imaginar cómo será la noche en que pueda celebrar sus 15 años, comparte una foto que guarda en su celular con el modelo del vestido que le gustaría lucir: "El color que prefiero es el verde manzana", comentó, con visible entusiasmo.
Aseguró que no quiere regalos y que lo único que anhela es que nadie falte a su fiesta: "Lo único que me importa es que vayan. Desde que era chica soñé con que llegue esa noche, y quiero que me acompañe mi familia y los que siempre están para ayudarme".
Hay gente que ya le prometió ayudarla: un amigo del papá le dijo que se hará cargo de la mesa dulce, una tía del fotógrafo, otras personas colaborarán para que pueda pagar el salón, el vestido y los zapatos, y una vecina le ofreció hacerle los souvenir para que ella y los invitados se lleven un recuerdo.
Sin embargo, saben que los gastos serán muchos y siguen recibiendo pedidos para poder reunir el dinero: "Hemos llegado a vender 20 o 30 docenas en dos días", contó con satisfacción la adolescente, y recordó que la docena cuesta 180 pesos. Quienes quieran hacer su reserva de empanadas de pescado y de paso colaborar para que Maribel pueda cumplir su sueño y tener una fiesta inolvidable se puede contactar a través del teléfono (0343) 154587767.

Comentarios