Secciones
Día del Niño

De cara a un Día del Niño atípico, jugueterías tratan de vender más

Comerciantes expectantes por el Día del Niño procuran impulsar la demanda online y resolver las faltantes de mercadería que generó la pandemia.

Martes 11 de Agosto de 2020

Este domingo se celebra en el país el Día del Niño, una fecha que usualmente suele generar expectativas de mayores ventas en jugueterías y otros rubros vinculados a regalos para los chicos. Sin embargo, la proliferación de casos de coronavirus en la región, sumado a la extensa medida de fuerza de choferes de transporte público Paraná, generaron un menor movimiento de gente en las zonas comerciales y condicionan la demanda.

Si bien las ventas online y la modalidad de delivery para hacer llegar la mercadería a los clientes están vigentes y cobran impulso, no llegan a equiparar -al menos hasta ahora- el caudal de ventas presenciales de otros años.

Al respecto, Betiana Curiotti, propietaria de un local del rubro en la Peatonal y presidenta de la Cámara de Comerciantes del Microcentro de Paraná, manifestó a UNO: “Es notable el cambio que hubo en el movimiento hasta el sábado. Hasta entonces, durante los días previos veníamos trabajando muy bien y andaba muchísima gente dando vueltas, paseando, comprando. En lo que va de esta semana, cuando ya se declaró la circulación comunitaria del Covid-19, se advierte que hay menos personas en la calle”.

día del niño.jpg
De cara a un Día del Niño atípico, jugueterías tratan de vender más

De cara a un Día del Niño atípico, jugueterías tratan de vender más

No obstante, destacó: “Ahora estamos trabajando mejor con la modalidad online, porque los clientes se están acostumbrando a comprar de esta forma, tanto por WhatsApp como por Instagram y Facebook. En nuestro local hay tres chicas permanentemente contestando y mandando respuestas”, aseguró.

Otro de los inconvenientes del sector es que numerosas fábricas en Buenos Aires están cerradas o trabajando a un ritmo inferior, lo que ocasionó faltantes de mercadería. Sobre este punto, Curiotti señaló: “Hay fábricas que están trabajando con la mitad del personal, porque hacen turnos rotativos y la producción es exactamente la mitad. Y esto repercute en los envíos, ya que si pedimos dos bultos nos mandan uno. Además, hay fábricas que han cerrado directamente por tener casos de Covid. Hay un proveedor que nos alcanzó a mandar mercadería y al día siguiente tuvo que cerrar”.

Respecto a los precios, indicó que las subas interanuales alcanzan entre un 20% y un 30% en promedio. “Todo aumentó en relación a agosto del año pasado”, afirmó.

Por otra parte, comentó que en esta oportunidad no podrá extender el horario de atención al público, como hacía previo al Día del Niño en años anteriores, y tampoco abrir medio día el domingo: “No nos han autorizado. Lo mismo pasó el Día del Padre, así que vamos a estar de 9 a 18 y quizás el domingo hagamos solamente delivery si quedan muchos pedidos del sábado. Es ridículo que no podamos hacer atención presencial el domingo, cuando los supermercados sí tienen permitido estar abiertos de 8 a 20. No se entiende por qué los supermercados, que son capitales extranjeros, pueden tener abierto, y a mí que soy comerciante nacional y local, me hacen cerrar”, lamentó, y aclaró: “No vamos dejar a ningún nene sin regalo y si hay pedidos el domingo haremos los envíos”.

Por su parte, Yanina Ortiz, quien junto a su hermana son propietarias de dos locales del rubro librería y juguetería también en la Peatonal de la capital entrerriana, opinó: “Las ventas vienen difíciles, como todo este año, que ha sido muy complicado”.

No obstante, reconoció: “Desde la semana pasada la gente concretó muchas compras por redes y esta semana ya están haciendo también varios pedidos. Este año por suerte el tercer domingo de agosto cae un 16, cuando otros años por ahí era más adelante y se complica si es muy cerca de fin de mes, así que estamos haciendo todo lo posible por vender más”.

Respecto a las faltantes de mercadería, sostuvo que tuvieron que comprar juguetes a los mayoristas en lugar de hacerlo directamente a las fábricas, y explicó: “Hay fábricas que han producido menos y otras que no han podido hacer nada en lo que va del año, así que vendieron el stock que tenían y quedaron sin mercadería”, indicó, y comentó: “El problema fue que nosotros entre abril y este mes solíamos vender cosas de librería para los chicos en la escuela, y no de juguetería. Pero al estar más en las casas por la cuarentena, la demanda de juguetes fue más alta y nuestro stock fue bajando un poco. Por suerte acá tenemos de todo, pero hay algunos productos que están en falta”.

En cuanto a los juguetes importados, indicó que “se consiguieron bastante” y expresó: “Para marzo o abril el proveedor ya lo tiene medio resuelto a ese tema. Sí hubo este año muchas cosas que quedaron en la aduana, pero la mayoría está, aunque hay un poco de escasez, porque de todo lo que iba entrando se repartía para todo el país, para que nadie se quede sin mercadería. Esperemos que para Navidad ya se haya normalizado todo esto”.

En el caso de su negocio, también registran más consultas y ventas online estos días y se preparan para trabajar el domingo de este modo. Al respecto, analizó: “Creo que con este tema de que se agravó la situación en Paraná por la cantidad de casos de coronavirus, mucha gente eligió quedarse en su casa y está comprando de manera virtual”.

En este marco, aseguró: “Estamos vendiendo a través de Facebook e Instagram y también tenemos dos números de teléfono abiertos para que consulten o compren, y realizamos delivery todos los días”.

Ortiz aseveró que hay muchos abuelos, que integran la población de mayor riesgo, recurren a los canales virtuales de ventas, y refirió: “Inclusive hay muchos abuelos que no están en Paraná, que hacen la compra por Internet y nos piden que al envío lo hagamos a su nieto que vive acá. Nos han comprado así desde Rosario, Neuquén, Salta y otros lugares. Hasta hay casos de abuelos que no han conocido a sus nietos todavía porque han nacido y no tienen autorización de viajar, así que optan por enviar aunque sea un regalito para sentirse más cerca”.

En estos últimos días, según observó, hay mucha gente abonando las compras con efectivo. Sin embargo, evaluó: “Supongo que llegando al fin de semana se va a ver más la tarjeta. Trabajamos mucho con planes hasta en seis cuotas, y en el resultado final estimo que las ventas totales serán un 70% con tarjeta y 30% en efectivo”.

Por último, en un contexto en el que no habrá festejos al aire libre ni concentraciones masivas para agasajar a los niños en su día, debido a la pandemia, reflexionó: “Creo que en general las ventas van a estar más bajas respecto al año pasado. Ojalá me equivoque, pero es complicado que la gente no pueda pasear, pasar a mirar, elegir, porque solo pueden ingresar dos o tres personas por local, según la dimensión, y eso tira para atrás”.

Tendencias

Ortiz hizo referencia a los juguetes más demandados este año y comentó: “Para las nenas son furor las muñecas Cry Babies, que son unos bebés llorones y son los más caros: valen alrededor de 5.000 pesos. También están de vuelta las valijitas de Juliana, con diferentes versiones nuevas: de tatuajes, veterinaria, doctora, diseños de uñas; las están pidiendo muchísimo y los valores oscilan entre los 700 hasta los 2.000 pesos, según el modelo. Y además están de moda las muñecas Bellies, que rondan los 2.000 pesos en adelante”.

“Para los varones, se piden mucho las pistolas Nerf, que son las que disparan darditos y valen entre 500 y 4.000 pesos, de acuerdo al modelo y los accesorios; las pistas Hot Wheels, que están a 7.000 pesos pero tenés los autitos a 250 pesos; y los Playmobil, que cuestan desde 500 pesos, y están las casas o mansiones que salen 11.000 o 12.000 pesos”, concluyó.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario