Secciones
Solidaridad

Cultivar la solidaridad: Adriana recibió apoyo para su vivero y está feliz

La joven de Santa Elena con síndrome de Down pudo expandir su emprendimiento gracias a la solidaridad de un viverista de Paraná

Martes 08 de Septiembre de 2020

Cultivar la solidaridad. Adriana Capdevila tiene 25 años y es de Santa Elena. En marzo comenzó a estudiar Viverismo en la escuela Juan Pablo I de esa localidad, pero las clases presenciales se suspendieron al poco tiempo por la pandemia y siguieron brindándose de manera online. La joven, con síndrome de Down, no sabe leer, así que su mamá, María Cristina Wolert, la ayuda con las actividades que le acerca el profesor Cristian Vega. Con entusiasmo, hace varias semanas recibieron las primeras semillas que les llevó el docente y ya pudieron trasplantar los plantines que nacieron en comunión con la tierra y el agua. Su historia fue compartida por Diario UNO el 28 de junio.

Embed

A partir de esa nota, Andrés Cáceres, propietario de vivero El Bosque, de Paraná, se propuso colaborar con el sueño de Adriana de ser viverista. Primero habló con María Cristina, y le contó su anhelo de hacerle llegar varios cajones con plantas y plantines para que puedan reproducirlos y ponerlos a la venta, y compartió con ella algunas ideas y secretos de la actividad. La idea eran mandárselas enseguida, pero los contagios masivos de Covid-19 en la capital entrerriana complicaron la logística y recién el viernes pasado pudo concretar el envío. “Esta idea de colaborar surgió cuando leí la nota en Diario UNO, ya que es lindo cuando se suma gente a la actividad y más cuando se prepara para eso. Nosotros hace 13 años que tenemos el vivero y estamos asentados, así que cuando podemos brindar algún apoyo lo hacemos y siempre estamos a disposición”, dijo a UNO.

Adriana Santa Elena1.jpg
La joven de Santa Elena con síndrome de Down pudo expandir su emprendimiento gracias a la solidaridad de un viverista de Paraná

La joven de Santa Elena con síndrome de Down pudo expandir su emprendimiento gracias a la solidaridad de un viverista de Paraná

Adriana Santa Elena 3.jpg

“En el caso de Adriana, quisimos mostrarle un poco cómo es el rubro, cuáles son las variedades de plantas que se están conociendo en esta época, pero con todo esto de la pandemia se demoró. Y justo pasó gente de un puerta a puerta de Santa Elena por el vivero a buscar unas cosas, así que le mandé las plantas”, dijo Andrés, y destacó: “Los chicos del transporte Luque no quisieron cobrarme el flete, y propusieron que en cada viaje que tengan a Paraná van a seguir llevándole los envíos, porque le vamos a continuar mandando cosas”.

En este marco, indicó que le mandaron plantines florales que producen ellos, y otro poco de un productor asociado: “Son azaleas que vende en la costa del Uruguay”, refirió. El propietario de vivero El Bosque confió que para cultivar plantas hay que conocer y contemplar varios aspectos, como la calidad de la tierra y del agua, las temperaturas pico del verano y las heladas del invierno. “Los mercados también varían, y nosotros tratamos de producir la mayor parte de la mercadería que vendemos para reducir la huella de carbono de todos los productos que recorren el país.

Estamos tratando de invertir para dejar de viajar tan seguido para traer plantas de otros lugares y sumar mano de obra local. Hace dos años nos propusimos esta meta, cuando producíamos el 30%. Ahora ya logramos producir el 80% de lo que ofrecemos. Por ahí necesitamos más tecnología y acá nos limita un poco la dureza del agua”, explicó. Asimismo, subrayó: “Las generaciones venideras están más interesadas en el cultivo de plantas, en lo que es la naturaleza, la vida verde, así que por suerte hay mucha gente joven que se está sumando. Antes, cuando iba a algún curso, por ejemplo, la mayoría de los asistentes era´n personas grande y ahora eso ha cambiado”.

Adriana Santa Elena2.jpg

Ni bien recibió el envío, María Cristina Wolert le escribió a Andrés para agradecerle. En el mensaje incluyó fotos mostrando la alegría de Adriana al recibir las plantas. “Ella arrancó con su vivero, que es chiquito, porque no tenemos mucho espacio, sino ya tendríamos una huerta”, mencionó con entusiasmo. Según contó, ni bien salieron de Paraná los conductores del transporte le enviaron un audio contándole que le llevaban las cosas, y también le mandaron fotos con los plantines y los insumos que le estaban por acercar.

“Andrés nos mandó azaleas y se vendieron rapidísmo. También nos envió petunias, otras plantas más que no sé cómo se llaman pero sus hojas tienen un olor a miel y son hermosas. Nosotras además hicimos muchos plantines de cactus, tenemos crisantemos y otros plantines de estación. Estamos aprendiendo de todo y estamos muy felices”, recalcó María Cristina. Las azaleas se vendieron rapidísimo y ya tienen una clientela fija que les va comprando las ofertas, mientras madre e hija van aprendiendo sobre especies y cultivos, compartiendo una pasión común en familia: “Yo me crié en el campo hasta los 19 años, y sabía hacer huerta, pero esto de las plantas es nuevo”, dijo, y aclaró con simpatía: “Adriana es la que vende y maneja la plata”.

El fin de semana fueron a un cañaveral a buscar tierra y abono, y con algunas plantas con flores que prenden de gajos están sumando macetas listas para la venta. “También una señora de La Paz nos ayudó, y de a poco vamos aprendiendo más sobre este rubro”, manifestó la mamá de Adriana, quien además agradeció al profesor de Viverismo su dedicación: “Él nos trae semillas, plantines, y libros con plantas para pintar, así vamos conociendo los nombres de cada especie”, señaló. Por su parte, Adriana se mostró muy contenta con la colaboración y los consejos de vivero El Bosque.

Aseguró que le gustaron mucho las plantas y también se mostró agradecida. “Me encantaron las plantas, con muchos colores. Me gusta mucho tener un vivero”, aseveró a UNO.

Con la cercanía de la primavera, los días soleados y la dedicación que le ponen al emprendimiento, tienen el éxito asegurado. Y observar cada día los nuevos brotes, las alienta a seguir adelante con esta entretenida actividad.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario