Ciencia
Miércoles 03 de Enero de 2018

Cuando la ciencia está al servicio de la investigación de casos judiciales

La Justicia entrerriana incorporó tecnología de vanguardia para estudios genéticos que ayudará a clarificar causas complejas

Desde hace casi dos décadas el Poder Judicial entrerriano puso en marcha un ambicioso proyecto científico aplicado a la investigación criminal y de filiación, que en poco tiempo se podrá llevar a la práctica en causas que se tramitan en la provincia. La titánica tarea comenzó en 2000 con la creación del Servicio de Genética Forense del Superior Tribunal de Justicia (STJ), donde un equipo de expertos en diferentes disciplinas comenzó a estudiar la variabilidad genética de la población de la provincia de Entre Ríos. Se trata de un trabajo pionero que viene a respaldar la segunda etapa de un programa que incorporará nuevas tecnologías a partir de un convenio con el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnias (Conicet). Es allí donde irrumpe la Next Generation Sequence (Secuenciamiento Masivo en paralelo en ADN, según la traducción al castellano), una técnica que permite saber en una posición determinada del ADN cuál es su composición de base. "Los cuatro componentes básicos son adenina, citosina, guanina y timina. Esas bases se suceden una detrás de otra a lo largo de una región de la cadena de ADN y determinan en sitios específicos en las distintas personas un determinado polimorfismo. Ese poliformismo explica que no todas las personas no van a ser iguales", ilustró el bioquímico y jefe del Servicio de Genética Forense del STJ, Gustavo Martínez.
En conclusión, es la base para la identificación de las personas desde el punto de vista biológico. y que permitirá importantes ventajas respecto del secuenciamiento convencional de ADN. "Como es muy reciente no hay ningún laboratorio en Latinoamérica que esté trabajando en esta tecnología en el área forense. El STJ decidió comenzar a probar el proyecto para validar esta tecnología", explicó el especialista.
El Estado adquirió el equipamiento de última generación y en forma paralela se firmó un acuerdo con el Conicet para aplicar esta tecnología, primero en la validación con los estudios poblacionales que se deberán realizar previamente. Después se verá cómo funciona con la aplicación efectiva en muestras forenses y en personas que se requieren en estudios de filiación, se adelantó a UNO.
Efectivamente, el sistema se encuentra en un período de prueba, y únicamente a pedido del Poder Judicial de Córdoba se prestó colaboración en una causa judicial. En esa jurisdicción se está investigando a un sospechoso de cometer abusos sexuales en serie, porque en varios causas se detectó un perfil genético compatible. "Para poder utilizarla, no en modo de prueba sino en forma real, necesitamos tener las bases de datos poblacionales", aclaró el facultativo.

Tecnología de vanguardia
Si con el secuenciamiento convencional se podían estudiar de 15 a 20 regiones de ADN, con esta técnica se podrán examinar 300 regiones simultáneamente y en mayor cantidad de muestras en menor tiempo. "No solamente podemos estudiar esas regiones de interés para hacer la identificación, sino que a la vez podemos estudiar regiones que nos permitirán inferir características físicas de la persona aportante a una muestra forense. Es muy novedoso porque en algunas situaciones se da que no hay ningún imputado en la causa, al menos teniendo las características físicas, o descartar personas que puedan estar siendo sospechadas u orientar la búsqueda hacia otras personas que podrían haber estado implicadas en el hecho", reseñó el profesional.
De esta manera, se podrá establecer el color de ojos, color de cabello y rasgos de ancestralidad. Según la última proyección, el estudio poblacional estaría listo para mediados de 2018 y con esa base podrían comenzar en la rutina forense.
Para realizar el estudio poblacional se seleccionaron alrededor de 500 donantes voluntarios al azar que sean representativos de la provincia, que no tengan ningún tipo de relación ni parentesco entre sí y luego son sometidos al estudio genético con la nueva tecnología. "Y de cada una de las regiones que nosotros investigamos obtenemos la variante genética de todas esas personas. Eso permite establecer tablas de aparición en la población y con esas frecuencias después podemos utilizarlas en cálculos estadísticos que se aplican posteriormente en la causas. En una causa de filiación se informa un índice de paternidad, que es un número que se obtiene de un cálculo en el cual se utilizan estas frecuencias. Lo mismo pasa en una causa de incriminación: cuando un perfil genético hallado en una evidencia es compatible con el perfil genético de una persona que se imputa en la causa, no significa que esa persona haya aportado el perfil genético, sino que no se puede descartar que lo haya aportado", detalló Martínez.
La incumbencia de los expertos pasa por determinar cuántas veces es más probable la hipótesis de que esa persona haya aportado el perfil genético en relación a que lo haya aportado otra persona de la población. "Ese valor probabilístico se calcula en función de la aparición de esas variantes genéticas en la población. Es fundamental tener estudiada la población", planteó el bioquímico respecto de una tecnología que también permitirá investigar causas de muerte.

Comentarios