Citricultura
Lunes 20 de Agosto de 2018

Crisis en la citricultura: productores volvieron a las rutas, pero sin cortes

A la altura de la rotonda de acceso a las termas de Chajarí, sobre ruta 14, autoconvocados reclaman por una nueva legislación laboral

Luego de la asamblea realizada el sábado, productores autoconvocados del sector citrícola del Departamento Federación decidieron volver a las rutas para expresar su descontento y malestar por la industria del juicio, que afecta la sustentabilidad de la producción.
Según informó a UNO Guillermo Borgo, uno de los productores presentes ayer en la rotonda de acceso al complejo termal de Chajarí, sobre la autovía nacional 14, se tomó la decisión de todos los días en horario vespertino instalarse en el lugar para visibilizar la realidad que atraviesan, y que se pueda finalmente encarar una modificación de la legislación laboral, que permita encuadrar actividades hoy no reguladas por el Convenio Colectivo de Trabajo (CCT). Esta situación irregular ha llevado a que se genere lo que muchos apuntan como una "industria del juicio".
Ante esta realidad, que atraviesan también otras economías regionales, se presentaron desde hace tiempo varios proyectos, sin ser tenidos en cuenta por las autoridades de gobierno nacional.
"Esta es una medida pacífica, y queremos que quede claro que no son cortes de rutas", indicó Borgo, al referirse a la decisión tomada por los autoconvocados a la vera de la ruta nacional. Según indicó, todos los días a partir de las 17 se reunirán para analizar los pasos a seguir, mientras aguardan respuestas de las autoridades.
La problemática que atraviesa la patronal de la producción citrícola es similar, dicen, a la que afrontan otras economías regionales como la pera, la manzana, entre otras. Actualmente, mediante el CCT encuadrado con el Sindicato de la Fruta, hay categorías como tractoristas, embaladores y hasta cuadrillas de cosecha, que forman parte del plantel en blanco o regularizado de las empresas. Pero hay otros, como aquellos dedicados a la poda, al raleo o a la cosecha, que son tareas esporádicas y no están contempladas en el convenio.
A diferencia del convenio de la Unión Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores (Uatre), el convenio de la Fruta es superador. Algunos trabajadores están dentro de ese marco legal.
Según datos aportados a UNO por la Federación del Citrus de Entre Ríos (Fecier) el sector ocupa hoy unos 30.000 trabajadores; poco más de la mitad está en blanco, 13.000 en el convenio de la fruta, y unos 4.000 en Uatre. El resto está en la informalidad.
Han existido proyectos ingresados al Congreso nacional, incluso hasta de prever una modalidad contractual como tienen los estados, de contratos de servicio, a tiempo, pero ninguna ha prosperado.
"El problema es que no hay forma de encuadrar a esos trabajadores", agregó Borgo.

Apoyo
Los fundamentos de los productores autoconvocados son sostenidos también por la Fecier. Desde esa entidad se indicó que en la última visita –la semana pasada– del ministro de Agroindustria de la Nación, Luis Miguel Etchevehere, se llevó el compromiso de evaluar la situación planteada por los productores. Fue en ocasión de concretarse la primera exportación de mandarinas entrerrianas a China.
En el marco del plan de lucha trazado por los autoconvocados, el objetivo es sumar actores de la misma citricultura de la región, como sectores de otras economías también aquejadas por distintas situaciones, y falta de respuestas a sus demandas.
De hecho, en las primeras acciones estuvieron también acompañados por productores de la localidad de Mocoretá (Corrientes). Entre Ríos tiene un 40% de la producción citrícola nacional. Algo más del 40% tiene Tucumán, pero en esa provincia, el 90% corresponde a limones. En cuanto a las frutas frescas –mandarinas y naranjas–, el 70% del mercado nacional es atendido por los productores entrerrianos. En Corrientes, la citricultura está asentada en la zona sur, cercana a Entre Ríos.
"Desde Fecier venimos apoyando el planteo y esperamos en los próximos días aunar criterios y esfuerzos para una problemática que afecta a todos", indicó el histórico dirigente del sector Fernando Borgo, extitular de la federación.

Datos del sector
Para la provincia de Entre Ríos, la citricultura tiene una extrema importancia: a lo dicho acerca de la ocupación de unos 30.000 empleos en temporadas normales debe agregarse, para referir a la magnitud de su impacto económico, productivo y social, que hay aproximadamente unos 1.800 productores que abarcan una superficie de casi 40.000 hectáreas, comercializando e industrializando anualmente alrededor de 800.000 toneladas de cítricos.
Principalmente, resulta un motor clave en la dinámica económica de los departamentos Concordia y Federación.

Comentarios