Salud

Crecieron las enfermedades respiratorias este año

En 2022 aumentaron las enfermedades respiratorias virales en adultos y en niños. En Paraná bajó la cantidad de internados pero siguen las consultas

Viernes 12 de Agosto de 2022

Según el último boletín epidemiológico del Ministerio de Salud de la Nación, en lo que va de este año los casos de personas con gripe, neumonía y bronquiolitis en la Argentina aumentaron considerablemente con respecto al año pasado. Se trata de enfermedades respiratorias típicas de las temporadas de frío que habían bajado su incidencia por el impacto de las medidas de prevención para el COVID-19. Pero tras el relajamiento actual la situación cambió: la incidencia acumulada de gripe creció el 146% en comparación con el 2021, y la de la neumonía, el 11%. En tanto, la de la bronquiolitis, que afecta más a los niños durante el primer año de vida, aumentó el 209% en 2022.

En tanto, sigue habiendo contagios de coronavirus, que si bien decrecieron un 20% la semana pasada, según el último reporte del Ministerio de Salud nacional, habían registrado cinco semanas en alza.

Afecciones respiratorias.jpg
Enfermedades respiratorias pueden confundirse con síntomas de Covid.

Enfermedades respiratorias pueden confundirse con síntomas de Covid.

Paraná forma parte de esta tendencia y aunque el frío intenso cedió en estos días, continúan las visitas a los consultorios de una cantidad considerable de personas con enfermedades respiratorias. Sobre este punto, Carlos Sebastián Wustten, médico neurólogo del hospital San Martín, señaló a UNO: “Se ha visto un aumento de virosis respiratorias en general. Es decir, han aumentado los cuadros no solamente de Covid, que es lo que se venía dando, sino la aparición de otras virosis que en los años anteriores, con las medidas de aislamiento, no estábamos viendo”.

“Los cuadros más frecuentes son de tipo viral, que no requieren de tratamiento antibiótico, que son generalmente muy similares entre sí, con dolores de cabeza, con cuadros febriles o subfebriles, o sin fiebre. También manifestaciones de resfrío, es decir, congestión en la nariz, mucosidad, tos, algunos con dificultad respiratoria o ahogo”, agregó, y observó: “Muchos de ellos probablemente corresponden a cuadros de Covid en pacientes vacunados, que son cuadros más leves y que, si no tienen circunstancias especiales, no se hisopan y uno desconoce si son casos positivos de coronavirus”.

A su vez, subrayó: “Hoy en día se siguen presentando todavía muchos casos en consultorios. Aunque está pasando el frío, generalmente las infecciones respiratorias virales ocurren hasta septiembre u octubre, que es cuando empieza a disminuir la frecuencia. Pero en agosto, septiembre y hasta principios de octubre, hay una tasa de infecciones respiratorias”.

Consultado acerca de si también son más los casos con afecciones respiratorias que en 2019, el año previo a la pandemia, analizó: “En realidad no tenemos números exactos, sino relativos, ya que anteriormente no hubo un seguimiento tan estricto de cuántos casos aparecen anualmente y, sobre todo a qué virus corresponden las infecciones. Puede haber una impresión, pero no tengo la certeza, de que hay más casos que en 2019, pero esto puede ser por múltiples motivos, como por ejemplo que la gente, con el tema de la pandemia, consulta más al profesional médico. En cambio, en la prepandemia, durante los cuadros virales las personas solían automedicarse, resolver esos problemas en forma autónoma; pero posterior a la pandemia hay otra visión en la gente en torno a que las enfermedades, aunque sean virales, algunas veces pueden evolucionar en forma grave”.

“Se ve mucho ahora, por ejemplo, en los lugares en que se realizan hisopados, como en la Posta Respiratoria del hospital San Martín, que hay una tasa de cuadros sospechosos positivos. Pero si no se realizaban hisopados para detectar influenza, probablemente no lo hubiéramos detectado o no hubiéramos sabido el virus con certeza”, indicó.

En cuanto a si existe una mayor propensión de pacientes que tuvieron Covid a contraer luego una enfermedad respiratoria, descartó esta premisa y sostuvo: “No hay comprobación científica. No hay trabajos que demuestren que aumente la susceptibilidad frente a otras enfermedades respiratorias el haber tenido el coronavirus. La persona no disminuye las defensas, al contrario, haber tenido la enfermedad aumenta la inmunidad, sobre todo ante el mismo coronavirus”.

Por otra parte, refirió que las medidas de prevención ante las afecciones respiratorias “son exactamente las mismas a seguir que durante la etapa de mayor avance del covid” y preciso: “Son el distanciamiento social, el lavado de manos, la protección individual con barbijo. Si bien hay medidas que se han relajado por la situación epidemiológica, hay áreas como los consultorios médicos, las clínicas, los hospitales, donde hay mucha circulación de personas que pueden estar enfermas y se deben seguir implementando. También en eventos masivos o aquellas personas con enfermedades con las tienen la inmunidad comprometidas, por ejemplo los pacientes oncológicos o que toman drogas que bajan las defensas; en esos casos tienen que continuar con las medidas de prevención al máximo, porque son más susceptibles”.

Gripe (2).jpg
Afecciones respiratorias. Las atienden primero en la Guardia.
Afecciones respiratorias. Las atienden primero en la Guardia.

En cuanto a la bronquiolitis, virus sincicial respiratorio (VSR), aclaró que es una enfermedad que se ve más en niños. “Habitualmente produce en los adultos puede producir un cuadro de tipo viral, pero no tan importante como en los niños”, remarcó.

En este caso, quienes transitan la infancia están expuestos a la bronquiolitis, la afección respiratoria con más incidencia este año que en 2021. Vanesa Vainstub, médica pediatra y jefa de la Sala de Clínica Pediátrica del hospital materno infantil San Roque, manifestó a UNO: “Vimos este año muchas más consultas y también fue impresionante la cantidad de internaciones por cuadros respiratorios en niños. Siempre llega un momento del año en que el hospital está lleno, pero esta vez eso fue precoz, antes de llegar el invierno. Hubo un corrimiento en la curva epidemiológica y se dio el pico de internaciones y de consultas por bronquiolitis al empezar el otoño, cuando otros años era en pleno invierno”. No obstante, indicó: “Ahora están empezando a disminuir un poco. Todavía hay muchas consultas pero hay menos internaciones”.

También comentó que la mayor parte de los casos que requirieron internación fueron por broncoespasmos: “Hay muchos más casos de chicos que hacen broncoespasmo de repetición y eso tiene que ver con factores ambientales. Muchos terminan incluso con un tratamiento de prevención”.

En referencia a la posibilidad de prevenir las afecciones respiratorias, aclaró: “Es complicado, porque obviamente los chicos volvieron a sus actividades normales, pero las medidas que se deben implementar son las de siempre: el tema del lavado de manos es la primera, también abrigar bien a los chicos y tratar de que los espacios estén ventilados, aunque en realidad este virus sincicial, que es el que provoca la bronquiolitis y que es el más frecuente, no tiene vacuna para prevenirlo. Solo hay en los prematuros un anticuerpo que se pone en los meses de riesgo para brindarles defensas contra este virus pero no es una vacuna”.

En cuanto al Covid en niños, comentó: “Este año hemos tenido muchos meses sin tener chicos internados con Covid, y cuando empezó a haber aumento de casos esto se revirtió; hoy hay dos internados”.

“En general, el Covid sigue siendo menos riesgoso en los chicos. Se terminan internando porque hacen broncoespasmo y no porque tienen Covid. Por suerte la vacuna nos cambió la vida a todos”, destacó la especialista, a modo de conclusión.

LEER MÁS: Tras la suba de casos de influenza en niños, crecen también los de bronquiolitis

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario