Secciones
Pandemia

Crecen los desafíos en salud mental ante las nuevas cepas

Especialistas en salud mental advierten que al extenderse más tiempo la pandemia o, aprender a convivir con la nueva realidad es clave para seguir adelante

Jueves 08 de Julio de 2021

La ansiedad, el estrés, la angustia, y otros sentimientos displacenteros forman parte de la cotidianeidad de mucha gente desde que se declaró la pandemia del coronavirus, hace más de un año y la llegada de las nuevas cepas intensificó muchos de estos cuadros y afectó aún más la salud mental de cuantiosas personas, frente a la incertidumbre de no saber por cuánto tiempo más se extenderá esta situación.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) viene advirtiendo sobre los efectos en la salud mental que está teniendo esta instancia y se vaticina que habrá más problemas de salud mental tras esta crisis sanitaria.

En este marco, profesionales de la Psicología coinciden en que las consultas para paliar estas sensaciones aumentaron, y en medio de la batahola que significa avanzar hacia un futuro con poco margen de planificación o de proyección, instan a recurrir a las herramientas y recursos de los que se puede disponer para afrontar estas cuestiones.

Sobre el tema, Anabella Martínez, psicóloga de Paraná, observó: “Mucha gente está muy movilizada por el cansancio. En función de los aspectos clínicos, hay una mirada bastante compleja, que tiene que ver con la incertidumbre. Existe mucha ansiedad, mucha angustia, frente a que no hay seguridad ni certeza de cómo se va a salir de esto y cómo vamos a quedar a nivel emocional, económico, mental”.

A los síntomas que surgen debido a la enfermedad, se suma el aspecto económico, sobre todo en aquellos ámbitos en que la gente se quedó sin su fuente de ingreso o en los que tuvieron obligadamente que reconvertirse: “Muchas personas se han quedado sin trabajo, y hay gente que comenzó un emprendimiento con el temor de que no lo puedan sostener, o de no poder avanzar. Y esto también trae mucha angustia, ansiedad, pensamientos recurrentes y demás”, señaló a UNO.

Por su parte, Mario Sarli, psicólogo de Concordia, sostuvo: “La capacidad de adaptación que tenemos las personas para sobrevivir se hace presente en medio de los desafíos de la pandemia. Y frente al cansancio, la fatiga que causa no poder vernos con amigos, no poder abrazarnos, no poder reunirnos, opera un mecanismo más o menos consciente que tiene que ver con la supervivencia. Uno ya sabe a esta altura que a mucha gente que se contagió con el virus le fue bien, y que quienes murieron la pasaron mal. Eso activa el mecanismos de adaptación, de aceptación, y a la vez el impulso de seguir bregando para no entregarse. Y aunque por ahí los comportamientos sociales se relajan, en la gente en general sigue estando este espíritu de cuidado”.

El especialista subrayó que hay que tratar de adaptarse a convivir con estas situaciones, y refirió: “El año pasado creíamos que las vacunas llegaban y esto se terminaba, pero ya sabemos que no es así, no solo porque la realidad nos demostró que en el mundo aquellos que se sacaron el barbijo y festejaron, luego tuvieron que retroceder. En Israel, el Reino Unido y demás, se volvió al barbijo y a los cuidados. También hay gente que vacunada con doble dosis se contagió,

y personas que se vacunaron y murieron. Sabemos que pasa eso, y hay que hacer una especie de resignificación”.

Ingrid Williams, doctora en Psicología en la capital entrerriana, analizó: “La extensión de la pandemia tiene que ver con las nuevas cepas y la movilización de la gente de un lado a otro. Me parece que hoy en día hay que tener un poco más de conciencia social y en este momento hacer otro tipo de cosas dentro del ecosistema en el que uno está, al que pertenece habitualmente. Por ejemplo, quedarnos en Argentina en estos momentos”.

“No va a venir mal que uno vuelva a la familia, los amigos. Este tiempo es una invitación también a que conozcamos lo que tenemos alrededor. Hay gente que sigue saliendo, viajando como si no pasara nada, y no es una cuestión de tener miedo, pero sí estar atentos y en este momento hacer otras cosas, porque una pandemia va a llevar entre tres y cinco años”, explicó a UNO.

Asimismo, instó a tomar mayor conciencia del tiempo que se vive: “Nosotros ahora pasamos por un período crítico, porque estamos en invierno. Son tres meses de frío, y hay que cuidarse un poco más, porque es más contagioso el virus.

Ahora estamos en una situación crítica, pero en septiembre vanos a poder salir más y hacer más cosas que ahora. Hay que esperar y al llegar la primavera vamos a tener la posibilidad de salir más, de tener más libertades, como ocurrió el año pasado. Debemos pensar en eso, porque las cepas se van a seguir expandiendo por todo el mundo, y eso no va a cambiar por ahora, al menos hasta que todos estemos vacunados. Hay que esperar la eficacia de las vacunas y a partir de ahí vamos a tener una vida más normal, pero ahora no”.

Sobre este punto, manifestó: “Vivimos un momento en que la gente está confundida en si puede salir o no. Y el virus está en todos lados, por lo que tenerle miedo en este momento no tiene sentido: ya sabemos cómo prevenir para evitar el contagio y hay que moverse menos. Y estas situaciones de confusión y de falta de proyección sobre lo que no podemos hacer en este momento, porque no sabemos qué va a pasar en diversos aspectos, traen aparejados más problemas en el sueño, más horas en Internet, podemos tener más problemas familiares, de pareja o en el trabajo; o sentirnos más presionados porque estamos más tiempo encerrados”.

“Lo que hay que hacer, teniendo en cuenta que no tenemos muchas alternativas, es tratar de aprovecharlas y verles el lado positivo: estar más con la familia, pero buscar momentos de soledad dentro de la misma casa; salir afuera a caminar, a andar en bicicleta, ir a algún lugar al aire libre a hacer un poco de gimnasia en general; tener un equilibrio entre estar encerrados e ir afuera a ver la luz, el sol, a tomar aire, que lo necesitamos para estar sanos. Hay que ser flexibles en la medida en que uno pueda”, concluyó.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario