IAPV
Jueves 14 de Marzo de 2019

Crece la grieta entre vecinos del barrio Mutual Modelo 300 Viviendas y el IAPV

Casaretto afirma que solo hay tres reclamos formales presentados. A la par, hay adjudicatarios que se quejan por averías y por el valor la cuota

Hace poco más de dos semanas un grupo de vecinos del barrio Mutual Modelo 300 Viviendas, situado en la intersección de las calles Gobernador Maya y Don Bosco, en Paraná, hicieron público que varias de las casas que fueron entregadas el 25 de noviembre de 2018 comenzaron a sufrir averías, entre las que se cuentan fisuras en las paredes y filtraciones.
Mientras, desde el Instituto Autárquico de Planeamiento y Vivienda (IAPV) iniciaron una serie de inspecciones para verificar el estado de las construcciones, habitantes de este barrio, junto a adjudicatarios de Mutual Modelo 250 Viviendas de San Benito y 250 Viviendas de Colonia Avellaneda –que advierten que también se ven damnificados por defectos en las construcciones–, cortaron calle Laprida, frente al organismo, para reclamar por los desperfectos y además por el valor de las cuotas, solicitando "alguna medida para reducir su valor mensual, en medio de las dificultades de pago por la pérdida de poder adquisitivo". Según adelantaron a UNO, están evaluando tomar medidas la semana que viene, y no descartan volver a implementar esta forma de protesta.
Claudia, vecina de Mutual Modelo 300 Viviendas, comentó: "Lo único que hemos logrado es que vengan los inspectores del IAPV a recorrer el barrio. Son los que supuestamente habían aprobado las viviendas y ahora están haciendo una revisión diaria por manzanas. Se llevan el listado de los problemas que se registran y quedamos a la espera de que la empresa venga a hacer unos remiendos, pero pasa un tiempo y vuelven a surgir".
En este marco, recordó que el gerente técnico del IAPV, Américo Valente, se acercó semanas atrás junto con el gerente de la regional Oeste, Rodolfo Escobar, y señaló: "Ellos entraron solamente a tres casas de las 300, manifestando que había problemas en esas tres viviendas, sin recorrer el resto. En algunas construcciones hay averías que son muy evidentes, y en otros casos van surgiendo inconvenientes día a día. Ayer una vecina nos comentó que se le partió la casa, que tiene una rajadura de una pared a la otra, y hasta el piso".
En su caso, advirtió falencias en septiembre, antes de ocupar en forma definitiva el lugar que ahora habita. "Había un par de detalles y se lo manifestamos al inspector que vino con nosotros y el día de la entrega, en noviembre, vimos que los habían arreglado. Pero a cuatro meses que estoy ocupando la casa apareció la misma grieta. O sea que no fue un arreglo, sino que pusieron un enduido, pintaron y subsanaron la situación, pero el problema está, y volvió a aparecer", sostuvo.
La mujer contó que están planificando ir casa por casa para sumar información, para conocer exactamente cuántos son los afectados, y aclaró: "Hay vecinos que no reclaman porque no quieren tener conflicto o no les interesa, pero hay otro grupo que planteamos que si vamos a pagar que sea por una casa digna, porque son viviendas nuevas y no tendríamos que tener ningún tipo de problemas a cuatro meses de mudarnos".
Por otra parte, explicó: "Antes nos habían dicho que si teníamos un problema vayamos al obrador de la empresa, que se tiene que hacer cargo, y es cierto que siempre están en el barrio y han hecho los arreglos, pero ahora cuando los problemas son cada vez mayores nos manifiestan que nunca presentamos una nota para reclamar al IAPV. Ahora vinieron los inspectores y están haciendo el relevamiento, pero ya perdimos casi cuatro de los seis meses de garantía que tienen las viviendas".
Respecto de las cuotas, contó que el costo mensual es de 5.820 pesos, valor que se actualiza en base a las paritarias estatales, y que a muchos vecinos se les juntó con la cuota del terreno que están abonando a Mutual Modelo, que ronda los 4.000 pesos, lo que suma un monto importante que a las familias les cuesta afrontar. Sobre este punto, también se quejó de que el IAPV les está cobrando un "canon de uso" y no una cuota por la adquisición de la vivienda, y que nadie les explica cómo es este tema. "Estamos pagando un canon de uso, que sería como un alquiler, y no entendemos por qué", indicó.
Consultado sobre este punto, el presidente del IAPV, Marcelo Casaretto, explicó: "En todos los casos el IAPV siempre hace inicialmente un contrato de tenencia precaria, y pagan un canon de uso, que es lo mismo que la cuota. Esto es para constatar que la gente se mude al lugar, ocupe la vivienda, le dé el destino que le tiene que dar y pague las cuotas. Al cabo de un año o año y medio se hace una resolución de venta de la vivienda, y empiezan a pagar la cuota definitiva, y lo que pagaron como canon de uso se descuenta de lo que tienen que abonar. En toda la historia del IAPV esto ha sido así y se lo explicamos en todos los casos a todos los adjudicatarios en todo Entre Ríos".
A su vez, recordó: "La gente se mudó al barrio y accedió a la vivienda conociendo el tipo constructivo que era, conociendo las condiciones, sabiendo que habían hecho un convenio con la mutual para pagar el terreno y que la cuota del IAPV tiene un valor determinado y que se actualiza de la forma pautada".
En este marco, subrayó: "Cada una de las 300 familias firmó por escrito su conformidad con la cuota y la forma de actualización. Lo que pasa es que se mudaron en noviembre, no pagaron nada hasta ahora, y cuando les llega la primera cuota no quieren pagar y se quejan. Nosotros no nos ponemos a discutir con cada una de las 52.000 familias que tienen vivienda del IAPV preguntándoles cuánto quiere pagar cada uno, eso no existe. Acá hay una pauta de cuota, cada uno firmó por escrito su conformidad y tiene que pagar; eso es así".
Sobre las quejas por averías, explicó que el IAPV hace obras contratando empresas que las ejecutan y son las responsables de entregarlas con una terminación de calidad. "Las viviendas tienen garantía de seis meses, en los cuales la empresa debe responder por cualquier deficiencia en las terminaciones o lo que fuera. Lo que necesitamos es que cada familia que tiene un problema en su vivienda presente su reclamo por escrito ante el IAPV para que, por escrito, nosotros le hagamos la orden de servicio y de cargo a la empresa para que arregle el problema", señaló.
Asimismo, sostuvo: "De 300 viviendas, hay solamente tres reclamos concretos planteados al IAPV. Lo demás son gente que habla de lo que supuestamente le pasó a un vecino. Comentarios puede haber un montón, reclamos escrito hay tres. Y hay un obrador de la empresa en el lugar y han ido nuestro gerente regional y gerente técnico y han hablado con todos".
Casaretto finalizó: "Se entregaron 800 casas y se quejan 15 adjudicatarios. Uno les puede explicar 1.000 razones y no las van a aceptar porque lo que quieren es no pagar, quieren que les regalen la casa y nosotros queremos cobrarles la cuota para hacer más casas para gente que está esperando", fustigó, y concluyó: "Hay 28.000 familias anotadas esperando, son 28.000 familias que sí quieren pagar. Así que si cada uno quiere manotear una casa del IAPV y no pagar, la verdad es que es muy injusto para la sociedad".

Comentarios