Secciones
Descubriendo Entre Ríos

Covid-19: certezas y dudas sobre Sars y confinamiento

Virus y estrategias sanitarias contra el Covid-19 que debieran ser liberados del secuestro para que tenga chances la información confiable.

Martes 21 de Septiembre de 2021

Hay quienes dudan de que el Sars Cov2 sea un virus. Y son profesionales con mucho estudio. En el extremo opuesto, hay quienes ponen toda su esperanza en el aislamiento y las vacunas contra el Covid-19. También investigadores muy leídos. Los especialistas y los gobernantes tienen parte de responsabilidad en la incertidumbre que campea en la Argentina y el mundo, porque entraron en competencias tontas, prometieron soluciones que no llegaron, y nos corrieron el arco una y otra vez.

La Argentina estuvo entre los más duros para el confinamiento largo, dispuesto por el Estado, de ahí la caída de miles de empresas y el aumento de la desocupación y la pobreza. Al mismo tiempo se encuentra en el grupo de países con más alta tasa de muertes por cantidad de habitantes.

Quizá la ineficacia del modelo trazado no sea lo peor, porque al fin y al cabo muchos países sufren con nosotros la muerte y el empobrecimiento, aunque es cierto que de 200 países, 190 pueden mostrar mejores resultados en su conjunto.

Lo preocupante es que en su momento nos creímos ejemplo, es decir: la altanería de nuestra casta dirigente es un clásico, y debiera ser tratada, porque esto de dar cátedra desde la ignorancia medio que cansa. También incomoda la ausencia de explicaciones certeras sobre la enfermedad y las vacunas, aquí y en otros países, la ausencia de respuestas respetuosas a los profesionales que señalan los riesgos de las vacunas, por caso. Y es que conocemos datos que hacen dudar del verdadero aporte que hacen las vacunas para reducir el peligro del Sars Cov2, considerando las ventajas y las desventajas. Si es cierto que las voces de alerta pueden ser alarmistas sin fundamentos suficientes, también es cierto que las voces que adhieren a la versión más difundida pueden pecar de desidia.

Aquí algunos fundamentos sobre la existencia del virus Sars Cov2 que causa la enfermedad, y más abajo algunas dudas sobre vacunas y confinamiento.

Secuencias

Al 31 de marzo de 2021 Gisaid registraba más de 940.000 secuencias del Sars Cov2 en su plataforma a nivel global. (Gisaid - Global Initiative on Sharing All Influenza Data - Iniciativa Global para Compartir todos los Datos de la Influenza, en español). En mayo de 2021 Gisaid superó 1,2 millones de secuencias del genoma del coronavirus con datos de 172 países.

Ya en abril de 2020 científicos del Instituto Malbrán descifraron el genoma del Sars Cov2. En marzo de 2020 un equipo de seis científicos uruguayos, de la Universidad de la República y el Instituto Pasteur, hallaron los orígenes y mutaciones de las cepas del nuevo coronavirus que circulaban en el país. Decía El País: “Uruguay se suma a los siete países de América Latina que ya secuenciaron el genoma del Sars Cov2. Esta información luego se comparte con la Global Initiative on Sharing All Influenza Data (Gisaid)”.

Ya en julio de 2020 el equipo de investigación coordinado por el Dr. José Echenique, del Departamento de Bioquímica Clínica de la Facultad de Ciencias Químicas (UNC) y del Centro de Investigaciones en Bioquímica Clínica e Inmunología (Cibici), presentó los resultados del análisis de 22 genomas de cepas de Sars Cov2 aisladas de personas infectadas con Covid 19 en la ciudad de Córdoba. El informe fue presentado por la Facultad de Ciencias Químicas de la Universidad nacional de Córdoba.

Más científicos

Carolina Torres, Humberto Debat y Mariana Viegas de la UBA, el Conicet e instituciones de similar prestigio, dieron a conocer hace una semana (agosto 2021) un estudio pormenorizado de las características biológicas de las variantes de Sars Cov2 de interés epidemiológico y su impacto sobre la eficacia y la efectividad vacunal.

El Dr. Osman Shabir de la University of Sheffield explica con claridad en la revista News medical- Life Sciences que el genoma del Sars Cov2 revela semejanzas con otros Sars Cov y diferencias que permiten explicar la transmisibilidad creciente del Sars Cov2. “El coronavirus de la neumonía asiática (Sars Cov2), conocido antes como 2019-nCoV, es el virus que causa Covid 19”, dice Shabir.

Científicos de países muy distintos en las ideologías gobernantes coinciden en que se trata de un virus. Leemos en Granma, de Cubas: “Las secuenciaciones masivas del genoma de este virus, al que compararon con otros, han comprobado que, a medida que pasa de persona a persona y como ocurre con todos los virus de ARN (ácido ribonucleico), muta rápidamente”.

Ignacio López Goñi, doctor en biología y catedrático en microbiología, Universidad de Navarra, afirmó que el virus Sars Cov2 cumple los postulados de Koch.

Uno de los investigadores más críticos del sistema mundial de salud, el Dr. Mercola, reconoce que el Sars Cov2 es un virus. Mariano Arriaga, de Médicos por la Verdad, también llama virus al Sars Cov2.

La Sociedad Argentina de Inmunología destacó en agosto de 2020 “el rápido aislamiento del virus Sars Cov2 y su completa secuenciación en enero de 2020 y un esfuerzo a nivel mundial que ha permitido que a la fecha se hubieran secuenciado 35736 aislamientos virales, hecho que ha permitido conocer la tasa de mutación (cambios genéticos) que experimenta el mismo”. Y afirmó que, al contrario de noticias que circulan, “se han desarrollado modelos animales con los cuales se están estudiando los mecanismos de la infección y de la enfermedad”.

Existen informaciones desde octubre de 2020 que muestran cómo se replica el Sars Cov2 en hamster sirios. “Un trabajo publicado en Clin Inf Dis1 ha probado que es posible infectar hámsters sirios dorados con el coronavirus Sars Cov2, responsable de Covid 19”, dice un informe de la revista Medicina (Buenos Aires). (Chan JF-W, Zhang AJ, Yuan S, et al. Simulation of the clinical and pathological manifestations of Coronavirus Disease 2019 (Covid 19) in golden Syrian hamster model: implications for disease pathogenesis and transmissibility. Clin Infect Dis 2020).

Las científicas del Conicet Analía Trevani y Mariana Maccioni aseguran que los kits que se usan para diagnosticar la infección por Sars Cov2 mediante la reacción en cadena de la polimerasa con transcripción inversa (RT-PCR) “están preparados para identificar regiones específicas del genoma de este coronavirus en particular”.

Científicos reconocidos como los involucrados en Criigen, muy cautos ante las vacunas, aceptan que Covid 19 es una enfermedad provocada por Sars Cov2. (Criigen es la misma organización que ha alertado sobre glifosato y otros riesgos).

Caso Israel

Algunos grupos con credibilidad que admiten la existencia del Sars Cov2 (Criigen por caso), cuestionan la pandemia, el aislamiento y las vacunas, lo cual es un asunto para otro abordaje. Países como Israel que hasta hace cinco meses se presentaban como la avanzada contra el Covid 19, por la vacunación masiva, hoy muestran otro panorama y nos dejan la impresión de que nos corren el arco. Entre otras razones para abordar con detenimiento, aparte de la existencia de Covid 19, esos temas: pandemia, confinamiento, vacunas.

Israel se jactó de volver a la normalidad y en dos meses volvió a sumar muertos, entonces dispone una tercera dosis. Los países de Sudamérica, que venían en punta con las muertes, de pronto se encuentran con una merma que los expertos no pueden explicar… La verdad, los científicos se han mostrado desconcertados y también bastante humildes porque mil veces hemos leído que no saben, que no pueden hacer pronósticos, etc. El Sars Cov2 es muy raro.

Precisamente, porque es raro, hay científicos como Christian Vélot que alertan por el combate, a un virus impredecible, con vacunas experimentales.

Uno de los riesgos, al abordar el complejo problema llamado Covid-19, confinamiento y vacunas, radica en tomar el tema con candidez. Otro problema: tomar el problema con prejuicios de conspiración. La verdad está en la verdad, ni arriba ni abajo, ni a la derecha ni a la izquierda, y no es mucha ni es poca: es la verdad nomás.

Como ejemplo: si vemos que un león está por atacarnos conviene tomar conciencia de que se trata de un león. No es poco. Si pensamos que es un mosquito, quizá no contemos el cuento por negligencia, y si pensamos que es un ejército de leones, tal vez tampoco contemos el cuento por agobio.

Covid-19 Coronavirus.jpg
Covid-19: certezas y dudas sobre Sars y confinamiento

Covid-19: certezas y dudas sobre Sars y confinamiento

Preguntas

El Sars Cov2 es un virus, se conoce su genética, los estudios cumplen con todos los postulados.

Ahora bien: ¿cómo está constituida la Organización Mundial de la Salud? ¿Qué multinacionales la sostienen? ¿Qué grado de peligrosidad tiene el Sars Cov2, en comparación con otros virus y diversas bacterias? ¿Debió declararse una pandemia? ¿Por qué, si ha habido tantas pandemias en un siglo, no estábamos preparados? ¿Qué autoridad tienen los estados para el confinamiento, sin saltearse artículos constitucionales? ¿Qué intereses económicos se mueven detrás de una pandemia? ¿Cuántos fondos ponen los estados para las vacunas, y cuántos mezquinan para tratamientos diversos a la misma enfermedad, incluso preventivos? ¿Qué vacunas corresponden y cuáles son peligrosas, por sus contraindicaciones? ¿Cómo influyó en la confianza de los pueblos la actitud de sus gobernantes que, en algunos casos, dieron privilegios para la vacunación, y en otros incumplieron las normas restrictivas de reunión y circulación que ellos mismos habían firmado? ¿Cómo son tratados los profesionales de la enfermería y la medicina habitualmente, y durante la pandemia, por los estados y las organizaciones privadas? ¿Por qué tantas protestas? En caso de que aceptemos las vacunas como una opción, ¿sabemos en verdad cuántas dosis por año sugieren aplicar? ¿Por qué, frente a las advertencias severas de expertos sobre contraindicaciones de las vacunas, no hay respuestas adecuadas y todo queda en una nebulosa, u ocultado por los medios de difusión de mayor alcance?

Si miramos los 200 países del mundo, la Argentina está entre los 10 que perdieron más vidas por el Covid, entre los 10 que perdieron más horas de trabajo por el Covid, y esa confluencia negativa es una de las causas por las que el gobierno nacional y sus seguidores provinciales encontraron rechazo en las urnas.

Pero el Covid es un tema que supera y por lejos las buenas o malas estrategias de cada país, porque sobre los gobiernos hay intereses que han sabido manipular la información y cerrar las puertas a las miradas críticas, con descalificaciones a toda expresión que no adhiriera al plan vacunador.

Soberbia moderna

En estas horas se debate todavía el origen del virus en el ser humano. Las certezas en torno del virus y sus variantes brillan por su ausencia, y lo mismo ocurre con las cuarentenas que lucen, por lo menos, mal administradas. Eso puede ser incluso comprensible pero, en cambio, si las certezas que los gobiernos transmiten sobre la eficacia de las vacunas fueran infundadas y se comprobara que las cuarentenas superaban un problema y a la vez abrían otros cinco, estaríamos no sólo ante una manipulación mundial alarmante sino ante el cultivo de otras enfermedades desde el Estado. La modernidad apaña esta invasión: como lo hace con los bosques y los humedales, metiendo mano con soberbia sin conocer la complejidad de los intercambios, así lo hizo con la sociedad modificando de manera drástica las relaciones.

Muchas personas tienen amistades, familiares, mujeres y hombres jóvenes, en el cementerio, por causa del Covid, y se sienten con un plus de responsabilidad para entender el momento en homenaje a los seres queridos que, incluso, fueron atendidos en soledad y sepultados en el mayor aislamiento mientras los jefes de la estrategia sanitaria seguían su fiesta. Durante año y medio acumularon argumentos para la desconfianza.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario