Secciones
Coronavirus

Coronavirus: el calvario de un caso sospechoso

Romina la pasó muy mal mientras esperaba los resultados por supuesto coronavirus. Apuntan a personal del Masvernat por divulgar su identidad. Irá a la Justicia.

Sábado 07 de Marzo de 2020

El reciente caso en estudio por una paciente de Concordia para descartar que haya contraído coronavirus ha generado un sinfín de comentarios de todo tipo. Desde la alarma pertinente ante un posible caso en la provincia, como también opiniones de las más burdas. Tras constatarse de que Romina Ramos Gorostegui no estaba infectada, fue dada de alta el mismo viernes.

La mujer de 44 años pasó por un calvario tras la divulgación de sus datos personales, además de todos los comentarios que se hicieron a través de las redes sociales. Incluso hasta se compartió la fotografía, y mucho peor, se divulgaron datos como su propio número telefónico, entre otros. Y no solo eso, también circuló un audio de WhatsApp dando por hecho de que la paciente contrajo el virus y sumado a una oleada de precisiones que solo genera preocupación, más de la debida en la sociedad.

Tras haber sido dada de alta, Ramos Gorostegui se mostró ofuscada por todo lo vivido en estos días. “Psicológicamente estoy destruida. La gente no tiene idea, pensando que una es una exagerada. Hoy –por el viernes– a mi padre lo echaron de un supermercado, no lo dejaron entrar, a mi hermano también le prohibieron la entrada a un lugar de su trabajo, siendo que él ni siquiera tuvo contacto conmigo. Toda mi familia está mal”, manifestó a LT 15 Radio del Litoral.

Hicieron saber que la difusión de sus datos incluyeron DNI, domicilio, fotografía y fecha de nacimiento. “Utilizaron mi foto del pasaporte para hacerlo circular en las redes sociales”, contó. “La enfermera que salió a decir barbaridades dijo que daba positivo, cuando la muestra estaba en Paraná y no había llegado al Malbrán. Voy a tomar cartas en el asunto legales por el daño que me causó a mí y a mi familia. Además generó un pánico innecesario en la sociedad, desde padres diciendo que suspendan la clases hasta cualquier otras cosas más”, expresó. “Las personas que me hicieron daño ya sabemos quiénes son, mis abogados están trabajando en eso. El hospital en sí es responsable porque desde ahí adentro salió la información”, contó.

La damnificada se refirió a la atención recibida en el Masvernat. “La parte médica fue excelente tanto Fabiana Leiva y Marcelo Cutro, como los clínicos Laura Fransoi y Federico Caputo. Ellos me contuvieron en una crisis que pasé. No así todas las personas, la parte de las camareras que entregan la comida no entraban y tenía que ir con el suero puesto a buscarla, como si fuera una leprosa”, detalló. “Estuve sola en una habitación aislada, nadie podía entrar a visitarme. Las madres de mis alumnas se portaron con mucho amor”, indicó la profesora de Danza que mañana reanudará sus clases.

Ramos Gorostegui indicó que a raíz de toda esta pesadilla que vivió recurrirá a un psicólogo: “Todo esto que viví en algún momento me va a repercutir nuevamente. La impotencia e indignación que tengo porque los médicos me decían que hice bien en ir, pero yo les decía ‘no, me hubiese quedado en mi casa con mi hijo, mi nebulizador’ y no pasaba por todo esto. La sociedad misma me castigó por haberme presentado voluntariamente y ser responsable”. En cuanto a cómo se enteró de la noticia de que no padecía la enfermedad, dijo emocionada entre lágrimas: “Como a las 12.30 del mediodía del viernes aparecieron los doctores, abrieron la puerta, entraron sin barbijo, sin protección y me abrazaron”.

Investigación

Desde el hospital Masvernat se hizo saber que se aplicó el protocolo ante estos casos, pero algo salió mal. Es que se vulneró la privacidad de la paciente y mediante las redes sociales –que muchas veces son una herramienta de interés– se dieron a conocer los datos personales de esta mujer.

Tras ello, el personal del hospital quedó en el ojo de la tormenta y desde el Ministerio de Salud de Entre Ríos se ordenaron las acciones administrativas (sumario administrativo) y legales correspondientes para deslindar la responsabilidad de los agentes que habrían intervenido, violando el derecho de confidencialidad y privacidad de la paciente. La ministra Sonia Velázquez ordenó iniciar las investigaciones del caso por faltar al reglamento de salud y a la ética pública. Los datos de los pacientes y sus dolencias son datos sensibles que se deben proteger como parte del contexto de derechos que les asisten.

Enojo

A su vez, desde el entorno de la paciente hicieron conocer su indignación y repudio a raíz de la “divulgación solapada de sus datos personales e información privada vía redes sociales, hecho que perjudica su reputación profesional y ponen en peligro su fuente laboral y la de su familia”.

Hicieron saber que la difusión de sus datos incluyeron DNI, domicilio, fotografía y fecha de nacimiento. “Constituye claramente la prueba que todo se originó por agentes de la salud y/o administrativos del hospital Masvernat violando cualquier protocolo”.

María Carolina es familiar de la mujer que llegó el sábado de Italia, presentó síntomas gripales y decidió, previa comunicación telefónica, acercarse al nosocomio. “Esta información fue filtrada a través de agentes o administrativos del hospital Masvernat, que en su comunicado de prensa admiten que esta filtración se ha dado dentro del hospital. Nuestro repudio absoluto al escarnio público que se está haciendo a nuestra familiar, donde ya está perjudicando sus fuentes laborales como profesional independiente, como también la de su pareja. Fueron mensajes prejuiciosos, malignos, de gente que está acusándola sin saber nada. Le pedimos a la comunidad un poco más de respeto”, manifestó en LT 15 Radio del Litoral.

“Ella está estable con un cuadro de rinitis y deseamos que haya sido en el traslado de ómnibus de Buenos Aires a Concordia por el aire acondicionado exacerbado el día sábado. De forma responsable, se comunica con el hospital para asistir a la Guardia. Psicológicamente está muy mal por todo lo que ha sucedido, con fotografías divulgadas como diciendo ‘esta es la persona que trajo el coronavirus a Concordia’. Queremos pedir una reflexión y repudio a toda la comunidad que está compartiendo estos mensajes a través de las redes sociales”, precisó.

La familiar dejó en claro que el personal del hospital actuó de mala manera al “vulnerar sus derechos de confidencialidad”, y también se preguntó: “¿qué esperamos para una persona que haya llegado ahora del exterior y tenga alguna leve sospecha? No va a querer presentarse en el hospital si la tratan de esta manera. Estamos haciendo las investigaciones pertinentes y se realizarán las acciones legales que sean necesarias. Exigimos al hospital Masvernat, como a las autoridades provinciales, que tomen cartas en el asunto, que refuercen sus protocolos de seguridad de la información. Si tomamos como ejemplo el caso de Buenos Aires, la identidad del paciente se preserva en absoluto”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario