Secciones
La Provincia

Consultora señala que el nivel de deuda de la Provincia es el menor de los últimos 15 años

Según el informe, que difundió ayer el gobierno provincial, el endeudamiento actual representa solo el 38% de los ingresos totales

Domingo 07 de Julio de 2019

En el primer trimestre del año la provincia redujo la presión tributaria y mantuvo el equilibrio en sus cuentas públicas. Así lo reveló un informe del Centro de Estudio del Desarrollo Macroeconómico (Cedma). También destaca el nivel de la deuda de la provincia es el más bajo de los últimos 15 años.

Actualmente la deuda provincial representa solamente el 38% de los ingresos totales. Se trata del nivel más bajo en los últimos 15 años, de acuerdo a los datos publicados por la Contaduría General del Gobierno de Entre Ríos.

Entre los impuestos que se redujeron en esta etapa se cuenta la baja del 50% del único impuesto provincial sobre la factura eléctrica, el que se destina al Fondo de Desarrollo Energético. Este impuesto representaba entre el 13% y el 18% de cada boleta de la luz que se paga en la provincia.

En el análisis se resalta que la recaudación e ingresos de la Provincia han sido afectados categóricamente por varios factores. Uno de ellos es el contexto económico desfavorable, que perjudica las principales variables macroeconómicas. Otro factor es que la gestión provincial se ha comprometido en la reducción de la presión tributaria, cuyos efectos son sustantivos.

En ese marco, el informe concluye que en una coyuntura atravesada “por la crisis económica y la aplicación de políticas de reducción de la presión fiscal, debe reconocerse como meritorio la capacidad del Estado provincial de sostener equilibradas y superavitarias las arcas de la provincia”.

Equilibrio fiscal

En el primer trimestre del año, la diferencia del total de ingresos y gastos arrojó un superávit financiero, es decir un saldo positivo, de 32.1 millones de pesos. Desde el 2016 al 2019, la gestión del gobernador Gustavo Bordet ha culminado los ejercicios del primer trimestre del año con superávit. Incluso en 2018 el superávit se incrementó más de un 300% en relación al mismo periodo del año anterior.

Aún así, de enero a marzo de este año los gastos corrientes –para el desenvolvimiento de los servicios públicos y de la administración en general– ascendieron a 25.839 millones de pesos. Esto significó un aumento del 43% en relación al primer trimestre 2018.

El incremento obedece principalmente al aumento en las prestaciones de seguridad social -pensiones, jubilaciones, asistencia sanitaria, seguro escolar, indemnizaciones, entre otras-, que fue el rubro de gastos que mayor aumento tuvo. El incremento del rubro fue superior a los 1.900 millones de pesos, que en términos porcentuales significaron un 48,67% más en comparación al mismo periodo del año pasado.

Por otra parte, desde el año 2018 la Provincia logró un sendero de desendeudamiento fiscal, logrando este año el 38% deuda pública sobre ingresos totales, el más bajo en los últimos 15 años. En el corriente año, en función de las altas tasas que registra el mercado financiero, la Provincia no ha tomado ningún tipo de financiamiento, repitiendo su conducta de sensatez y racionalidad del año 2018.

En los meses de enero a marzo de este año los ingresos totales ascendieron a 25.871 millones de pesos, aumentando un 35.5% en relación al primer trimestre 2018. El incremento obedece, principalmente, al aumento en la recaudación de impuestos provinciales -un 34,09%- en relación a 2018.

También se señala el incremento de ingresos provenientes de los impuestos nacionales coparticipados a la provincia, 41,22% más en comparación al mismo periodo del año anterior. De los mismos, 96,65% corresponden a rentas generales, es decir a recursos que la provincia dispone libremente para su utilización; y 3,35% a rentas afectadas .

Menor presión tributaria

La política de reducir progresivamente la presión tributaria que lleva adelante la Provincia se relaciona con el acuerdo Nación -Provincia denominado Consenso Fiscal. Así, con la eliminación y disminución de impuestos, se produce una transferencia de recursos impositivos de la provincia a favor del sector privado. “Lo que redunda en una mejora en la competitividad de las empresas entrerrianas en medio de un contexto recesivo”, se indicó.

“Entre las estrategias de disminución de presión impositiva se efectivizó una baja en las facturas del servicio eléctrico al reducir en un 50% el impuesto provincial que se destina al Fondo de Desarrollo Energético. Este impuesto representaba entre el 13% y el 18% de cada boleta de la luz que se paga en la provincia”, se indicó.

Por otra parte, 97,8% de los contribuyentes locales de la provincia en el rubro agropecuario quedaron exentos totalmente del impuesto a los Ingresos Brutos por haber sido categorizadas como micro y pequeñas empresas. Lo mismo ocurre con el 95,4% de las empresas en el rubro industrial de Entre Ríos. Para el 2020, se prevé que la totalidad de las empresas de estos sectores queden exentos del pago de ingresos brutos.

En el caso del sector comercial, el 98,7% de los contribuyentes quedó en condiciones de acceder a las menores alícuotas, cumplimentando los parámetros de buena conducta que establece la nueva ley. De este último rubro, actualmente el 75% cumple esos parámetros y está en condiciones de tributar al 3,5% (lo que antes era del 4% o 4,5%).

A su vez, a partir de enero de 2018 se inició una reducción en la alícuota de los aportes patronales correspondientes a la Ley 4.035 –en función a la categoría de cada contribuyente–, beneficiando a 794 empresas con la reducción de esta alícuota.

A eso se sumó la eliminación de las “alícuotas extraterritoriales” (Ingresos Burutos e Impuesto de Sellos), con lo cual más de 7.000 contribuyentes de otras provincias que antes tributaban el 5%, por lo que vendían en Entre Ríos, a partir de 2018 lo hacen al 2%, 1,5% o 1%.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario