Secciones
La Provincia

Condena millonaria contra la Municipalidad

La Justicia resolvió que la comuna de Paraná es responsable de un accidente fatal ocurrido en junio de 2004 en División Los Andes casi O`Higgins, porque no había señalización.

Sábado 24 de Noviembre de 2012

La Municipalidad de Paraná sufrió otro revés en la Justicia Civil. En su intento por revocar el fallo dictado en primera instancia que le ordenaba pagar 250.000 pesos por un accidente, terminó condenada a pagar una indemnización casi siete veces mayor.
 

La sentencia fue dictada por la Cámara Segunda Civil y Comercial, Sala II, integrada por los doctores Graciela Aída Basaldúa, Oscar Daniel Benedetto y Eduardo Romeo Carbó. El fallo aumentó la indemnización y responsabilizó a la Municipalidad por la muerte de un joven motociclista, que falleció tras perder el control de su moto cuando golpeó con un lomo de burro. El trágico hecho sucedió en junio de 2004 en División de Los Andes casi O’Higgins.


Guillermo Mulet, abogado de la familia de la víctima, dijo a UNO que “el fallo sienta un importante precedente en la responsabilidad del municipio en cuanto al mantenimiento y seguridad de la trama vial”, y agregó: “Esta sentencia es aplicable a cualquier accidente que se produzca por deficiencia en la señalización, obstáculos o baches”.


El primer fallo
El 21 de marzo de 2011, UNO publicó en la página 3 que la jueza María Andrea Pereyra, a cargo del juzgado Civil y Comercial N° 3 de Paraná, consideró que la falta de señalización y de iluminación en el lugar provocaron el accidente fatal. Si bien la víctima, de 24 años, era de Paraná, no conocía muy bien la zona porque vivía y trabajaba en México. El joven había retornado a la capital entrerriana para comprometerse con su novia.


Gastón Calvi regresaba a su casa en su motocicleta la noche del 30 de junio de 2004, luego de llevar a un familiar a la casa, en la zona sur de la ciudad. Lloviznaba esa madrugada cuando en calle División de Los Andes casi O’Higgins, perdió la estabilidad del rodado al embestir un lomo de burro colocado hacía dos semanas con el objetivo de reducir la velocidad de los vehículos por el paso del tren, que en ese entonces no funcionaba.


El joven, que no llevaba casco, murió como consecuencia de los severos golpes que padeció en la cabeza tras estar 10 días internado. En marzo de 2011 UNO recorrió la zona y advirtió que los lomos de burro no estaban demarcados. Ayer UNO volvió al lugar y la situación es la misma.


Responsabilidad
En el fallo, la magistrada consideró: “...la loma de burro existente en el lugar del accidente se encontraba deficientemente señalada... surgiendo la responsabilidad objetiva del municipio...”.
Según el veredicto, el lomo de burro no reunía las condiciones de señalización, seguridad, ni visibilidad que “corresponden a la normativa municipal”. Las pruebas reunidas demostraron que los carteles en el lugar eran pequeños y estaban sobre el reductor de velocidad.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario